Hemos podido conocer ya un poco la rama de la apologética y sus propósitos, por lo cual, el siguiente paso es animarnos a estudiarla. Tal vez suene un poco atrevido pensar en estudiar algo cuando el tiempo libre es poco, pero las animo a que busquen pequeños momentos disciplinadamente. Verán que, a la larga, poco tiempo de estudio diario, equivale a un conocimiento constante. 

Incluso pueden preparar un horario de actividades que pueden ser incluidas mientras se hace alguna rutina que nos permita escuchar algún podcast, un audiolibro, un video, etc. La ventaja de prepararnos de esta forma es que las mujeres tenemos la habilidad de ser multitasking, es decir, podemos hacer varias cosas a la vez. Así que, añadir un audio a una actividad nos permitirá aprovechar bien el tiempo. 

También, buscar pequeños momentos de lectura diariamente, o tal vez agendarnos tres clases a la semana, nos motivarán a mantener un ritmo alcanzable y en el cual lograremos estudiar calmadamente. 

¿Con qué tema debo iniciar? 

La apologética nos brinda varios campos en los que podemos especializarnos, así que, para iniciar, debemos procurar conocer las bases y de ahí, ir abriendo el abanico de subtemas. 

Lo primero es conocer las Escrituras. La forma en que comprendemos la Palabra de Dios afecta nuestra teología de forma intelectual y práctica. Si tenemos una teología sana, la viviremos. Esto es de suma importancia, pues una forma correcta de alabar y adorar a Dios nos permitirá mantener también una disciplina en el estudio, que, a su vez, glorifique al Señor y no envanezca nuestro corazón. Recuerden que, estamos llamadas a amar a Dios de forma integral (Mt. 22:37). 

La apologética también requiere de un pensamiento crítico, por lo cual, es necesario que seamos lo más parciales que podamos al abordar los cuestionamientos. Recordemos que la verdad puede ser puesta a prueba sin miedo. Así que, no censures tus propias dudas. Busca una respuesta a ellas. Podemos acercarnos a personas que son más sabias que nosotras, que tengan una sana doctrina y la paciencia para ayudarnos respondiendo nuestros cuestionamientos. 

Si creemos que el cristianismo es verdad, soportará la prueba. Tengan confianza en Cristo, pues Él ha dado evidencia de ser LA verdad. Podemos también encontrarnos con preguntas de las cuales no sabremos la respuesta, sobre todo cuando son emocionales y personales. Así que, debemos también aprender a vivir con esas dudas, eso no hace a Dios menos amoroso ni sabio. Sin embargo, para las respuestas lógicas, tendremos una respuesta. ¡Más, si son preguntas sobre la veracidad del cristianismo! 

Amar a Dios con todo nuestro ser, someternos a Cristo, estar dispuestas a obedecer al Espíritu Santo, cumplir con la gran comisión y amar al prójimo. Estas son las características de una apologista cristiana. Entonces, podemos concluir que el primer paso para estudiar apologética es vivir nuestra fe.  

Dios las bendiga.   

Artículo anteriorAguanta
Artículo siguienteNo existen las mujeres «pastoras
Priscila es conocida como la Bibliotecaria de la Apologética en la comunidad hispana. Estudia la Licenciatura en Teología Aplicada en el Seminario Bíblico de México, y ha sido ponente de varias conferencias apologéticas. Además es traductora de textos teológicos y apologéticos en Worldview Media, bloguera y creadora de "Encuéntrame en el Cielo", y profesora en RTM Academy. Colabora con Papiro 52 y HarperCollins México en la difusión de literatura cristiana. Vive en México junto a su esposo Cristian.