Como pastor y autor, he realizado varias entrevistas de radio a lo largo de los años, pero una en particular me tomó por sorpresa.

Había escrito un libro sobre la belleza de Dios: en la creación, en Cristo, en la adoración, en todo. Después de que salió, hice varias entrevistas sobre el libro. Uno fue en vivo en una estación de radio en Los Ángeles. Estaba listo. Yo había hecho esto antes. Tenía mis notas frente a mí. El locutor de radio me presentó y dijo: “¡Este pastor en Indiana nos ayudará a todos a lidiar con la tentación sexual! Amigo, ¿qué tienes que decirnos?”

Tartamudeé. ¿Qué? Estaba preparado para hablar de la belleza de Dios, no de la tentación sexual. Murmuré algunas respuestas lo mejor que pude recordar de un sermón reciente sobre la tentación, y me alegré cuando terminó la entrevista.

Sin embargo, a pesar de lo desprevenido que estaba en ese momento, me pregunté ¿son estos dos temas mutuamente excluyentes? ¿Es la belleza de Dios, que está a nuestro alrededor en todo momento, realmente una conversación separada de la pureza sexual? ¿O es la belleza de Dios en realidad un arma pasada por alto en nuestra lucha contra la tentación? Lo es, y el arma a menudo se esconde a simple vista.

¿Qué es la belleza de Dios?

Estamos tan acostumbrados a asociar la belleza con el mundo físico que definir la belleza de Dios puede parecer imposible.

La belleza de Dios es la suma de todas Sus perfecciones. Reúne el equilibrio, la simetría y la infinitud de la divinidad Trina. Como todos Sus atributos son perfectos, cuando se toman juntos como un todo divino, resplandecen en toda Su belleza: como una flor es hermosa, pero un ramo es más hermoso a medida que cada flor contribuye a la hermosura total. El carácter de Dios es el resplandor refulgente y la plenitud de la perfección divina.

Nos acercamos al significado de la belleza con la gloria de Dios. La gloria de Dios es primero Su valor infinito. Este valor es apreciado por el Padre, el Hijo y el Espíritu en, y, con, infinito deleite el uno en el otro. ¿Cómo es el gozo divino autoevaluado? La Biblia llama “gloria” a la expresión visible del valor infinito. La gloria de Dios es la luz del deleite divino. Es la brillante expresión que emana del infinito deleite de Dios en ser Dios.

La belleza de Dios es la descripción teológica de esta realidad estética. Resume a Dios como el atractivo más digno y deseable de todos. Sólo Él satisface en última instancia los anhelos de nuestro corazón, cuerpo y alma. El peso de Su gloria y la perfección de Su ser cautivan y encantan a los humanos que fueron hechos para desearlo con tal plenitud que la Biblia lo llama adoración.

Lujuria por lo feo

Romanos 1 explica que los humanos fueron creados para adorar a Dios en Su hermosura. Trágicamente, el pecado ha torcido nuestros corazones y pervertido nuestra adoración. Estamos tentados a buscar la satisfacción divina en realidades no divinas, incluso en realidades diseñadas por Dios para recordarnos a Él. La belleza y los placeres estéticos de la creación están destinados a llevarnos río arriba a la Fuente, con honor y acción de gracias (Romanos 1:21).

El deseo sexual se ajusta a este paradigma de adoración. Es un poderoso atractivo y placer, tan poderoso que sin duda es la experiencia humana históricamente más deificada. Sin embargo, cuando se separan de su propósito, que es llevarnos a disfrutar más de Dios a través de este deseo, los atractivos nos atraen hacia la realización fuera de la voluntad de Dios: pornografía (desnudez sin pacto), masturbación (realización sexual sin cónyuge), fornicación (relaciones sexuales sin pacto), adulterio (sexualidad que rompe el pacto) y muchas otras expresiones sexuales.

Entonces, ¿es posible usar la belleza de Dios como arma en nuestra batalla contra el pecado sexual?

Alimentar una repulsión a lo feo

En los ejemplos anteriores, nuestra carne pecaminosa genera fuertes deseos de satisfacción sexual ilícita. En cada caso, lo que nuestra carne anhela no es sexualmente hermoso a los ojos de Dios. Para Dios, el sexo fuera del lecho conyugal es feo. En la salvación, Dios regenera en nosotros deseos santos, aunque sea en parte. Nuestro nuevo corazón tiene la capacidad de desear lo que agrada a Dios, incluidos los propósitos creados por Dios para la sexualidad humana.

Una forma bíblica de luchar contra la tentación sexual es avivar internamente una fuerte repulsión hacia dónde conduciría esta tentación. Proverbios en particular nos insta durante la tentación a ver el dolor y la tristeza que crearía el actuar de acuerdo con este deseo.

“Porque los labios de la extraña destilan miel, y su lengua es más suave que el aceite; pero al final es amarga como el ajenjo, aguda como espada de dos filos. Sus pies descienden a la muerte, sus pasos solo logran el Seol” (Proverbios 5:3–5).

“El que comete adulterio no tiene entendimiento; el que lo hace destruye su alma” (Proverbios 6:32).

Casi todos los pastores conocen el lamento hasta las lágrimas de un cónyuge que ha pecado sexualmente. La conmoción y el dolor en el rostro de la esposa o el esposo contra quien se pecó, debe capturarse y colocarse en vallas publicitarias interestatales junto a anuncios excitantes de entretenimiento para adultos.

La pornografía socava el placer

Cuando las consecuencias del pecado sexual dan su fruto amargo, la relación que creó el dolor ya no se ve como deseable o hermosa. Se ve por lo que es y lo que fue, a pesar de los momentos de placer: éticamente feo y consecuentemente horrible.

El ministerio de consejería de nuestra iglesia trata regularmente con esposos cuyo pasado estilo de vida pornográfico está impidiendo psicológicamente su capacidad actual para desempeñarse sexualmente. En una gran ironía, la pornografía a menudo crea disfunción eréctil. La experiencia pornográfica que promete satisfacción sexual obstaculiza la misma satisfacción que pretende el sexo. Clic a clic, los hombres se están castrando y emasculando sexualmente.

No importa cuán hermosas parezcan, cuando se ven desde la perspectiva de la belleza y el hermoso diseño de Dios, estas Betsabés digitales son, en realidad, Jezabeles. Al final, la tentación sexual da lo contrario de lo que promete: hambre y anhelo, no gratificación. En lugar de sumergirnos en la belleza, estamos atados a lo feo, lo degradante, lo hueco y el vaciamiento. Entrenarnos para percibir lo feo en la belleza seductora es una gran ayuda.

El sexo cristiano es el mejor sexo

En un famoso sermón titulado “El poder expulsivo de un nuevo afecto”, Thomas Chalmers capta la esencia de esta verdad:

“La mejor manera de expulsar un afecto impuro es admitir uno puro; y por el amor del bien, expulsar el amor del mal”.

Cuando el Espíritu de Dios abre nuestros ojos a la gloria de Dios en el rostro de Jesús, percibimos una belleza más profunda y mayor. En los términos de Romanos 1, podemos adorar dando a Dios honor y acción de gracias a través de la realización sexual santa. Esto no significa que después de la intimidad marital debamos cantar el coro de “Aleluya”. Pero tampoco practicamos el sexo ateo. El sexo está destinado a ser profundamente teológico y doxológico. Cuando lo es, es mejor. Los cristianos deberían tener la mejor vida sexual porque todos los placeres que Dios creó están destinados a consumarse en la adoración.

Cuando el sexo se consuma en la adoración, trae un significado espiritual a la experiencia física. Coloca el sexo en el lugar que le corresponde en la historia y el universo de Dios. Como nos exhorta Hebreos: “Sea el matrimonio honroso en todos, y el lecho matrimonial sin deshonra, porque a los inmorales y a los adúlteros los juzgará Dios.”(Hebreos 13:4).

Me casé hasta los 44 años. El celibato también honra el lecho matrimonial. Protege el sexo reservando el sexo, lo que refleja una visión verdaderamente alta del sexo y de Dios. Como un hombre que ha estado allí, puedo decir que la pureza sexual dentro de la voluntad de Dios es su propio acto de adoración, y debemos celebrar el alto llamado que tienen los cristianos solteros.

La lujuria limita el placer y la intimidad

Cuando era pasante pastoral, nuestro pastor principal me pidió que leyera un artículo anterior en la revista Leadership Journal [Revista de liderazgo]. Fue escrito de forma anónima por un pastor y conferencista cuya vida estuvo sumergida en la lujuria sexual. Aunque describe vívidamente cómo lo abrumaron las arenas movedizas de la lujuria sexual, escribe el artículo después de haber alcanzado una libertad sustancial. ¿Qué lo sacó de las arenas movedizas? Leyó “Lo que yo creo” de Francois Mauriac.

Mauriac argumenta que la bienaventuranza: “’Bienaventurados los de limpio corazón, pues ellos verán a Dios’ (Mateo 5:8), destaca la condición para un amor superior, una posesión superior a todas las posesiones: Dios mismo”. El autor anónimo escribe:

“El pensamiento me golpeó como una campana sonando en un salón oscuro y silencioso. Hasta ahora, ninguno de los temibles argumentos negativos contra la lujuria había logrado evitar que lo hiciera. Pero aquí había una descripción de lo que me estaba perdiendo al continuar albergando lujuria. Estaba limitando mi propia intimidad con Dios. El amor que ofrece es tan trascendente y posesivo que requiere que nuestras facultades sean purificadas y limpiadas antes de que podamos experimentarlo o posiblemente contenerlo todo. ¿Podría Él, en efecto, sustituir con otra sed y otra hambre la que yo nunca saqué? ¿Apagaría el agua viva de alguna manera la lujuria? Esa fue la apuesta de la fe”.

Después de años de una conciencia embotada y un espíritu adormecido ante Dios, el deseo de sentir el placer y la pureza de Dios nuevamente lo sacudió. Lo convirtió hacia algo que su alma sintió que era mejor.

Con demasiada frecuencia tratamos de lidiar con la tentación sexual con mera negación. Si bien hay un elemento de abstención en la búsqueda de la santidad, la negación de un placer menor en aras de un placer mayor es la mejor arma del cristiano. Cuando seas capturado por el deseo sexual fuera de la voluntad de Dios, considera de manera proactiva cuán grande es realmente la pureza de conciencia. Trae a la mente las consecuencias condenatorias de actuar sobre el deseo. Superar la impureza con la belleza de la pureza de Dios y Su complacencia en la nuestra. El deseo santo por el placer de Dios ayuda a extinguir el deseo impío de la tentación sexual.

El sexo se trata de adoración, y vencer con éxito la tentación sexual requiere un ojo para la belleza suprema, divina y sublime.


Este artículo se publicó originalmente en inglés en https://www.desiringgod.org/articles/overcome-sexual-temptation-with-beauty

 

Artículo anteriorLa Pascua: expectación y esperanza
Artículo siguientePor qué no soy ateo
Steve DeWitt
Steve DeWitt es pastor principal de la Iglesia Bethel en el noroeste de Indiana, presentador del ministerio de medios/radio The Journey y miembro del consejo de The Gospel Coalition. Él es el autor de Eyes Wide Open [Ojos bien abiertos]. Él y su esposa, Jennifer, tienen dos niñas.