En el instituto, Dylan era un líder natural y fue elegido como el jugador más valioso de su equipo de fútbol. Todo el mundo esperaba que tuviera éxito. Pero cuando fue a la universidad, las convicciones cristianas de Dylan se vieron asaltadas por las dudas prácticamente en todas las clases.

En sus clases de ciencias, el naturalismo darwiniano era una conjetura incuestionable. En la clase de inglés, una actitud posmoderna trataba todas las afirmaciones de la verdad como juegos de poder disfrazados. En psicología, las teorías predominantes, desde el psicoanálisis de Freud hasta el conductismo de Skinner, trataban el cristianismo como un síntoma de patología mental.

La iglesia de Dylan le había enseñado el mensaje básico del Evangelio, pero no lo había preparado para afrontar los retos de las aulas universitarias. Totalmente sacudido, abandonó la universidad y empezó a reconsiderar si el cristianismo era verdadero. Dylan acabó encontrando el camino hacia L’Abri, el ministerio de Francis Schaeffer en Suiza. Allí conoció por fin a cristianos que le enseñaron a «destruir especulaciones y todo razonamiento altivo que se levanta contra el conocimiento de Dios» (2 Cor.10:5).

¿Cómo puede la iglesia ser más eficaz a la hora de equipar a los jóvenes para que mantengan la fe cuando se vayan de casa?

Por qué los adultos jóvenes rechazan la fe

Las investigaciones demuestran que Dylan no es el único. Cuando los estudios preguntan a los jóvenes por qué abandonan la religión en la que se han criado, la razón que más se da son las dudas y preguntas sin respuesta. Los investigadores se sorprendieron: esperaban escuchar historias de heridas emocionales y relaciones rotas. Pero la principal respuesta de los propios jóvenes adultos fue que no obtuvieron respuestas a sus preguntas.

Pero aprender a responder a todas las cosmovisiones que compiten entre sí llevaría toda una vida de estudio. ¿Tenemos que memorizar un argumento diferente para cada «ismo»? La respuesta interesante es que la misma Biblia ofrece una estrategia única y universal que podemos aplicar a todos los sistemas de pensamiento. El pasaje clave es Romanos 1. Incluso podríamos llamarlo el manual de entrenamiento apologético de Pablo.

En este capítulo, Pablo desarrolla el drama de la interacción divino-humana que es la fuente de todos los sistemas de creencias. La gran línea argumental de la historia es el tira y afloja entre Dios y la humanidad. Por un lado, Dios se acerca a la humanidad para darse a conocer. Por otro lado, los humanos buscan desesperadamente suprimir ese conocimiento creando sustitutos de Dios.

El relato de Romanos 1 proporciona la base teológica de toda la apologética. Todos los argumentos se dividen en dos categorías básicas:

  1. Probamos una filosofía externamente para ver si se ajusta al mundo real.
  2. La ponemos a prueba internamente para comprobar su coherencia lógica.

Lo que hace que Romanos 1 sea único es que explica por qué estas pruebas funcionan, y proporciona una estrategia sobre cómo aplicarlas.

La prueba del mundo real

Romanos 1 enseña que quienes rechazan al Creador trascendente «cambiarán la gloria de Dios» (Romanos 1:23, 25) por algo de la creación. Crean ídolos. Un ídolo puede definirse como cualquier cosa que se pone en el lugar de Dios como la realidad suprema.

La filosofía que prevalece hoy en día en el mundo académico es el materialismo, que sitúa a la materia en lugar de Dios. La materia se considera la fuente eterna, no creada y autoexistente de todo lo demás, un sustituto de Dios. Los intelectuales seculares (Darwin, Freud, Foucault) que Dylan estudió en las aulas eran todos materialistas.

Para ser consistente, el materialismo debe negar la realidad de todo lo que no sea material. Los humanos se reducen a complejas máquinas bioquímicas, robots sin voluntad, mente, alma o espíritu. Richard Dawkins dice que los humanos son «máquinas de supervivencia, vehículos robóticos programados ciegamente» por sus genes.

Pero una visión tan simplista y unidimensional como esa no se ajusta a lo que todos sabemos sobre la naturaleza humana; nadie vive como un robot. Tomamos decisiones desde el momento en que nos levantamos por la mañana. Un filósofo bromea diciendo que si la gente niega esa libertad de elección, cuando pida en un restaurante debería decir: «Tráigame lo que las leyes de la naturaleza hayan determinado que voy a pedir».

No hace falta ser cristiano para reconocer que el materialismo no encaja con lo que sabemos de la naturaleza humana. Cualquier filosofía que intercambie la gloria de Dios por algo de la creación también cambiará la imagen de Dios por algo de la creación. Dado que comienza con algo inferior a Dios, siempre conduce a una visión inferior de la humanidad.

Esto se conoce como reduccionismo, lo que significa que reduce a los humanos a algo menos que su humanidad plena . El materialismo no pasa la primera prueba porque no se ajusta a la naturaleza humana tal y como la experimentamos.

La prueba de la lógica

También podemos estar seguros de que toda cosmovisión no bíblica no pasará la segunda prueba.

¿Por qué? Porque una visión reduccionista de la humanidad debe incluir la mente o las facultades cognitivas. Reduce la razón a algo menos que la razón. Sin embargo, ¿cómo apoya sus propios argumentos? Tiene que usar la razón, los argumentos lógicos. Así que cuando desacredita la razón, socava su propio caso. Se autorrefuta.

El materialismo reduce el pensamiento a simples neuronas que se disparan en el cerebro. Para el materialista, los seres humanos no creemos en algo porque hayamos sido persuadidos racionalmente de que es verdadero, sino debido a los patrones neuronales que componen nuestra materia gris.

Pero ¿qué implica esto para las propias posturas de los materialistas? Para que sean consistentes, deben aplicarse el mismo razonamiento: Su propio materialismo no es producto del pensamiento racional, sino de las neuronas que se disparan en sus cerebros. En ese caso, ¿por qué los demás deberíamos darle crédito? Como dice el apologista Greg Koukl, así es como «se suicida» una cosmovisión. Cuando se aplica a sí misma su propia definición de la verdad , se desacredita.

Esto se denomina un absurdo autorreferencial y el enfoque de Romanos 1 te dice por qué funciona y cómo aplicarlo a cualquier cosmovisión. Encuentra el reduccionismo: Ese es el punto en el que se suicida.

El relato de Romanos 1 proporciona el razonamiento teológico de todos los argumentos apologéticos. La buena noticia para los jóvenes como Dylan es que la estrategia bíblica puede aplicarse de forma universal. No es necesario memorizar diferentes argumentos para cada teoría. Podemos estar seguros de que Romanos 1 se aplica a todos ellos.