Es bueno recordar que tu iglesia no es una selección única de super santos de élite hiper espirituales. Tampoco es la selección de personas más extraña y estrafalaria. Tú le predicas a la gente común y corriente. 

La gente común y corriente tiene dudas que no cree que deba tener. 

La gente común y corriente suele sentirse cansada y sin motivación. 

La gente común y corriente a menudo tiene temores que pueden no tener fundamentos, pero que aun así se sienten muy reales cuando están despiertos por la noche. 

La gente común y corriente se siente ansiosa por las «pequeñas cosas» y se distrae. 

La gente común y corriente cree que tiene dificultades, pero da por sentado que los demás lo tienen todo controlado en la vida. 

La gente común y corriente no se cree particularmente relevante, ni influyente. 

La gente común y corriente peca. 

La gente común y corriente no se da cuenta de algunos de sus pecados, pero está dolorosamente agobiada por otros aspectos de los mismos. 

La gente común y corriente, incluso después de responder al evangelio de la gracia, sigue sintiendo que su posición ante Dios depende de su propio esfuerzo y «éxito» espiritual. 

La gente común y corriente ya de por sí se siente culpable de varias cosas, sin olvidar su carencia de un testimonio proactivo. 

La gente común y corriente es muy común y corriente. 

Tú le predicas a gente común y corriente. 

Tú también eres uno de ellos. Probablemente sería bueno considerar en oración lo que esto podría significar para la forma en que te presentas, cómo presentas el mensaje y cómo se supone que el mensaje se relaciona con sus vidas. 

 

Publicado originalmente en Biblical Preaching  

 

Artículo anteriorEl dominio propio y tu lengua
Artículo siguiente¿Qué puede hacer Dios con los corazones rotos?
Peter Mead es el director de Cor Deo, un programa de formación ministerial en Chippenham, Inglaterra. También forma parte del equipo de liderazgo de Trinity Chippenham, una iglesia que Peter ayudó a plantar en 2014. Peter es profesor de la Union School of Theology. Estudió en el Seminario Bíblico Multnomah antes de obtener su Doctorado Ministerial bajo la dirección de Haddon Robinson en el Seminario Teológico Gordon-Conwell en el área de la predicación expositiva. Peter es autor de varios libros y del blog de predicación BiblicalPreaching.net. Está casado con Melanie y tienen seis hijos.