Este corto post es el primero de una serie sobre la forma en que las confesiones de fe encarnan, y por lo tanto expresan, los elementos vitales de la fe cristiana. Este primer artículo juzga que donde no hay confesión de la verdad, no hay cristianismo.

La confesión es la esencia del cristianismo, tanto desde el punto de vista de la transformación personal como de la creencia de la verdad objetiva. La confesión del pecado es la evidencia más consistente de la continua confianza en la obra puntual de Cristo. “Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1:9). Aunque este es un aspecto experimental de la fe cristiana, debe surgir de un sentido afirmativo del veredicto de las Escrituras contra nuestro pecado. Estamos de acuerdo con la Escritura sobre nosotros. Estamos de acuerdo en que Dios justamente nos hace responsables de la violación de su ley, y estamos de acuerdo en que tiene razón al condenarnos. Sentimos la justicia de una ira bíblica contra el pecado, y yo he pecado. “Señor, ten misericordia de mí, pecador”. La Biblia lo ha dicho, el Espíritu ha confirmado el testimonio de la Escritura a nuestra conciencia y lo confesamos.

La conciencia transformada mantiene un conocimiento permanente de pecado, de perder la meta, transgredir y no cumplir con la ley de Dios, que es perfectamente justa y hermosa. Con frecuencia, la confesión del carácter dominante de tal corrupción moral fluye de la mente a la boca de la persona regenerada. Al mismo tiempo, se ve la plenitud del perdón y la limpieza basados en una disposición verdaderamente justa, de modo que Dios, al perdonar y limpiar, permanece fiel a su palabra y justo en su carácter. Esta confesión consciente es el resultado de “andar en la luz” y la fidelidad divina se ve en que “la sangre de Jesús su Hijo nos limpia de todo pecado” (1 Juan 1:7).

Esta confesión de transformación fluye de la confesión de la verdad objetiva revelada. “Si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo” (Romanos 10:9). “Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; y todo espíritu que no confiesa a Jesús, no es de Dios” (1 Juan 4:2, 3). Debido a la obra del Espíritu al revelar quién es Cristo y lo que hizo, y a la iluminación de la mente por parte del Espíritu (1 Corintios 2:10-16), se confiesa la realidad histórica de la encarnación del Hijo de Dios con el propósito de morir una muerte sustitutiva. Así, vemos la confesión vitalmente conectada a la transformación tanto del alma como de la mente de acuerdo a la verdad.

Por esa razón, la postura histórica de los cristianos a través de los siglos ha sido la de la confesión. La confesión de la verdad revelada da gloria a Dios y santifica el corazón. En los siguientes artículos, haremos varias observaciones sobre las confesiones de fe históricas. Por la gracia de Dios, podemos ser conducidos a una adoración más pura a través de su testimonio. Más allá de eso, una percepción profundamente sensible de su testimonio de la verdad puede ayudar en el desarrollo de la claridad y madurez cristiana, así como el testimonio corporativo de la iglesia.

Artículo anterior[Reseña] Belleza Verdadera
Artículo siguienteLa maldad de Satanás
Tom Nettles
Tom se ha desempeñado recientemente como profesor de teología histórica en el Southern Baptist Theological Seminary. Anteriormente enseñó en la Trinity Evangelical Divinity School, donde fue profesor de Historia de la Iglesia y Presidente del Departamento de Historia de la Iglesia. Anteriormente, enseñó en el Southwestern Baptist Theological Seminary y Mid-America Baptist Theological Seminary. Junto con numerosos artículos de revistas y artículos académicos, el Dr. Nettles es el autor y editor de quince libros. Entre sus libros están Por Su Gracia y Por Su Gloria; Los bautistas y la Biblia, James Petigru Boyce: un estadista bautista del sur, y viviendo por la verdad revelada: la vida y la teología pastoral de Charles H. Spurgeon.