La transformación de nuestros corazones pecaminosos se da por medio del poder de Jesucristo. Sin embargo, nuestros corazones tienen la necesidad de ser cuidados y es lo que Wendy Bello, la autora, nos enseña en su libro: “Un corazón nuevo”.

Ella nos dirige a través del Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento, especialmente con las enseñanzas de Jesús, hacia el cuidado de nuestro corazón y nos provee una guía para que la usemos como oración.

Wendy Bello, es una bloguera y conferencista a quien podemos seguir y aprender mucho. Ella está también en las redes sociales contribuyendo a llenarlas de excelente contenido cristiano, edificante y enriquecedor para la mujer cristiana.

A Wendy le encanta enseñar a las mujeres y dedica sus escritos a mostrarnos el evangelio con esmero. Está casada desde hace 20 años y tiene dos hijos. Escribe para varias plataformas; entre ellas, Soldados de Jesucristo, Lifeway Mujeres y Coalición por el evangelio.

Este libro, “Un corazón nuevo”, nos habla con certeza de que un corazón muerto ¡es llevado a la vida por Jesús! También leemos diferentes declaraciones hechas por Él a lo largo de los Evangelios, las cuales se relacionan con el tema de un corazón nuevo.

Este no es un recurso de autoayuda, pero sí encontramos esperanza en las verdades del evangelio que la autora aplica al corazón.

El propósito del libro está marcado de principio a fin, y es que nos parezcamos a Cristo, reflejarlo al vivir e interactuar con los demás, Que nuestros ojos cada día se vuelvan a Él porque solo Jesús hace nuevo el corazón, llevándonos de la mano hasta el final.

El corazón como centro de nuestro ser

En el primer capítulo, Wendy nos muestra y explica en un caso real de enfermedad cómo fue necesaria, por unos minutos, la “muerte” de un corazón humano para poder vivir de nuevo y vivir mejor. Con esto Wendy nos enseña que, aunque nuestros corazones están latiendo, en realidad estamos muertas a nivel espiritual. “Todos nacemos con un corazón muerto a causa del pecado” (p.9).

La autora nos muestra que, en la Biblia, el corazón es el centro de nuestro ser. Cuando se lee sobre el corazón, se refiere a la fuente y el asiento de los pensamientos, las emociones, las pasiones, los deseos, los afectos y los propósitos. Es el centro de la voluntad y el carácter; es el centro de la vida espiritual.

Conjuguemos todo lo anterior con el problema del pecado en el mundo, el cual vino mediante la desobediencia de nuestros primeros padres Adán y Eva. Allí se rompió toda posibilidad de ellos relacionarse con Dios porque Él es Santo y no está donde hay pecado.

Ahí está el problema del corazón en la humanidad, muertos por el pecado. ¡Por eso necesitamos un corazón nuevo! “Solo mediante la obra salvadora de Cristo un corazón muerto puede cobrar vida; yo no lo puedo hacer”.

Cada capítulo, una enseñanza especial

Disfruté de principio a fin cada capítulo, y aprendí sobre cada característica que debe poseer un corazón nuevo, transformado por Jesucristo.

Las enseñanzas de Wendy marcaron y retaron a mi corazón a tomar en cuenta cada característica, muchas olvidadas por mí, y que al leerlas llenaron mi corazón.

Por ejemplo:

  • Un corazón limpio (Mt. 5:8). No podemos limpiar nuestros corazones por nosotras mismas, esa tarea requiere mucho más que esfuerzos humanos.
  • Un corazón no divido (Mc. 7:14-15). Un corazón no divido muere cada día y, en esa muerte cobra vida.
  • Un corazón que aprende amar (Jn. 15:12). El amor es la marca distintiva de un verdadero discípulo, no los dones ni las obras.

Muchas verdades que Wendy nos muestra, tal vez ya la conocemos, otras olvidadas como me sucedió a mí, otras nos pueden resultar nuevas; sin embargo, un propósito de la autora que se cumple fielmente al leer este libro es que “podamos tomarlas y ponerlas en prácticas un día a la vez y conscientes de que no lo haremos solas, está obra la empezó Cristo en nosotras y Él la terminará”.

Al concluir, tal como lo desea la autora, “queda plasmado en nuestro corazón lo que significa vivir con un corazón nuevo y las implicaciones para nuestra vida terrenal. El corazón nuevo es al mismo tiempo algo instantáneo, por la Salvación de Cristo, acompañado de algo que irá ocurriendo poco a poco, nuestra santificación. Aquí no hay atajos ni recetas porque es solo obra Dios mediante Su Espíritu”.

Artículo anteriorDios aún tiene el control
Artículo siguiente¡No me merezco esta vida!
Yicell de Ortiz
Dirige y escribe en el blog mujeresdeesperanzaenrd.com y yicelldeortizblog.com, donde tiene como propósito encaminar a las mujeres a Jesucristo y que ellas tengan vidas, matrimonios y familias fundamentadas en Él, proveyéndoles recursos bíblicos diversos y compartiendo también en las redes sociales. Es esposa de Jehiel Ortiz y madre de Laura Isabel y Luis Eduardo. Es miembro junto a su familia, de la Iglesia Bautista Internacional (IBI), en donde juntos colaboran en el ministerio de jóvenes Adultos M-AQUI."