Dejaremos que los futuros historiadores de la Iglesia determinen el alcance y el impacto de la reciente renovación de la teología reformada. Aunque no sabemos si se desvanecerá, o incluso cuándo o cómo se daría esto, sabemos que John Piper ha sido uno de los hombres a la vanguardia del movimiento. Sus libros, sus sermones y sus conferencias han sido fundamentales para crear conciencia sobre la teología reformada y hacerla francamente emocionante. En su nuevo libro Cinco puntos, Piper ofrece su explicación y defensa de la doctrina calvinista.

Una de las grandes fortalezas de Piper en la representación y defensa de la teología calvinista, ha sido no solamente en defender esta doctrina, sino en hacer que nos conduzca al asombro y a la adoración. “Mi experiencia es que el conocimiento claro de Dios a partir de la Biblia es la brasa que mantiene vivo el fuego del afecto por Dios. Y probablemente el tipo más crucial de conocimiento, es el que muestra cómo Dios actúa en la salvación”. Por supuesto, esto es de lo que se tratan los cinco puntos del calvinismo: “No el poder y la soberanía de Dios en general, sino su poder y soberanía en la forma en que Él salva a las personas”, que es exactamente la razón por la que estas doctrinas se conocen comúnmente como las doctrinas de la gracia. Insiste en que no comienza aquí como un calvinista que se propone defender un sistema, sino como un cristiano que afirma la Biblia por encima de cualquier sistema de pensamiento.

Al igual que con muchos calvinistas modernos, Piper no ama el acrónimo TULIP que se ha convertido en sinónimo de calvinismo. Se aleja del acrónimo y del orden estándar diciendo: “He encontrado que la gente capta estos puntos más fácilmente si vamos en el orden en el que nosotros mismos a menudo los experimentamos cuando nos convertimos en cristianos”.

  1. Experimentamos primero nuestra depravación y necesidad de salvación.
  2. Luego experimentamos la gracia irresistible de Dios que nos lleva a la fe.
  3. Luego confiamos en la suficiencia de la muerte expiatoria de Cristo por nuestros pecados.
  4. Luego descubrimos que detrás de la obra de Dios para expiar nuestros pecados y traernos a la fe estaba la elección incondicional de Dios.
  5. Y finalmente descansamos en su gracia electiva para darnos la fuerza y la voluntad de perseverar hasta el final en la fe.

En resumen, así es como explica cada uno de los puntos:

  1. Depravación Total: Nuestra corrupción pecaminosa es tan profunda y tan fuerte que nos hace esclavos del pecado, y moralmente incapaces de vencer nuestra propia rebelión y ceguera. Esta incapacidad para salvarnos de nosotros mismos es total. Somos totalmente dependientes de la gracia de Dios para vencer nuestra rebelión, darnos ojos para ver y efectivamente atraernos al Salvador.
  2. Elección Incondicional: La elección de Dios es un acto incondicional de gracia gratuita dada a través de Su Hijo Jesús antes de que el mundo comenzara. Por este acto, Dios escogió, antes de la fundación del mundo, a aquellos que serían liberados de la esclavitud del pecado y traídos al arrepentimiento y a la fe salvadora en Jesús.
  3. Expiación limitada: La expiación de Cristo es suficiente para todos los seres humanos y eficaz para aquellos que confían en Él. No está limitada en su valor o suficiencia para salvar a todos los que creen. Pero la plena eficacia salvadora de la expiación que Jesús llevó a cabo está limitada a aquellos para quienes se preparó ese efecto salvífico. La disponibilidad de la suficiencia total de la expiación es para todas las personas. Quien quiera —quien crea— será cubierto por la sangre de Cristo. Hay un designio divino en la muerte de Cristo para cumplir las promesas del nuevo pacto para la novia escogida de Cristo. Así, Cristo murió por todos los hombres, pero no por todos de la misma manera.
  4. Gracia Irresistible: Esto significa que la resistencia que todos los seres humanos ejercen contra Dios todos los días (Rom. 3:10-12; Hechos 7: 51), es maravillosamente vencida en el momento apropiado, por la gracia salvadora de Dios, para los rebeldes indignos a quienes Él elige libremente para que sean salvos.
  5. Perseverancia de los Santos: Creemos que todos los que son justificados ganarán la lucha de la fe. Perseverarán en la fe hasta el final y no se rendirán ante el enemigo de sus almas. Esta perseverancia es la promesa del nuevo pacto, obtenida por la sangre de Cristo y obrada en nosotros por Dios mismo, pero no para disminuir, sino solo para fortalecer y alentar nuestra vigilancia; para que podamos decir al final: he peleado la buena batalla, aunque no yo, sino la gracia de Dios en mí (2 Tim. 4:7; 1 Cor. 15:10).

Cada uno de estos puntos no solo se explica y defiende, sino que también se celebra. La pasión que ha marcado gran parte del ministerio de Piper está plenamente presente aquí; su deseo es elevar a Dios y atraer a sus lectores a ver y deleitarse en la gloria de Dios. A medida que el libro llega a su fin, proporciona un testimonio personal de “lo que los cinco puntos han significado para mí”. Aquí el autor describe cómo entender correctamente la soberanía de Dios en la salvación, lo ha llevado a andar en el temor de Dios y lo ha conducido a la profundidad de la verdadera adoración centrada en Dios; cómo estas doctrinas lo hacen maravillarse en su propia salvación; cómo lo hacen estar alerta ante cualquier alternativa centrada en el hombre que rechace esta buena noticia; cómo lo hacen albergar la esperanza de que Dios tiene la voluntad, el derecho y el poder para responder a la oración; y mucho más.

Cinco puntos fue editado y publicado en el otro lado del Atlántico, y al igual que con Finalmente vivo antes de él, inmediatamente noté una diferencia, una buena diferencia. Considero que Cinco puntos es un libro legible y agradable como todo lo escrito por Piper. Él cubre esas cinco doctrinas que han sido objeto de tantos libros, pero lo hace con una especie de fuego, un entusiasmo contagioso por la exhibición del esplendor de Dios. Este libro constituye la exposición de sana doctrina en manos de un escritor experto y apasionado por lo que lo hace una gran combinación.


Puedes adquirir el libro en Amazon

Puedes adquirir el libro en Poiema

Artículo anteriorJueves del mandamiento
Artículo siguienteIntimidad antes de la agonía
Avatar
Tim Challies es uno de los blogueros cristianos más leídos en los Estados Unidos y cuyo Blog ( challies.com ) ha publicado contenido de sana doctrina por mas de 6000 días consecutivos. Tim es esposo de Aileen, padre de tres niños. Adora y sirve como pastor en la Iglesia Grace Fellowship en Toronto, Ontario, donde principalmente trabaja con mentoría y discipulado.