¿En quién podemos confiar?

Alguna vez te has preguntado: ¿En quién puedo confiar? Yo sí. Muchas veces. En un mundo manchado por el pecado, donde todo colapsa y nada es para siempre, donde la traición, el engaño, la manipulación y la idolatría están a la orden del día, donde las malas noticias abarrotan los tabloides: es un verdadero descanso recordar que solo hay un Dios bueno, Santo, confiable y que Él sostiene mi vida. De eso trata este libro, de la naturaleza Santa de Dios, ante todo lo demás, lo humano, lo que cautiva y lo falible.

¿Es necesario otro libro sobre la Santidad?

¿Te parece excesivo un contenido más sobre la santidad de Dios? ¿Acaso algún intento o esfuerzo será suficiente para abarcar todo lo que Él es? Aplaudo la colaboración e interés de autores actuales, como Jackie, para aprender de los estudiosos de antaño, de los padres de la fe, teólogos y escritores probados por el tiempo, para que la generación actual pueda conocerlos también y se beneficie de sus contenidos, lo cual quizá de otra forma no sucedería. Me alegra que la joven autora tome el reto de escribir de temas tan profundos, como la santidad de Dios. Este libro es diferente a otros de ella. Espero que muchos tomen también el tiempo de leer la Palabra y a quienes cita, lo vale.

¿Es posible capturar la Santidad de Dios en un libro?

Tratar de capturar la grandeza de Dios en un libro son palabras mayores. Considero osada a cualquier persona que se embarca con su pluma y letras a territorios tan sublimes, infinitos y eternos. Requiere entereza y humildad saber que sus palabras no lo cubrirán todo, pero aún así estar dispuesta a tomar el reto de volcar los reflectores a Él, una vez más, y pasar por los pasajes bíblicos que abren nuestros ojos a la esencia de Su naturaleza, en un recorrido de la santidad revelada en la creación, en la caída y en la redención.

¿Qué tienen qué ver nuestras creencias sobre la santidad de Dios en nuestra vida diaria?

Varias premisa y razonamientos de Jackie Hill Perry giran en torno a la frase de A.W. Tozer “Lo que nos viene a la mente cuando pensamos en Dios es lo más importante de nosotros”. Ella plantea que las personas siempre actúan basadas en lo que creen sobre Dios, que el fundamento de la idolatría, el pecado que engendra, y los ídolos que eliges poner en su lugar hacen necesario ir a las raíces de nuestras creencias, para vaciarnos de todo y llenarnos de Él, vivir agradecidos y de acuerdo a Su Santidad.

La autora llama nuestra atención a cómo “el suelo en el cual crece todo pecado, es la incredulidad”, y subraya que “el fundamento de nuestra idolatría, el pecado que engendra todos los demás pecados, es una creencia específica sobre Dios”. Cuando comprendemos la santidad de Dios, a comparación de las personas, eso repercute en cómo pensamos de Él y determina nuestra conducta y Dios consecuencias. Por ello es importante analizar nuestras creencias a la luz de la Biblia.

Sobre el libro y su estilo.

“El Dios Santo” es un libro es corto y digerible. En siete capítulos, trata varios temas actuales, útiles y prácticos, a la luz de la santidad de Dios. Leerás sobre la perfección moral, la trascendencia, Idolatría, Justicia Santa, Visión Santa y la Contemplación que nos lleva a apreciar la santidad de Dios. Cada capítulo ayuda a comprender la naturaleza de Dios en comparación a la nuestra, ofreciendo razones para confiar en Él y crecer en nuestra relación y dependencia, disfrutar de Su Justicia Santa y anhelando vivir también en santidad, para al final, poder verle tal cual es.

El estilo de Jackie es bíblico, interesante y profundo. En medio de sus historias cortas y su humor tan peculiar, siembra perlas de sabiduría. Se disfruta su agudeza, la cual que se siente tan filosa en algunos párrafos. La traducción es muy buena, a mi gusto prefiero leer en el idioma de la autora, pues me parece que se aprecia más la musicalidad y cadencia de palabras. Al ser una artista de la poesía hablada notarás que tiene una cadencia peculiar. Podrá cambiar el estilo de los autores conforme pasen los años, pero las verdades eternas, el carácter, la fidelidad y santidad de Dios son inamovibles e inescrutables.

¿Quiénes pueden beneficiarse con esta lectura?

Considero que este libro puede ser útil para personas de cualquier sexo y edad, estudiantes o maestros, en especial para:

-Personas cuya confianza y fe ha sido inconstante por diversas decepciones en su vida, quien necesite recordar que Dios no falla y es digno de confianza.

-Personas cuya fe quizá se ha enfriado y necesitan que su asombro por Dios despierte.

-Personas absortas en diversos ídolos que distraen y quieren derrumbar.

-Personas que ya aman, sirven y desean a Dios, y quieren darlo a conocer a los demás.

A lo largo de cada página de “El Dios Santo” encontrarás la enorme belleza de Dios a comparación de cualquier ídolo. Su santidad lo hace único, por ello es nuestra justicia y esperanza. Es mi deseo y oración que esta lectura colabore a que permanezcamos absortos ante su incomparable Santidad.

Él es Santo, Santo, Santo.

Y si tú también te lo preguntas hoy, te lo recuerdo: Sí, en Él sí podemos confiar.

Artículo anteriorRedime tu tiempo
Artículo siguiente¿Cómo sabe un pastor nuevo, cuándo hacer cambios en su iglesia?
Reyna Orozco
Reyna es esposa de Raúl Orozco y mamá de JR y RG. Ambos son: Creyentes, Mexicanos, Ingenieros Industriales y de Sistemas, Oradores y Representantes Certificados de Family Life - Vida en Familia y Licenciados en Consejería Cristiana. Disfruta mucho leer, escribir y conectar personas. Puedes contactarla en: FB, T, IG, EM. http://www.facebook.com/ReynaOrozcoMeraz https://www.instagram.com/reynaorozcomeraz/ https://www.twitter.com/ReynaOrozco