Cuando leemos la palabra «doctrina», se nos quitan las ganas de estudiar. Nos da la impresión de que es un tema demasiado confuso, altamente académico y fuera de nuestro alcance. Sin embargo, cuando nos vamos familiarizando con estos términos, nos damos cuenta de que no solo son comprensibles, sino que son demasiado importantes para ser ignorados.

Jeanine Martínez ha hecho un trabajo maravilloso al enseñar sobre doctrina de una manera sencilla, sin complicaciones teológicas, con amor para enseñar y con una claridad inigualable. «Doctrina para todas» nos guía en un estudio sistemático por las doctrinas esenciales y que ya como cristianos profesamos, pero muchas veces no conocemos el nombre de cada una.

Así que, sumergirse en este libro es cosa fácil, y créanme, no van a querer soltarlo hasta terminar. Eso sí, acompáñenlo con un par de hojas en blanco para tomar sus propias notas.

La autora nos presenta su libro con la pregunta «Teología y doctrina ¿para todas?». ¿Qué quiere decir «para todas»? Es indiscutible que, el estudio de la Palabra de Dios no es exclusivo para los hombres, como cristianos, no existe separación en cuanto al conocimiento que Dios nos ha revelado; así que, en realidad el estudio doctrinal y teológico es no solo apto para hombres y mujeres, sino que es una obligación.

Jeanine lo hace fácil para nosotras, explicando detalladamente los conceptos como «teología propia», «cristología», «neumatología», «antropología», «bibliología», «escatología», «eclesiología», «misiología», «soteriología», y por supuesto, hace referencias a la Trinidad y al tema de la guerra espiritual desde un lente bíblico.

Si tenemos oportunidad de conocer más del Señor, si queremos adorarle correctamente, el estudio es una herramienta enorme que nos acerca a una mejor relación con Aquel a quien amamos. Lo mejor de todo, es que estudiar no tiene que estar relacionado con lo tedioso, aburrido y monótono, ya que nuestro Dios no es ni uno ni lo otro.

Al ser hechos a imagen de Dios, siendo dotados de sabiduría, debemos ponerla en práctica. Este libro resulta un arma que no solo te brinda las explicaciones necesarias para comprender los conceptos mencionados previamente, sino que, nos provee un hambre por volver a la Palabra de Dios, a meditar en ella, a sumergirnos en ella, a vivir en ella.

«Doctrina para todas» deja una huella en las lectoras, quienes se verán deleitadas por el conocimiento de la autora, y serán impulsadas a una forma de estudio que las acerque más a la biblia, a que pierdan el miedo a leerla diligentemente más allá de una forma devocional (lo cual no está mal, pero es incompleta si solo se usa de esta manera). Este es un libro que anima a la mujer a estar preparada para tomar la Biblia en serio.

En palabras de Jeanine, «Por un lado, nuestra generación tiende a saber un poco de todo, pero carece de profundidad y reflexión». No seamos parte de esa generación que solo vive de lo superficial, vayamos al fondo de la Palabra de Dios. Adentrémonos en este mundo de conocimiento que nos permite vivir de acorde a la pureza y grandeza de nuestro Dios. Un Dios Todopoderoso, que ha tenido a bien revelarse a nosotros entre letras que perduran.

Amemos al Señor con toda nuestra mente también.

 

Artículo anteriorPor qué no soy paedobaptista
Artículo siguientePor qué no soy dispensacionalista
Priscila Fonseca
Priscila es conocida como la Bibliotecaria de la Apologética en la comunidad hispana. Estudia la Licenciatura en Teología Aplicada en el Seminario Bíblico de México, y ha sido ponente de varias conferencias apologéticas. Además es traductora de textos teológicos y apologéticos en Worldview Media, bloguera y creadora de "Encuéntrame en el Cielo", y profesora en RTM Academy. Colabora con Papiro 52 y HarperCollins México en la difusión de literatura cristiana. Vive en México junto a su esposo Cristian.