“Donde no hay visión, el pueblo se desenfrena” (Proverbios 29:18).

Proverbios 29:18 puede ser uno de los versículos más mal aplicados en toda la iglesia evangélica actual. Muchos líderes de la iglesia lo han utilizado para espiritualizar sus estrategias y chantajear a los seguidores para que apoyen su espíritu empresarial. Las declaraciones de visión se lanzan. Se elaboran declaraciones de misión, para servir a la visión. Se crea una lista de valores, para servir a la misión. Se desarrollan una serie de programas al servicio de esos valores. Se contrata a un grupo de líderes para servir a los programas. Se inspira un ejército de voluntarios para ayudar a los líderes.

Mucho de lo que se hace en nuestras iglesias locales sirve solo para asegurarse de que la máquina de la iglesia siga funcionando. En las iglesias menos sanas, pero a veces muy grandes, toda la maquinaria está diseñada para ofrecer un excelente servicio de culto el fin de semana. Todo esto perecería si no se tuviera esa visión.

Pero, ¿y si la buena idea de un líder para el crecimiento o el éxito de la iglesia no fuera la visión que Proverbios 29:18 tenía en mente? ¿Y si no somos libres de introducir cualquier cosa que se nos ocurra, por muy espiritual o “inspirada por Dios” que sea?

El versículo es más largo de lo que se suele citar. Proverbios 29:18 en su totalidad dice: “Donde no hay visión, el pueblo se desenfrena, pero bienaventurado es el que guarda la ley”.

La visión de la que se habla es visión profética; lo que está en mente aquí es la revelación de Dios a Sus voceros bíblicos. Cuando no hay una visión compartida con nosotros por los profetas, a quienes Dios reveló los misterios de los tiempos, nos podemos convertir en salvajes. En otras palabras, podemos tener una visión, pero si no es la que se les dio a los representantes bíblicos de la revelación de Dios y a los que anunciaron la gloria venidera de Dios, no hay que conformarse con ella. “Pero bienaventurado es el que guarda la ley”. La última parte del versículo implica que cuando la visión de los profetas es mantenida por el pueblo, se produce la bendición de vivir el camino de Dios.

¿Qué es la visión de los profetas? Es “el misterio que ha estado oculto desde los siglos y generaciones, pero que ahora ha sido manifestado a Sus santos” (Col. 1:26; véase también Rom. 16:25 y Ef. 3:9). La visión es Jesús.

El mundo quiere que conozcamos mil millones de otras cosas. A veces, la iglesia también quiere que conozcamos muchas otras cosas. Pero aquellos que han contemplado la visión transformadora de la vida, la visión de nuestro glorioso Señor Jesucristo lo saben claramente.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en https://ftc.co/resource-library/blog-entries/proverbs-2918-is-not-about-vision-casting/