Una de las implicaciones más significativas de Hebreos 13:17 (dar cuenta de las almas) que agradecí aprender temprano en mi ministerio, es que no tengo el derecho a rechazar o desagradarme de un alma que Dios me había confiado. Esto es importante a realizar como pastor porque todos nosotros tenemos a quienes nos desprecian en nuestras congregaciones, aquellos que quedaron molestos por algo que dijimos o hicimos, y que daremos cuenta cuando estemos frente a Dios.

A medida que lees esto, algunos de ustedes pueden estar pensando que esa clase de personas son una buena razón para irse y comenzar de nuevo, pero yo te digo que esos son justamente una razón para quedarse y soportar.

¿Por qué esas personas difíciles son una buena razón para quedarse y soportar? Porque verás a Dios trabajar a través de tu ministerio en una forma tal que aquellos que una vez te despreciaron, crezcan en amor y aprecio a ti.

Recuerdo que tuve esta reflexión en un hospital que visite hace muchos años para ver a una anciana que casi fallece, pero que comenzó una lenta recuperación. Ella es alguien que años atrás me ataco y calumnio públicamente en frente de toda la iglesia. No es mi mayor fan. A pesar de que las tensiones fueron bajando los últimos años, no esperaba un trato cálido de parte suya.

Me senté con esta mujer y tuve la más placentera y alegre visita. Ella fue cálida, buena y bondadosa conmigo. Me alabo por cuidar tan bien de ella y la iglesia a través de los años. Cuando comencé a buscar la “cámara oculta” que fue instalada, me extendió un abrazo mientras me iba. Al morir, unos años después, predique en su funeral por petición previa de parte de ella.

No puedo explicar humanamente la experiencia que tuve ese día, Dios me recordó una de las joyas más grandiosas de quedarse y soportar con estas personas. Mientras soportemos la critica, quejas y ataques verbales, y tratemos de amar y cuidar de las almas de aquellos que nos atacan, Dios en Su gracia podría permitirnos ganarlos.

Qué poderoso testimonio del poder de Dios obrando en Sus pastores y ovejas cuando hace esto. No es la primera vez que Dios me permite vivirlo y definitivamente puedo decir que está en el rango de las joyas más grandes que pude experimentar en mi ministerio pastoral con mi congregación.

Pastores, agárrense fuerte de aquello que creen que es verdadero y correcto. Ama a aquellos que te aman así como amas a aquellos que no —por lo menos por ahora—. Sin embargo, no te sorprendas cuando te levantes un día (dentro de unos años) y ese miembro que fue frío contigo por mucho tiempo, de pronto sea cálido.

Te dejo con estas sensacionales sabias palabras de Richard Baxter de porqué debemos cuidar, en especial, de aquellos que nos menosprecian: “Incluso los más duros pecadores nos escucharán en su lecho de muerte, aunque antes nos hayan despreciado”.

Artículo anterior[Reseña] Doce Hombres Comunes y Corrientes
Artículo siguienteDios no te ha olvidado
Brian Croft
Brian es Pastor Principal de la Iglesia Bautista Auburndale en Louisville, Kentucky y es el Fundador de Practical Shepherding, Inc. También es Miembro Principal del Centro Mathena para la Revitalización de la Iglesia y Profesor Adjunto en el Seminario Teológico Bautista del Sur.