More

    Por qué no soy…

    Soy una persona con profundas creencias religiosas—creencias que dan forma a mis convicciones, que a su vez dan forma a mi vida. Mi fe ocupa el lugar central absoluto, de modo que soy quien soy y vivo como vivo gracias a ella. No puedes entenderme, no puedo entenderme a mí mismo, aparte de mi fe.

    Si la fe me moldea de tal manera que se manifiesta en cada uno de mis pensamientos y acciones, si me moldea de tal manera que no puedo entenderme a mí mismo sin ella, soy responsable de examinar cuidadosamente la naturaleza de esa fe. En una época en la que muchos consideran que las creencias religiosas son subjetivas e irracionales, estoy convencido de que cualquier convicción que merezca la pena sostener debe resistir un escrutinio serio. Entonces, ¿cómo llegué a mi fe? ¿Por qué creo tan firmemente en la existencia de un Dios en lugar de dudar o negarlo? ¿Por qué soy protestante y no católico romano? Incluso podría preguntar, ¿por qué soy bautista en lugar de presbiteriano? ¿Por qué creo que los dones milagrosos del Espíritu han cesado en lugar de continuar?

    Este artículo sirve como introducción a una serie a través de la cual examinaré algunas de mis creencias—las creencias que dan forma a mi vida. Haré esto comenzando con mis creencias más fundamentales e inamovibles y luego progresando hacia aquellas que, aunque siguen siendo importantes, son menos centrales. Mi objetivo no es tanto persuadirte a que creas en lo que yo creo, sino recordarme a mí mismo mis creencias y cómo llegué a ellas.

    Tal vez pueda ilustrarlo haciéndote imaginar una serie de círculos concéntricos. En el centro hay un pequeño círculo que representa la creencia más fundamental de todas: El cristianismo en contraste con el ateísmo. El siguiente círculo será un poco más amplio y representa el protestantismo en contraste con el catolicismo romano. Más allá de eso habrá un círculo que representa la teología reformada en contraste con la teología arminiana. Y, así sucesivamente, hasta que lleguemos a categorías en las que todavía he tenido que tomar una decisión aunque las distinciones sean mucho más matizadas y ambas están bien dentro de los límites del cristianismo ortodoxo. Si las primeras opciones distinguen entre aceptar y negar el evangelio de Jesucristo, las otras opciones simplemente distinguen entre diferentes formas de entender el evangelio y sus implicaciones.

    Las categorías que utilizo reflejarán esos momentos en mi camino de fe en los que he tenido que elegir entre dos opciones opuestas. No podía ser un cristiano ateo, así que tuve que elegir ser cristiano o ateo; no podía ser un católico protestante así que, de nuevo, tuve que elegir ser protestante o católico romano. Dado que las categorías que utilizo reflejarán mi propio camino de fe, no examinaré categorías que nunca me han confrontado seriamente, como el cristianismo en contraste con el islam o el cristianismo protestante en contraste con el mormonismo. En cada caso enmarcaré mi examen diciendo por qué no soy esto, sino aquello. Y en cada caso quiero ser honesto, admitiendo dónde mis creencias están fuertemente moldeadas por la evidencia y la contemplación y dónde están moldeadas por la inercia, la suposición o el letargo.

    Así es como espero que se desarrolle la serie (aunque puede que añada o quite algo a medida que avance):

    • Por qué no soy ateo
    • Por qué no soy católico romano
    • Por qué no soy liberal
    • Por qué no soy arminiano
    • Por qué no soy presbiteriano
    • Por qué no soy dispensacional
    • Por qué no soy igualitario
    • Por qué no soy continuista

    La próxima semana comenzaré explicando por qué no soy ateo. Espero que consideres la posibilidad de leerlo y que te resulte provechoso.


    Este artículo se publicó originalmente en inglés en https://www.challies.com/articles/why-i-am-not%e2%80%a6/