Nota editorial: Este es el quinto artículo de la serie devocional titulada: Amor hasta el extremo del pastor John Piper, publicada también en inglés

“Os lo digo desde ahora, antes de que pase, para que cuando suceda, creáis que yo soy.”  (Juan 13:19)

El propio Jesús enseñó que todas las profecías sobre Él se cumplirían. En otras palabras, tenemos un testimonio, no sólo de que los propios escritores vieron la vida de Jesús como el cumplimiento de las profecías, sino que Jesús también lo hizo.

Por ejemplo, en Lucas 22:37, Jesús dice: “Porque os digo que es necesario que en mí se cumpla esto que está escrito: Y con los transgresores fue contado; pues ciertamente, lo que se refiere a mi, tiene su cumplimiento” (véase Isaías 53:12). Jesús vio que las predicciones sobre el Mesías y sus sufrimientos, se cumplirían en Él mismo.

Jesús tomó el principio en Juan 13:19 y predijo numerosos detalles de lo que le iba a suceder para que pudiéramos creer cuando sucedieran. “Y comenzó a enseñarles que el Hijo del Hombre debía padecer muchas cosas, y ser rechazado por los ancianos, los principales sacerdotes y los escribas, y ser muerto, y después de tres días resucitar” (Marcos 8:31). Jesús vio cumplirse en sí mismo las predicciones sobre el Mesías y sus sufrimientos.

  • Previó que su muerte sería por crucifixión (Juan 3:14; 12:32).
  • Predijo que los discípulos encontrarían un pollino sin montar cuando entraran en la ciudad (Lucas 19:30).
  • Cuando los discípulos entraron en Jerusalén aquel último jueves, predijo que encontrarían a un hombre con un cántaro de agua que tendría una habitación para que ellos se reunieran (Lucas 22:10).
  • Después de tres años de espera, sabía la hora exacta de su partida de este mundo (Juan 13:1).
  • Jesús sabía que sería traicionado, quién lo traicionaría, y cuándo sucedería (Juan 6:64; 13:1; Mateo 26:2, 21).
  • Sabía y predijo, el hecho y el momento de las tres negaciones de Pedro (Mateo 26:34).
  • Jesús predijo que todos los discípulos lo dejarían y se dispersarían (Mateo 26:31; Juan 16:32; Zacarías 13:7).
  • Jesús profetizó que sería “levantado de la tierra” (Juan 12:32). Es decir, no sería apedreado sino crucificado, no por los judíos sino por los romanos. Así que las decisiones de Pilato y de los judíos sobre cómo deshacerse de Él fueron un cumplimiento de su predicción.

Él hace todas estas predicciones, según Juan 13:19, para que creamos que Él es Dios, que lo que dice de sí mismo es verdad.

En otras palabras, Jesús está diciendo: “Si te cuesta creer que soy el Mesías prometido, que soy el que estaba en el principio con Dios y era Dios (Juan 1:1), que soy el Hijo divino de Dios, que puede perdonar todos tus pecados y darte la vida eterna y guiarte por el camino del cielo, entonces quiero ayudarte a creer. Y una de las maneras como te ayudaré a tener una fe bien fundada, es diciéndote lo que me va a pasar antes de que ocurra, para que cuando suceda, tengas una buena razón para creer en mí”.