Nota editorial: Este artículo pertenece a una serie titulada Proyecto Reforma, 31 publicaciones de personajes que fueron instrumentos de Dios durante la Reforma Protestante. Puedes leer todos los artículos aquí


Pierre Viret, nacido en 1511, fue un apologista, un orador, un humorista y un economista, y estaba muy adelantado a su tiempo. Además de todo esto, también fue un gran teólogo.

Una reciente biografía de Pierre Viret por Jean-Marc Berthoud está subtitulada “Un gigante olvidado de la Reforma”, y ese subtítulo prácticamente lo resume. Estamos tan acostumbrados a recordar a los gigantes conocidos de la Reforma, como Lutero y Calvino, que a veces olvidamos que tuvieron compañeros.

El padrastro de Ginebra

Viret era un amigo íntimo de Calvino, y ambos tenían una deuda significativa con el mismo hombre, William Farel. Farel era el hombre que había oído que Calvino pasaba por Ginebra en su camino hacia una vida tranquila en una biblioteca en algún lugar, y persuadió a Calvino para que se quedara allí y ayudara con la labor de la reforma. Persuadir es una forma amable de decirlo – él predijo el tormento y la ruina si Calvino no se quedaba – y así fue como William Farel asustó a Calvino hasta su lugar prominente en la historia del mundo.

Pierre Viret era nativo de Suiza, pero había ido a la Universidad de París. Se convirtió a la fe reformada mientras estaba allí, y huyó a su ciudad natal de Orbe para alejarse de las persecuciones que habían estallado en París. Farel fue el hombre que llamó en aquel entonces a Viret al ministerio, y así fue como predicó su primer sermón a la edad de 20 años, en mayo de 1531. Esto fue cinco años antes de que Calvino fuese confrontado por Farel. Bajo su ministerio de predicación en Orbe, Viret tuvo el gran privilegio de ver a sus padres convertidos y llevados hacia la Reforma.

Así como Calvino fue asociado con Ginebra, Viret fue asociado con Lausana. La Academia de Ginebra es merecidamente famosa, pero esa academia fue en realidad la hijastra de la obra temprana de Viret. Viret había fundado la primera Academia Reformada en Lausana en 1537. Esa academia creció y floreció allí, y en su apogeo tuvo cerca de mil estudiantes. Algunos de sus antiguos alumnos escribieron el Catecismo de Heidelberg (Ursinus y Olevianus) y la Confesión Belga (de Bres). Y Theodore Beza fue el director allí.

Berna cierra sus puertas (o Berna quema sus puentes)

Pero Viret se enfrentaba a un desafío similar al que enfrentó Calvino – el tema de la disciplina de la iglesia controlada por el estado. Debido a que Lausana estaba bajo la autoridad de la ciudad de Berna, y porque las autoridades civiles no permitían la disciplina eclesiástica sin su revisión y permiso, el resultado fue una continua corrupción moral.

Por citar un claro ejemplo, un hombre estaba dirigiendo una red de prostitución en la casa de su madre, y la ciudad de Berna prohibió que se le negara la Cena del Señor. Según el biógrafo Jean-Marc Berthoud, “En sus polémicos escritos, Viret declaraba a menudo que el Papa Bernés con su toga corta (el Estado absoluto) era un enemigo mucho peor para la fe que el viejo Papa de Roma con su larga toga” (Pierre Viret, 35).

Después de muchas apelaciones, Viret decidió que simplemente necesitaba poner un límite. Hizo que las autoridades locales pospusieran un servicio de comunión para poder examinar e instruir a los que venían a participar. Cuando los lores de Berna se enteraron de esto, se indignaron y exigieron que Viret fuera despedido, lo cual fue así. Viret se fue a Ginebra y toda la facultad renunció en protesta. Como resultado, unos meses más tarde, se formó la academia de Ginebra. En efecto, la Academia de Lausana se trasladó – y una nube de bendición con ella.

Un reformador con una gran sonrisa

Farel, mencionado antes, era totalmente ortodoxo, pero hay que reconocer que su cabeza era un poco explosiva. Viret, por el contrario, era mucho más ecuánime. Aunque Viret era un polemista efectivo, y de ninguna manera un pacifista eclesiástico, cuando murió en 1571 se ganó el sobrenombre de “La Sonrisa de la Reforma”.

Viret sabía cómo ser combativo, pero también era sumamente encantador. Que su pueblo regrese, y aumente.