Nota editorial: Este artículo pertenece a una serie titulada Proyecto Reforma, 31 publicaciones de personajes que fueron instrumentos de Dios durante la Reforma Protestante. Puedes leer todos los artículos aquí


Más de trescientos años antes del nacimiento Martín Lutero, un poco probable reformador apareció de repente en Lyon, sureste de Francia. Sus protestas contra las doctrinas y prácticas de la Iglesia Católica Romana fueron fuertes temblores que predijeron el terremoto espiritual que estaba por venir: la Reforma Protestante; y el movimiento que este hombre generó sobrevivió para unirse a la gran Reforma. Este hombre es conocido históricamente como Peter Waldo.

Se desconocen muchos detalles sobre Waldo, incluso su nombre. No sabemos si Peter era su verdadero nombre ya que no aparece en ningún documento hasta 150 años después de su muerte. Su apellido era probablemente algo como Valdés o Vaudés ya que Valdo (Waldo) fue la adaptación al italiano. Tampoco sabemos el año en que Peter nació o murió. Los historiadores concuerdan si murió entre 1205 y 1207 o entre 1215 y 1218.

Pero sí sabemos varias cosas que sacudieron la tierra.

 

Un gobernante rico se arrepiente

En 1170, Waldo era un comerciante muy rico y conocido en la ciudad de Lyon que tenía una esposa, dos hijas y muchas propiedades. Sin embargo, algo sucedió: algunos dicen que presenció la muerte repentina de un amigo y otros dicen que escuchó una canción espiritual de un trovador viajero. Waldo se preocupó profundamente por el estado de su alma y se desesperó profundamente por saber cómo podría salvarse.

Lo primero que decidió hacer fue leer la Biblia, pero como sólo existía en la Vulgata Latina, y su latín era pobre, contrató a dos eruditos para traducirla a la lengua coloquial y poder así estudiarla.

Luego, buscó el consejo espiritual de un sacerdote, que le señaló los Evangelios y citó a Jesús: “Te falta todavía una cosa; vende todo lo que tienes y reparte entre los pobres, y tendrás tesoro en los cielos; y ven, sígueme. (Lucas 18:22). Estas de Jesús atravesaron el corazón de Waldo. Como el joven rico, Waldo se dio cuenta de que había estado sirviendo a Mamón, no a Dios. Sin embargo, a diferencia del joven rico que se alejó de Jesús, Waldo se arrepintió e hizo exactamente lo que Jesús dijo: dio todo lo que tenía a los pobres (después de haber hecho las provisiones adecuadas para su esposa e hijas). A partir de ese momento, determinó vivir en completa dependencia de Dios para su provisión.

El nacimiento de un movimiento

Waldo comenzó inmediatamente a predicar la Biblia en las calles de Lyon, especialmente a los pobres. Muchos se convirtieron, y para 1175, un grupo considerable de hombres y mujeres eran sus discípulos, quienes también dieron sus posesiones y predicaron tanto hombres como mujeres. La gente empezó a llamarlos “Los pobres de Lyon” y más tarde, a medida que el grupo crecía y se extendía por toda Francia y otras partes de Europa, se les conoció como “los valdenses”.

Cuanto más estudiaba Waldo las Escrituras, más preocupado estaba por ciertas doctrinas, prácticas y estructuras del gobierno de la Iglesia Católica, sin mencionar su riqueza, y se atrevió a hablar en contra de ellas. Ya que la Iglesia prohibió oficialmente la predicación laica, Waldo y sus discípulos consiguieron la oposición de los líderes de la Iglesia.

Una señal para oponerse

El arzobispo de Lyon estaba particularmente molesto por este movimiento reformador autoproclamado y sin educación, así que se propuso aplastarlo. En 1179, Waldo apeló directamente al Papa Alejandro III y recibió su aprobación aunque sólo cinco años más tarde, el nuevo Papa, Lucio III, se puso del lado del arzobispo y excomulgó a Waldo y a sus seguidores.

En los primeros años, el movimiento valdés fue un movimiento reformador. Waldo nunca tuvo la intención de dejar la iglesia y se aferró a numerosas doctrinas católicas tradicionales. Pero después de la excomunión, y aún después de la muerte de Waldo, las convicciones protestantes de los valdenses aumentaron y se solidificaron.

  • Rechazaron todas las pretensiones de autoridad aparte de las Escrituras.
  • Rechazaron todos los mediadores entre Dios y el hombre, excepto Cristo Jesús (aunque María fue venerada temporalmente).
  • Rechazaron la doctrina de que sólo un sacerdote podía oír la confesión, y argumentaron que todos los creyentes podían también.
  • Rechazaron el purgatorio, y por lo tanto rechazaron las indulgencias y las oraciones por los muertos.
  • Creían que los únicos sacramentos aprobados por las Escrituras eran el bautismo y la comunión.
  • Rechazaban el énfasis de la Iglesia en el ayuno, los días festivos y las restricciones de alimentos..
  • Rechazaron el sistema de castidad sacerdotal y el monasterio.
  • Rechazaron la veneración de las reliquias, las peregrinaciones y el uso del agua bendita.
  • Rechazaron la pretensión del Papa de tener autoridad sobre los gobernantes terrenales.
  • Finalmente, rechazaron la sucesión apostólica del Papa.

 

La pre reforma se une a la Reforma

A pesar de la excomunión y la muerte de Waldo, el movimiento valdés siguió creciendo durante un tiempo. Se extendió por el norte de Italia y regiones de España, Austria, Alemania, Hungría y Polonia.

La persecución de la Iglesia Católica Romana también continuó y se hizo más severa, hasta que en el siglo XV las filas valdenses se redujeron a pequeñas y oscuras comunidades en los valles de Francia e Italia, pero cuando la Reforma Protestante apareció en el siglo XVI, la mayoría de los valdenses se convirtieron en protestantes.

Peter Waldo era un proto protestante, aunque no lo supo. Era un comerciante convertido en profeta que simplemente creía en la palabra de Dios con todo su corazón y lo  demostró con toda su vida. Al tomar a Dios por su palabra, puso su mundo al revés.


Nota Editorial: Este artículo pertenece a una serie titulada Proyecto Reforma un compilado de escritos a propósito de la celebración del Día de la Reforma protestante.