¡Nunca en la historia de la iglesia se ha dicho tanto a tantos con tan poco efecto! Tenemos pronunciamientos de líderes y cuerpos eclesiásticos, esquemas de reunión elaborados, comisiones sobre esto, aquello y lo siguiente, e interminables grupos de discusión. El torrente de palabras fluye y, en su mayor parte, sobre las cabezas (o debajo de los pies) de hombres y mujeres comunes en nuestras iglesias, y los evangélicos están aumentando la corriente.

El evangélico, sin embargo, debe saber que el reino de Dios no está en el hablar, sino en el poder. ¿No hemos encontrado a menudo en la oración y la predicación en particular que nuestras palabras se burlan de nosotros? Estamos multiplicando palabras sin conocimiento (Job 35:16). Estamos usando un lenguaje que para nosotros, y al menos por el momento, ha perdido su significado real.

Tendemos naturalmente a suplir en longitud lo que nos falta en profundidad. En un excelente discurso sobre “Sermones largos” a los estudiantes del Colegio de Pastores, Spurgeon dijo: “La razón por la cual algunos predican sermones tan largos puede ser que no están llenos de poder espiritual. La prolijidad de la palabra nunca puede atribuirse al Espíritu Santo. Esas oraciones y esos discursos que están más llenos del poder divino nunca son demasiado largos… Si estuviéramos más poseídos por el Espíritu de Dios, nuestras palabras tendrían más peso, y probablemente serían menos”.

Cuanto más nos cansemos de las palabras sin significado ni poder, más esperanzas podemos tener de un avivamiento. Cuanto más suspiro y gemido interior, menos verbosidad habrá. “Las palabras”, dice Rutherford, “son los accidentes (acompañamientos incidentales) de la oración”. James Montgomery buscaba transmitir la misma verdad cuando dijo:

“La oración es el deseo sincero del alma, el cual puede ser pronunciado o no ser expresado”.

Bien podemos preguntarnos, por lo tanto, en las palabras de las líneas ocasionalmente sobrecargadas,

“A menudo decimos nuestras oraciones. Pero, ¿oramos alguna vez?”

De la frase anterior, lo primero es relativamente fácil; lo segundo es muy difícil. En palabras de Martín Lutero, “Es tremendamente difícil orar correctamente, sí, es verdaderamente la ciencia de todas las ciencias”.

Hay al menos cuatro cosas por las cuales podemos determinar si realmente estamos orando o no.

  1. Preparación.

Robert Murray M’Cheyne, que “moraba en el propiciatorio como si fuera su hogar”, solía decir que gran parte de su tiempo de oración lo dedicaba a prepararse para orar. Los puritanos tenían razón al señalar que Satanás dirige toda la fuerza de su ataque contra el espíritu de oración. “Cuando vamos a Dios por la oración, el diablo sabe que vamos a tomar fuerza contra él y por eso se opone todo lo que puede” (Sibbes). Tenemos que luchar contra el demonio que se sirve de la carne y del mundo para apagar el espíritu de oración. Por eso la oración requiere un tiempo fijo (“cuando ores”), un lugar secreto (“entra en tu aposento”) y un desapego del mundo (“cuando hayas cerrado tu puerta”). Y como señala el Dr. Lloyd-Jones en sus Estudios sobre el Sermón del Monte, la primera etapa de la oración es el recogimiento. Debemos darnos cuenta de lo que estamos tratando de hacer.

¿Estamos seguros entonces de que tenemos la preparación adecuada?

  1. Fe.

No hay verdadera oración sin fe. “El que viene a Dios debe creer que Él existe y que es galardonador de los que le buscan diligentemente”. ¡Cuántas veces los cristianos vivimos como ateos prácticos! Y cuando venimos a la oración, no somos conscientes de que estamos hablando con un Dios vivo y personal que está interesado en nosotros y preocupado por nosotros y dispuesto y listo para bendecirnos. Solo cuando somos conscientes de Su presencia (Sal. 145:18), reconocemos nuestra aceptación ante Él en Cristo (Heb. 10:19), buscamos la ayuda de Su Espíritu Santo (Rom. 8:26, 27) e invocar Sus promesas (2 Pedro 1:3, 4). Considera la promesa en Santiago 4:8 de que oraremos correctamente. Los teólogos antiguos solían hablar mucho sobre “obtener acceso” (en un sentido subjetivo), pero este concepto parece haber desaparecido de nuestra comprensión evangélica.

¿Ejercitamos tal fe antes y durante la oración?

  1. Recompensa.

La mera repetición del lenguaje devocional sin preparación ni fe nos adormece y nos aleja aún más de Dios. “La oración”, dice Richard Sibbes, “ejercita todas las gracias del Espíritu”. La oración secreta tiene una recompensa abierta. Es el gran medio para avanzar en nuestra santificación al alinear nuestra voluntad con la voluntad de Dios. También es lo que determinará la calidad y el éxito de nuestro servicio cristiano. “Debes esforzarte por sobresalir en esta [oración]”, dice John Flavel, “ya ​​que ninguna gracia interna o servicio externo puede prosperar sin ella”. William Gurnall sostuvo que “el cristiano que ora es el cristiano próspero”.

¿Nuestra vida y servicio indican o sugieren que no somos cristianos de oración?

  1. Expectativa.

Sin duda, para muchos de nosotros sería una gran sorpresa que algunas de nuestras oraciones fueran contestadas. Richard Sibbes lo expresó sin rodeos cuando dijo: “Es ateísmo orar y no esperar con esperanza”. Significa que tenemos una idea errónea de la naturaleza y el carácter de Dios. “La oración no es luchar con la renuencia de Dios a bendecirnos, sino más bien aferrarse a Su voluntad de demostrar que es fiel a Su propia naturaleza y obra”. Y también significa que no somos real y suficientemente serios en nuestras peticiones.

¿No usamos con frecuencia peticiones en la oración sin vincularlas conscientemente a la espera de una respuesta?

Por lo tanto, usar palabras en la oración sin el espíritu de oración es un asunto serio. Seguramente delata falta de reverencia por el Nombre Divino. “No te des prisa con tu boca, ni tu corazón se apresure a proferir palabra delante de Dios; porque Dios está en el cielo, y tú sobre la tierra; por tanto, sean pocas tus palabras” (Eclesiastés 5:2). Debemos estudiar la brevedad especialmente en la oración pública y la predicación, y usar el tiempo ahorrado en buscar que nuestras palabras sean más significativas y poderosas. Y podemos hacer esto mejor si nos damos cuenta de que lo más importante es el espíritu de oración.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en https://banneroftruth.org/us/resources/articles/2019/we-pray-but-do-we-really/

Artículo anteriorEl dominio propio y tus hábitos alimenticios
Artículo siguiente4 consejos para hacer frente a la procrastinación
John Murray (1898-1975) fue reconocido en su propia vida como uno de los principales teólogos reformados en el mundo de habla inglesa. Realizó estudios, primero en la Universidad de Glasgow (MA, 1923) y luego en el Seminario Teológico de Princeton, EE. UU. (1924-27). En 1929 fue invitado a enseñar teología sistemática en Princeton, y lo hizo durante un año, antes de unirse a la facultad del recién formado Westminster Theological Seminary en Filadelfia.