Temía asistir a mi clase de Biblia (Génesis – 1 Samuel) el otoño pasado —no porque me disgustara mi profesor, mis compañeros o el trabajo— más bien, porque parecía que discutíamos una agresión sexual diferente encontrada en las Escrituras cada clase. Los nombres y las historias de estas mujeres —Dina, Agar, Tamar, la concubina sin nombre de Jueces, la hija de Jefté— son vívidos, carnales y desgarradores.

Hacía apenas unos meses que había ocurrido mi propia agresión sexual y, estas discusiones en clase eran muy difíciles de soportar y de participar en ellas. Cuando nuestro profesor planteaba preguntas sobre el sufrimiento de estas mujeres y el papel de Dios en la ordenación o el permitir el mal, sentía que el corazón me latía más rápido, que la sangre se me salía de la cara y que las lágrimas brotaban; por lo general, deseaba arrastrarme bajo mi asiento y desaparecer durante el resto de la clase.

Las clases del seminario consisten ciertamente en un plan de estudios previsto, que proporciona a los estudiantes los retos de exégesis de pasajes difíciles de las Escrituras, y el análisis de los matices de complejas doctrinas filosóficas y teológicas. Sí, puede ser algo complicado asistir al seminario —pero es aún más complicado ser víctima de una violación mientras se asiste—. Una cosa es lidiar cognitivamente con el problema de la teodicea en clase, por ejemplo, pero cuando te ocurre una agresión sexual, tu mente, tu cuerpo y tu alma se ven obligados a luchar y encarnar estas cuestiones en lo más profundo de tu ser.

Empiezas a preguntarte “¿Por qué permite Dios el mal?” fuera de tu aula y en tu cama, temblando y gimiendo por una pesadilla. La pregunta “¿Dios ordena y provoca que ocurran cosas malas como mi violación?” parece mucho más pertinente y urgente de responder mientras sollozas en el sofá, acurrucado en posición fetal, provocado por un episodio de Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT). Empiezas a preguntarte si Dios realmente protege a los que están en su rebaño, mientras te aseguras de que las puertas están cerradas y con el cerrojo puesto cada noche antes de acostarte.

Tras mi agresión sexual encontré un gran consuelo en las doctrinas de mi fe y teología reformadas. Para algunos, la teología reformada tiene una reputación notoria en cuanto a la forma en que sus doctrinas responden a algunas de las preguntas más difíciles sobre la naturaleza del sufrimiento y el mal. A continuación, espero explicar brevemente cómo la teología reformada me ha servido de gran consuelo al procesar y sanar un acontecimiento tan traumático y maligno en mi vida.

La Providencia de Dios gobierna todo

Entonces, ¿Dios ordena el mal? ¿Fue Él quien provocó mi violación?

Las cuestiones relativas al problema del mal son las eternas preguntas que incluso los filósofos y teólogos más eruditos de la humanidad se han esforzado por responder. Uno encontrará estos temas destacados a lo largo de los libros de Job y del Eclesiastés en las Escrituras, o tal vez en los kilómetros de papel que seguramente se han garabateado para disertar sobre la teodicea. No intentaré detallar los matices de los muchos argumentos sobre la mejor manera de responder a estas cuestiones, sino que me propongo simplemente explicar cómo la doctrina reformada ha influenciado en mi propia comprensión de estas cuestiones.

Es cierto que los reformados afirman que Dios no es el autor del pecado —el acto pecaminoso de agresión en sí mismo reside completamente en la libertad de la voluntad y la acción humanas—, pero también afirman que Dios determina y ordena todas las cosas que suceden.

Los reformados sostienen esta compleja y aparente paradoja de Dios a través del testimonio de las Escrituras; por ejemplo, el libro de Isaías contiene la declaración: “Yo soy el que forma la luz y crea las tinieblas, El que causa bienestar y crea calamidades, Yo, el Señor , es el que hace todo esto” (Is. 45:7). El tema de la providencia, tal y como se aborda en el Catecismo de Heidelberg, también puede ser especialmente esclarecedor:

  1. ¿Qué entiendes por la providencia de Dios?
  2. Es el poder todopoderoso y siempre presente de Dios por el cual Dios sostiene en su mano el cielo y la tierra y todas las criaturas, y las gobierna, de tal manera que las hojas y la hierba, la lluvia y la sequía, los años fructíferos y magros, la salud y la enfermedad, la prosperidad y la pobreza– de hecho, todas las cosas que nos acontecen no ocurren por azar sino por su mano paternal.

La Escritura no guarda silencio sobre el tema del sufrimiento, y lo reconoce con bastante franqueza y frecuencia (Job 3, 6, 7, 9, 14, Salmos 22, 39, 69, 73, Lamentaciones, Eclesiastés, Mateo 6:34, Romanos 7:24, 1 Corintios 15:19, etc.). Mientras el salmista llora, en conmovedores lamentos, apelando a (o cuestionando) la soberanía de Dios, uno ve que, en última instancia, nuestra confianza en la Divina Providencia de Dios sobre todas las cosas debería ser nuestra fuente de esperanza y consuelo en todas las circunstancias de la vida, incluyendo nuestro sufrimiento (Salmos 23, 33, 38, 127:1-2, 146:2, etc.).

¡Qué cruel!, podría pensar uno. ¿Cómo es que algo de esto es reconfortante en lo más mínimo? Parece que tu Dios es malvado, si permite o hace sufrir.

Recuerdo que acusaciones similares fueron lanzadas burlonamente sobre el propio Cristo mientras sufría tan terriblemente en la Cruz: Los de abajo se burlaban de Él: “En Dios confía; que lo libre ahora si Él lo quiere” (Mateo 27:43).

Bavinck escribe que “la Escritura en su totalidad es el libro de la providencia de Dios”. Así pues, para los reformados la “providencia” no es un discurso teológico frío y abstracto reelaborado sobre los antiguos conceptos de “destino” o “suerte”, sino que es un reconocimiento de la obra activa de Dios en todo el mundo, tal como se revela en su Palabra. En las Escrituras Dios crea, hace vivir, renueva, observa, salva, preserva, conduce, enseña, gobierna, sostiene, cuida y actúa de forma providencial.

En contraste con otras religiones y teologías, como el deísmo, esta comprensión reformada de la providencia de Dios se relaciona a Él mismo y al cumplimiento de sus promesas con su Creación de una manera completamente directa. En otras palabras, Dios es un agente activo en el mundo, no una mera figura distante que vigila todo “en el cielo”, hablando hiperbólicamente. Vemos en la Escritura que Dios está inmensamente presente entre su pueblo, no sólo en lo bueno, sino en todas las cosas, incluso en el sufrimiento y el dolor. Como canta uno de mis himnos bautistas favoritos: “Mi Señor está cerca de mí todo el tiempo”.

Por otra parte, si Dios obra y gobierna todas las cosas según su voluntad (Ef. 1:11), entonces su soberanía y poder absolutos sostienen todo en el mundo. Me consuela saber que, si mi Dios es lo suficientemente poderoso como para mantener al mundo entero girando sobre su eje, seguramente es lo suficientemente poderoso como para ayudarme en mis propios problemas. De hecho, las Escrituras demuestran que, al igual que Dios sostiene el mundo entero como su Creador y Rey de Reyes, Dios también cuida de su Creación como un Padre amoroso. Dios cuida y considera providencialmente hasta la más pequeña de sus criaturas, como el gorrión y los lirios del campo (Mt. 6:26-28), y conoce la cuenta de los cabellos de nuestra cabeza (Mt. 10:30).

Sorprendentemente, las Escrituras también afirman que Dios convierte el mal humano en bien (Gn. 50:20) y, que todas las cosas, en última instancia, obrarán para bien (Rom. 8:28). Así, cuando ocurren cosas “malas”, como mi agresión, me consuela saber que hay un “propósito mayor” en todo ello: no me enfrenté simplemente a un acto de maldad sin sentido. Es una gran esperanza para mí que mi propio sufrimiento y mi historia no son sólo otro triste acontecimiento que ocurrió en la tierra —sino que importa, más bien—- confío en que Dios transformará estas cosas, aunque sea lentamente, en algo bueno.

Sé que Dios tiene la capacidad de convertir mi oscuridad en una gran luz. De hecho, la Escritura habla a menudo de cómo nuestros sufrimientos también nos acercarán a Dios, que nos ama a pesar de nuestro sufrimiento (Salmo 73); el dolor nos proporciona oportunidades para que probemos, reforcemos y demos testimonio de la verdad de Dios. Soportar el dolor que sobreviene en esta vida viene acompañado de la promesa de recompensas eternas. Siguiendo el ejemplo de nuestro maltratado y sufrido salvador, vemos que el sufrimiento marca el camino hacia el calvario, donde la cruz señala una corona y, en última instancia, la gloria de Dios.

En última instancia, no creo que ninguna persona o filosofía sea capaz de resolver completamente el problema y el misterio del mal, pero descansar en la doctrina reformada de la providencia me ha permitido confiar en que hay un plan más grande más allá de mi propia comprensión, que mi sufrimiento no carece de sentido, y que no estoy sola. He podido descansar en el consuelo de que Dios no sólo está a mi lado en mi dolor, sino que me está protegiendo activamente, proveyendo para mí, y cubriéndome con su gracia, ya que Él gobierna el mundo entero de manera similar. Simplemente me encuentro incapaz de hacer nada más que hacerme eco de las palabras de Job: “El Señor dio y el Señor quitó; Bendito sea el nombre del Señor”. (Job 1:21).

La depravación total es real

¡Y, creo que esto explica muchas cosas!

Una vez que uno ha experimentado un gran sufrimiento a manos de una persona cruel e insensible, la doctrina reformada de la depravación de la humanidad parece bastante obvia y se explica por sí misma. De hecho, es un alivio en cierto modo reconocer simplemente que los corazones de todas las personas están inclinados a hacer el mal, ya que una visión demasiado optimista y esperanzada del estado del mundo puede llevar a la desesperación y a la confusión cuando personas en las que creías que podías confiar te causan un gran daño a ti o a otros.

Descubrí que, sencillamente, era mejor para mí refugiarme en la bondad y el amor infinitos del Señor, en lugar de buscar en el mundo para encontrar alguna garantía de bondad. De hecho, no sólo no busco la bondad en el mundo o en otras personas, sino que tampoco tengo que preocuparme por encontrarla en mi interior. Experimentar la violencia a manos de otra persona me ha hecho dudar de mis propias virtudes, y me ha hecho reflexionar sobre mi propio pecado.

Es cierto que, aunque no todos somos violadores, todos somos culpables de fallar contra nuestro prójimo y de pecar contra otra persona de manera que le cause daño. Los reformados entienden, por tanto, que ninguno de nosotros es bueno: todos necesitamos profundamente el perdón y la gracia de Dios. La gracia de Dios, revelada en la única persona sin pecado que existe, Jesucristo, me proporciona una seguridad de bondad que no se encuentra en ningún otro lugar ni en ninguna otra persona. Puedo confiar en que Cristo nunca me fallará, donde otros sí lo hacen.

Dios se preocupa profundamente por la Justicia

La ley de Moisés y el testimonio de las Escrituras enseñan que la justicia terrenal puede perseguirse dentro y fuera de los tribunales humanos (Ex. 22, Deut. 1:16-17; 16:20, etc.). Sin embargo, las estadísticas relativas al bajo índice de condenas por agresiones sexuales en Estados Unidos son bastante sombrías. Incluso si uno denuncia valientemente un caso de agresión sexual a la policía, ésta debe decidir si sigue o no investigando el caso; si lo hace, llevará el caso al fiscal de distrito, que entonces tomará la decisión de si el caso tiene o no pruebas suficientes para continuar hasta un juicio o para llegar a un acuerdo. Así pues, en el sistema de justicia penal actual, hay muy pocas garantías y esperanzas de que las víctimas de delitos sexuales lleguen a ver una condena u otra forma de justicia legal, incluso si denuncian a su agresor.

A veces se critica a la doctrina reformada por su excesivo énfasis en la “justicia” iracunda de Dios y, se culpa a las doctrinas de la justicia de Dios desarrolladas por el abogado convertido en teólogo sistemático Juan Calvino. Sin embargo, qué alivio supone para una víctima de una agresión sexual —alguien a quien alcanzar la justicia terrenal le parece una empresa tan inútil y desesperada— que mi Dios sea un Dios de justicia y rectitud en sus atributos fundamentales.

Sí, los reformados afirman que la ética sexual se basa en la propia naturaleza de Dios; y, que Dios conoce a quienes son culpables de infringir su ley. Las Escrituras demuestran una y otra vez que Dios se preocupa profundamente por defender el caso de los afligidos y los oprimidos, por lograr la justicia para la viuda y el huérfano. Nadie odia el pecado más que Dios, y Él promete que no permitirá que ningún pecado quede impune (Heb. 9:21); por el contrario, pagará a cada uno según sus obras (Job 34:11). La venganza es del Señor —es su propia causa (Dt. 32:35) —. Creo que si se intenta restar importancia a estos atributos de la naturaleza de Dios y sólo se le ve como un Padre amable y cariñoso —quizás como hicieron los socinianos—, se despoja a Dios de su carácter fundamental de juez supremo, y a los que sufren a manos de los infractores de la ley y los opresores se les roba literalmente las propias promesas divinas de justicia.

Como el bien y el mal están objetivamente arraigados en la voluntad de Dios solamente, puedo confiar en que la justicia se ejecutará en mi nombre a través del propio castigo divino de Dios. Dios no permitirá que los malvados prosperen eternamente; su dominio llegará un día a su fin, y sólo los justos prevalecerán y recibirán su recompensa eterna.

De manera similar, los reformados reconocen que Jesús sufrió y murió para satisfacer la justicia propia; por el propio sufrimiento de Cristo, los pecadores no fuimos retribuidos según nuestros propios pecados, sino que Cristo satisfizo y preservó la justicia de Dios. Así, a través de la encarnación, vida, muerte y resurrección de Cristo Jesús, vemos todos los atributos de Dios trabajando juntos: Su gracia, misericordia, amor, rectitud, santidad y poder sostienen perfectamente su justicia.

Aunque espero y ruego que mi agresor reciba la debida justicia que merece, legal y temporalmente, lo más importante es que me consuela saber que también puede arrepentirse y encontrar la restauración. En este mundo, donde hay tanta maldad, queda un irónico consuelo al reconocer que Dios tiene el poder de perdonar hasta el más atroz de los pecados por medio de la obra satisfactoria de Cristo. Esta verdad es expresada por Fanny Crosby en su conocido himno “A Dios sea la Gloria”: “Incluso el delincuente más vil que cree de verdad, en ese momento de Jesús recibe el perdón”.

Creo que el reconocimiento y la comprensión del funcionamiento de la justicia de Dios, tanto espiritual como materialmente, me proporcionan una oportunidad increíble para orar por la justicia terrenal real y la retribución que se hace en mi favor, sin disminuir el ofrecimiento casi insondable del perdón espiritual incluso para mi peor enemigo. Qué esperanza de restauración para todos nosotros, hasta el día de la consumación —donde no habrá más maldad, lágrimas o sufrimiento—. Persistiré hasta ese día, descansando en estas verdades reveladas en las Escrituras.

Soli Deo Gloria,

Artículo anteriorNueve formas erradas de leer la Biblia
Artículo siguientePelea la batalla de la fe
Leah es exalumna de la Universidad Estatal de Mississippi y estudiante del Seminario Truett de la Universidad de Baylor. Leah comparte reflexiones sobre teología, cultura evangélica y dinámicas de género con frases ingeniosas, riffs de la cultura pop y memes a través de su popular cuenta en Twitter que fue lanzada en febrero de 2020.