Hudson Taylor fue un reconocido misionero en China, quien fue de gran impacto para la iglesia en esa zona. Se identificaba con ellos para que pudiesen conocer a Cristo y la forma en que lo hacia era que se vestía con vestimentas tradicionales chinas, esto fue criticado incluso por otros misioneros en China quienes gastaban mas tiempo en reuniones diplomáticas que en evangelismo verdadero.

Hudson Taylor compartió el evangelio en uno de los lugares mas difíciles en el mundo. María fue la primera esposa de Hudson y murió a muy temprana edad, pero el tiempo que estuvo casada con él impactó a muchas personas por su amor a Cristo.  El testimonio de esta mujer es útil para cada una de nosotras, así que quisiera compartir contigo como el testimonio de María puede ayudarnos a vivir para la gloria de Cristo.

  1. Su mirada estaba puesta en Cristo, por lo tanto tomaba decisiones sabias.

“Y aún más, yo estimo como pérdida todas las cosas en vista del incomparable valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor, por quien lo he perdido todo, y lo considero como basura a fin de ganar a Cristo” Fil 3:8-9

María era hija de misioneros, conocía el evangelio y vivió muy de cerca lo que significaba ser una familia misionera. Sus padres cumplían la gran comisión en China sin embargo María vivió en Inglaterra por un tiempo al cuidado de un tío. Ella tenia muy buena reputación en la sociedad y por esto algunas personas en la iglesia esperaban para ella un esposo que tuviese estudios académicos reconocidos ante la sociedad, era tal ves lo mas importante para el mundo de la época y esta creencia había permeado la iglesia. No es muy diferente a las aspiraciones de los padres de hoy en día en que es mas importante los estudios académicos y ciertos tipos de reconocimientos que el alma de sus hijos. Sin embargo este no era la expectativa que tenía María.

Conoció a Hudson Taylor, un misionero que amaba al Señor y a la gran comisión, pero no tenia los grados académicos correspondientes (según el mundo) a los deseos de su familia. En poco Maria y Hudson se enamoraron profundamente, muchos no estaban de acuerdo con esta relación, incluso los misioneros que rodeaban a Hudson. La razón que muchos usaban para desalentar a María, era que este era un hombre que carecía de verdadera formación académica. Otros por otra parte que animaban a la pareja, les recomendaban estar juntos, pero alentando a Hudson a dejar las misiones y buscar una formación académica en este mundo. Pero esta no era una opción para ella, porque su amor al Señor era mas fuerte que sus propios deseos, ella estaba enamorada de Hudson, pero lo más importante para ella era casarse con un hombre que amara mas al Señor que a ella misma.

En respuesta a este consejo María dijo:

“¿él dejara la obra de Dios, para ganar nombre en el mundo y así poder casarse conmigo? , Si él me ama mas que a Jesús el no es digno de mi, si el dejase el trabajo del Señor por el honor del mundo, yo no tengo ningún futuro con el”[1]

Cuanto podemos aprender de esta mujer con un corazón decidido hacia el Señor, con sus deseos para la gloria del Señor, ella tenia puesto sus ojos en Cristo, y sus decisiones las tomaba según la sabiduría divina. María fue una mujer valiente que decidió lo bueno delante de Dios y no lo bueno delante del mundo, una mujer que no trató de manipular o buscar soluciones para cumplir su deseo de casarse con el hombre a quien amaba.

Mujer soltera, sigue el ejemplo de ella, enfócate en lo que verdaderamente importa. Ora al Señor por ese hombre que le ame mas a Él que a ti, y no te dejes deslumbrar por sentimientos ni emociones, sino por el contrario toma tus decisiones de acuerdo con la sabiduría de lo alto.

Si eres madre o abuela, reconoce qué es lo más importante y enfócate en el alma de tus hijos o nietos mas que en sus logros académicos.

Como esposa, permite que tu esposo ame mas a Cristo que a ti y que tu hogar viva para la gloria de Él.

Para todas nosotras quisiera que nos preguntemos ¿donde esta nuestra estima?, en las cosas del cielo o de la tierra, ¿que están viendo tus ojos? ¿la vanidad de este mundo o la gloria de Cristo?, ¿Estas enfocada en este mundo pasajero o en la eternidad? Hoy te animo a que como María tomes decisiones con tus ojos puestos en el cielo, por la eternidad y para la eternidad.

“No os acumuléis tesoros en la tierra, donde la polilla y la herrumbre destruyen, y donde ladrones penetran y roban; sino acumulaos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni la herrumbre destruyen, y donde ladrones no penetran ni roban; porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.” Mateo 6:19-21

  1. Confiaba en la providencia de Dios y por lo tanto tenia un espíritu sereno

Fuerza y dignidad son su vestidura,

y sonríe al futuro” Proverbios 31:2

“La palabra “providencia” ha sido utilizada para describir la soberanía de Dios sobre todas las cosas, al moverlas de acuerdo a su voluntad. Como piezas de rompecabezas él mueve todo para formar la imagen que él quiere. Como piezas de ajedrez él arregla todo de acuerdo a sus propósitos. Como un escultor él guía personas, circunstancias y eventos para moldear todo conforme a él le plazca.”[2]

Hoy en día los misioneros en China son perseguidos constantemente y no era muy diferente en la época de los Taylor, por amor a Cristo sufrieron diferentes persecuciones, en una ocasión alguien divulgo un  rumor sobre ellos y su grupo misionero, la mentira de la cual fueron acusados fue que ellos habían secuestrado 24 bebes chinos, así que las personas se acercaron a la casa misionera y decían “matemos a estos demonios extranjeros” refiriéndose a todos los misioneros, con furia algunos engañados con esta mentira intentaron entrar a la casa buscando incluso hasta matar a estos “ladrones de bebes”.

A pesar de ver el peligro fuera de su casa, María quien tenia 6 meses de embarazo llena de gracia y serenidad, fue a acostar a sus pequeños y después se sentó como si nada estuviese pasando.

Sobre esto su esposo dijo:

“Estoy seguro que si ella hubiese podido alterar alguna circunstancia ella no lo hubiese hecho, porque ella estaba convencida que lo que Dios ordenaba (providencia) era lo más sabio”[3]

Cuantas veces nuestras preocupaciones nos llevan a actuar de manera insensata?, ¿cuantas veces como Sara manipulamos para lograr los objetivos propios?, ¿cuantas veces pecamos porque no confiamos en la soberanía y protección de Dios?.

Hermanas, aprendamos de María, a descansar en la providencia del Señor, de tal manera que hagamos lo que está dentro de nuestra responsabilidad, sin querer tener el control en todo lo que pasa.

  1. Dependía plenamente del Señor y por lo tanto oraba.

“Por tanto, acerquémonos con confianza al trono de la gracia para que recibamos misericordia, y hallemos gracia para la ayuda oportuna” Hebreos 4:16

Los que conocieron a María, la recuerdan como una mujer que estaba en comunión constante con el Señor, fue la ayuda idónea de su esposo cuidando de su hogar, pero también orando por él y por todos los misioneros que estaban cumpliendo la gran comisión en China.

Mis amadas hermanas, hay diferentes formas de ser ayuda idónea de nuestros esposos. Siempre dependerá de cada familia, pero en todos los hogares nosotras debemos orar por nuestros esposos e hijos, para que el Señor les de la gracia para glorificarle.

María no es tan reconocida como lo fue su esposo, sin embargo, su tarea detrás del escenario impactó e impactará a miles incluso hoy en día, porque su meta era glorificar al Señor y no así misma.

Hermanas que esta mujer que vivió, sufrió y murió para la gloria de Cristo sea de ejemplo en nuestras vidas, recordemos que nuestras decisiones deben estar basadas según la sabiduría divina, recordemos que podemos sonreír al futuro porque nuestra confianza esta en Cristo y conocemos que podemos descansar en su providencia teniendo por seguro que para las que amamos a Dios, todas las cosas ayudan para el bien de nuestra alma, y finalmente no dejemos de orar por nuestra familia, para que esta sea una familia que glorifique al Señor.


[1] Radiant, Fifty remarkable woman in Church History, Richard M Hannula

[2] “La providencia de Dios” Por Alberto Solano en línea es: https://tms.edu/es/blog/la-providencia-de-dios/

[3] Radiant, Fifty remarkable woman in Church History, Richard M Hannula

Artículo anteriorHagas lo que hagas, no dejes de servir a Jesús
Artículo siguienteCONCLUSIÓN: Un hombre; dos historias
Juliana de Armel
Juliana de Armel, es una hija de Dios salvada por gracia. Esposa de Santiago Armel quien es pastor de la Iglesia Bíblica Cristiana de Cali. También es madre de un hijo llamado Santiago. Junto a su familia vivió por varios años en Los Angeles, California, tiempo en el cual fueron entrenados en Grace Community Church para luego ser enviados como misioneros a plantar una iglesia en la ciudad de Cali, Colombia.