Los hombres que profesan fe en Cristo se han estado alejando de Él desde que comenzó la Iglesia.

“Algunos han naufragado en su fe”, informa el apóstol Pablo en su primera carta a Timoteo. De hecho, el lenguaje de la partida está por todas partes en 1–2 Timoteo: los hombres se estaban desviando de la fe, apartándose de la fe, extraviándose de la fe, siendo descalificados de la fe (1 Tim. 1:19; 4:1; 5:12; 6:10, 20-21; 2 Tim. 3:8). Parecía haber ocurrido algo así como un pequeño éxodo en el primer siglo, quizás no muy diferente a la ola de desconversiones que estamos viendo hoy en línea.

No debería sorprendernos; Jesús nos dijo que sería así: “La semilla que cayó entre los espinos, son los que han oído, y al continuar su camino son ahogados por las preocupaciones, las riquezas y los placeres de la vida, y su fruto no madura” (Lc. 8:14). Esas mismas espinas siguen afiladas y amenazan la fe en nuestros días. De hecho, con la forma en que usamos la tecnología, ahora estamos criando espinas en nuestros bolsillos, acercándolos aún más que antes.

Este contexto le da al cargo en 1 Timoteo 6:11-12 mucho más significado y poder, tanto para los días de Timoteo como para los nuestros:

“Pero tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la perseverancia y la amabilidad. Pelea la buena batalla de la fe. Echa mano de la vida eterna a la cual fuiste llamado, y de la que hiciste buena profesión en presencia de muchos testigos”.

¿Quiénes son los hombres que pelearán la buena batalla de la fe? ¿Quién se quedará y peleará mientras otros se alejan? En las palabras de 1 Timoteo 4:12, ¿qué jóvenes darán un paso adelante y serán un ejemplo para los creyentes en la fe?

Lucha de fe

Que la fe es una lucha significa que creer no será fácil. No siempre se sentirá natural, orgánico o sin esfuerzo. Nunca podríamos ganarnos el amor de Cristo, pero seguirlo a menudo será más difícil de lo que esperamos o deseamos.

“Si alguien quiere seguirme”, dice Jesús en Lucas 9:23, “niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día y sígame”, y no las cruces ligeras y encantadoras que algunos llevan alrededor del cuello, sino el dolor y la angustia de seguir a un Rey crucificado en el mundo que lo mató. Si declaramos nuestro amor por Jesús, Dios nos dice, el sufrimiento nos expondrá y refinará (1 Pd. 4:12), la gente nos despreciará, calumniará y repudiará (Jn. 15:18), Satanás y sus demonios nos asaltarán (Jn. 10:10), y nuestro propio pecado buscará arruinarnos desde adentro (1 Pd. 2:11). Si nos negamos a luchar, no duraremos. Los barcos de nuestras almas inevitablemente irán a la deriva, y luego se estrellarán, tomarán agua y se hundirán.

Los versículos anteriores a 1 Timoteo 6:12 nos dan ejemplos de amenazas específicas que enfrentaremos en la batalla de la fe, y cada una de ellas todavía amenaza a los hombres en la actualidad.

Enemigo del orgullo

Cuando Pablo describe a los hombres que se habían alejado de Jesús, específicamente aquellos que habían estado enseñando fielmente, pero ahora habían abrazado la falsa enseñanza, señala primero su orgullo. Estos hombres, dice, estaban “envanecidos” (1 Tim. 6:4). En lugar de ser humillados por la gracia y la misericordia de Dios, usaron el evangelio para sentirse mejor consigo mismos. Como Adán y Eva en el jardín, se apoderaron del amor de Dios para tratar de convertirse en Dios. Muchos de nosotros no perduramos en la fe porque simplemente no podemos someternos a ningún dios más que a nosotros mismos, porque no vemos el orgullo, nuestro instinto de ponernos por encima de los demás, incluso de Dios, como un enemigo de nuestras almas.

Enemigo de la distracción

Sin embargo, el orgullo no era el único enemigo al que se enfrentaban estos hombres. Pablo dice que también tenían “un interés corrompido en discusiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas, y constantes rencillas entre hombres de mente depravada” (1 Tim. 6: 4-5). Es casi difícil de creer que el apóstol no estaba escribiendo sobre el siglo XXI. ¿Fueron estas distracciones realmente problemas miles de años antes de Twitter, antes de Internet, incluso antes de la imprenta? Aparentemente sí. Y, sin embargo, la tentación explica gran parte de nuestra disfunción hoy.

En nuestro pecado, a menudo alimentamos un deseo malsano de controversia. La fidelidad no vende anuncios; la fricción lo hace. Mientras recorres tus feeds o miras las noticias de la noche o incluso supervisas tu conversación informal, pregunta cuánto de lo que estás permitiendo que entre en tu alma se encuentra en 1 Timoteo 6:4-5. ¿Cuánta de nuestra atención ha sido dirigida intencionalmente, incluso sin descanso, hacia controversias pasajeras y debates vanos? ¿Hasta qué punto hemos sido alimentados con sospechas, envidias y calumnias como “noticias”, sin darnos cuenta de lo venenoso que es este tipo de dieta para nuestra fe?

Enemigo de más

La codicia es una amenaza que sabemos que existe y que a menudo vemos en los demás, pero que rara vez vemos en nosotros mismos, especialmente en una sociedad impulsada por la codicia como la nuestra en Occidente. El anhelo insaciable de más, sin embargo, puede dejarnos espiritualmente aburridos y sin un centavo.

Aquellos que desean ser ricos caen en la tentación, en una trampa, en muchos deseos insensatos y dañinos que hunden a la gente en la ruina y la destrucción. Porque el amor al dinero es la raíz de toda clase de males. Es a través de este anhelo que algunos se han apartado de la fe y se han traspasado de muchos dolores (1 Tim. 6:9-10).

Cuando leas “aquellos que desean ser ricos”, no pienses en mansiones elaboradas en lugares tropicales con piscinas junto al océano; piensa en “aquellos que anhelan más de lo que necesitan”. En otras palabras, esta no es una tentación rara, sino generalizada, especialmente en las naciones más ricas. La tentación puede ser sutil, pero las consecuencias no lo son. Estos anhelos, advierte el apóstol, “hunden a la gente en la ruina y la destrucción”. Su vida está ahogada no por el dolor, la tristeza o el miedo, sino por los placeres de la vida (Lc. 8:14): cosas para comprar, espectáculos para ver, comidas para comer, lugares para visitar.

¿Todavía nos preguntamos por qué Pablo llamaría a la fe una pelea? Cuanto más vemos, cuánto amenaza nuestro caminar con Jesús, menos sorprendente es que tantos se alejen. Lo que es más sorprendente es que algunos hombres aprenden a luchar bien y luego siguen luchando, mientras que otros se retiran de la guerra.

Cómo ganar la guerra

Si vemos a nuestros enemigos por lo que son, ¿cómo les hacemos la guerra? En 1 Timoteo 6: 11-12, Pablo nos da cuatro cargos claros para el campo de batalla: Huye, persigue, pelea y aprovecha.

Huye

Primero, huimos. Algunos se han envanecido por el orgullo, otros se han distraído por la controversia y otros se han enamorado de este mundo: “pero tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas” (1 Tim. 6:11). La guerra espiritual no es elección entre luchar o huir; es una acción que incluye luchar y huir. Nos preparamos para luchar contra la tentación, pero también hacemos todo lo posible para evitar la tentación por completo. En la medida en que dependa de nosotros, no hacemos provisión para la carne para satisfacer sus deseos (Rom. 13:14). Si es necesario, nos cortamos la mano o nos sacamos el ojo (Mt. 5:29-30), lo que significa que hacemos todo lo posible para huir del pecado que sabemos que nos arruinaría.

Persigue

La guerra espiritual, sin embargo, no es solo lucha y huida, sino también persecución. “Sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la perseverancia y la amabilidad” (1 Tim. 6:11). Podríamos demorarnos en cada una de las seis cualidades que Pablo nos exhorta a perseguir aquí, pero por ahora centrémonos brevemente en la fe. ¿Estás persiguiendo la fe en Jesús, no solo manteniendo la fe, sino persiguiendo la fe? ¿Estás haciendo tiempo cada día para estar a solas con Dios a través de Su Palabra? ¿Estás entretejiendo la oración en los ritmos únicos de tu vida? ¿Estás comprometido con una iglesia local y buscas intencionalmente formas de crecer y servir allí? ¿Le estás pidiendo a Dios que te muestre otras formas creativas en las que podrías profundizar tu fortaleza espiritual y tu gozo?

Pelea

En tercer lugar, luchamos. “Pelea la buena batalla de la fe” (1 Tim. 6:12). Evitamos la tentación tanto como podemos, pero no podemos evitar la tentación por completo. Independientemente de los sabios límites y las herramientas que establezcamos, todavía cargamos con el pecado que nos queda, lo que significa que llevamos la guerra con nosotros dondequiera que vayamos. Y muchos de nosotros vamos a la guerra desarmados. Sin la armadura de Dios, el cinturón de la verdad, la coraza de la justicia, el escudo de la fe, el yelmo de la salvación, la espada del Espíritu, estaremos indefensos contra las fuerzas espirituales del mal (Ef. 6:11-12). Pero habiendo tomado a nuestros enemigos en serio y enfundados en nuestras armas todos los días, “libramos la buena guerra” (1 Tim. 1:18).

Aprovecha

Por último, los hombres de Dios aprenden a aprovechar la nueva vida que Dios les ha dado. “Echa mano de la vida eterna a la cual fuiste llamado” (1 Tim. 6:12). Esto es lo opuesto a la pasividad espiritual y la complacencia tan común entre los hombres jóvenes, hombres que quieren salir del infierno, pero tienen poco interés en Dios. Sin embargo, aquellos hombres que ven la realidad y la eternidad con más claridad, saben que el mayor tesoro está en el cielo, por eso viven para tenerlo (Mt 13:43–44). Su deseo impulsor es ver más a Cristo y llegar a ser más como Cristo. Puede que ahora parezcan tontos, pero pronto serán reyes. Se despiertan otro miércoles normal y aprovechan la gracia que Dios les ha puesto.

Algunos hombres depondrán las armas antes de que termine la guerra, incluso algunos a quienes conoces y amas. Pero no se equivoquen: esta es una guerra que vale la pena pelear hasta el final. Mientras observa a otros flaquear, fallar y abandonar la iglesia, permite que tu retirada renueve tu vigilancia y alimente tu avance. Aprende a pelear la buena batalla de la fe.