Un asunto que me preocupa continuamente es el de los conflictos interpersonales dentro de la iglesia. No es la existencia o la prevalencia de conflictos, sino la incapacidad o la falta de voluntad para afrontarlos cuando surgen, esto a pesar de la enseñanza clara en la Biblia no solo de que los cristianos deben resolver cualquier conflicto sino también la manera en que deben resolverlo. Es simple: Como creyentes, Dios no nos permite tener peleas pendientes, sin abordar, con otros creyentes. Debemos trabajar para llevar cada conflicto interpersonal a una resolución apropiada.

Sin embargo, nuestras iglesias tienen demasiada gente dispuesta a refunfuñar y a quejarse unos de otros. Gente, que deja que los conflictos se queden sin resolver, permitiendo de esta forma que las pequeñas rencillas se agraven, amenazando con convertirse en batallas campales. Hoy comparto este breve artículo sobre cómo identificar conflictos en las relaciones de la iglesia local y cómo lograr una sana resolución. Se trata de sólo dos preguntas: ¿En qué tipo de conflicto estamos? ¿Y qué necesitamos hacer para resolver este tipo de conflicto?

¿En qué tipo de conflictos estamos?

Antes de que puedas resolver cualquier conflicto, necesitas entender su naturaleza. En términos generales, nos encontraremos con tres tipos diferentes de conflictos interpersonales en las relaciones de la iglesia local. En esto he sido ayudado por Lou Priolo quien a su vez se inspira en Wayne Mack.

  • Los conflictos de diferenciación surgen entre personas que no están de acuerdo en cuestiones de preferencia, especialmente cuando se trata de un ministerio. Aquí pensamos en Pablo y Bernabé y su conflicto sobre si llevar a Juan Marcos en su viaje misionero (ver Hechos 15:39). Ambos querían hacer lo mejor por el bien del ministerio, pero allí mismo surgió un fuerte desacuerdo. Vieron la situación de manera diferente y no pudieron llevarla a una resolución saludable.
  • Los conflictos de derechos surgen cuando las personas tienen diferentes entendimientos de cómo los cristianos deben interpretar la guía de Dios en asuntos de conciencia. En el primer siglo, Pablo se dirigió a los cristianos comiendo carne que había sido sacrificada a los ídolos (Romanos 14). Ejemplos contemporáneos podrían incluir a los cristianos que utilizan anticonceptivos, que se abstienen de tomar bebidas alcohólicas o que matriculan a sus hijos en escuelas públicas.
  • Los conflictos de pecaminosidad surgen cuando una persona comete un pecado contra otra. Los ejemplos bíblicos abundan y, sin duda, cada uno de nosotros puede pensar en muchos ejemplos de nuestras propias vidas, familias e iglesias.

La mayoría de los conflictos, si no todos, encajan en una de estas tres categorías. La forma de resolver un conflicto depende de su naturaleza y por eso debemos reflexionar y orar para discernir qué tipo de conflicto es. Una vez que hemos determinado el tipo de conflicto, estamos listos para trabajar hacia la resolución. Estamos listos para preguntarnos, ¿Qué necesitamos hacer para resolver este tipo de conflicto?

Resolviendo conflictos de diferencias

Mientras podamos resistir las diferencias en nuestras iglesias, esta puede ser una señal de la bendición de Dios. Después de todo, Dios quiere llamarnos a comunidades contraculturales que incluyen representantes de todo tipo de orígen, cultura, raza y grupos socioeconómicos. Las mismas diferencias que brindan a los creyentes la oportunidad de crecer en amor, unidad y la semejanza con Cristo, también representan una oportunidad para que Satanás incite al conflicto.

Por lo general, esos conflictos no se resuelven mediante un proceso formal de confrontación, sino mediante el crecimiento del carácter cristiano y la expresión deliberada de ese carácter. Si te encuentras en un conflicto por diferencias, aprende a escuchar, aprende a apreciar en lugar de temer o resentir las diferencias de otros creyentes. Encuentra maneras de expresar las virtudes cristianas de bondad, amor y paciencia. Guárdate de hacer juicios precipitados e injustos sobre los motivos o la madurez de otra persona. Haz lo que puedas para preocuparte más por la otra persona que por defender tus propios puntos de vista. Y si te das cuenta de que has pecado contra otra persona en el camino, busca humildemente su perdón (Ver “Resolución de conflictos de pecaminosidad” más adelante).

Resolviendo conflictos de derechos

Dios llama a su pueblo para sí mismo pero no nos hace clones. No nos hace totalmente idénticos en todo lo que creemos cuando se trata de entender y aplicar su Palabra. Esto es especialmente cierto cuando se trata de asuntos de conciencia como el número de hijos que podemos tener, si tenemos la libertad de disfrutar de bebidas alcohólicas, o si debemos guardar el domingo como día de descanso. No podemos dejar de tener convicciones en estas áreas, pero pronto nos daremos cuenta de que nuestras convicciones pueden diferir de las de otras personas en nuestra iglesia local.

Una vez más, los conflictos de esta naturaleza no se resuelven mediante un proceso formal de confrontación. También se abordan a través del carácter cristiano. En Romanos 14, Pablo utiliza el lenguaje de “débil” y “fuerte” y advierte de las tentaciones únicas que amenazan con dividir a los cristianos. La tentación de los fuertes será despreciar a los débiles mientras que la tentación de los débiles será condenar a los fuertes. El fuerte puede ver al débil como atrapado por el legalismo y la inmadurez y esto llevará al odio y a la burla. Los débiles verán a los fuertes como libertinos y los condenarán por su comportamiento ilegal. Ambos se distanciarán el uno del otro. La solución de Pablo es doble: Darse la bienvenida el uno al otro y negarse a juzgar.

Cuando te encuentres en un conflicto de rectitud, entiende que la resolución saludable implica la autoconfrontación, no la confrontación de la otra persona. (Lou Priolo dice, “En todo caso, alguna forma de autoconfrontación puede ser para provocar el arrepentimiento por cualquier pensamiento, motivo y actitud egoísta (si no palabras y acciones) que hayan salido a la luz por el conflicto de la diferencia”). Busca deliberadamente a las personas que difieren de ti, conócelas y aprende a expresarles amor. Haz lo mejor para entender cómo han llegado a sus convicciones. Sé consciente de tu tentación de alejarte de las personas que difieren de ti (y agruparte con las personas que están de acuerdo contigo) y rehúsa totalmente juzgar a los demás como piadosos o impíos, maduros o inmaduros, dignos o indignos, sobre la base de la similitud o la diferencia.

Resolviendo conflictos de pecaminosidad

Luego están los conflictos de pecaminosidad en los que un cristiano ha pecado contra el otro. En muchos casos, el mejor curso de acción es pasar por alto la ofensa en el amor (1 Pedro 4:8, Proverbios 10:12). No se trata de pretender que nunca ocurrió, sino de identificarlo como un asunto menor que no necesita ser confrontado. La segunda opción es enfrentarse al pecador, y esto es aconsejable o incluso necesario si el pecado es demasiado hiriente, habitual o significativo como para pasarlo por alto. El propósito de tal confrontación es traer la reconciliación e implica un proceso que comienza informalmente pero puede terminar con la más grave formalidad. Jesús lo expone en Mateo 18.

Paso 1. Habla con la persona que pecó contra ti. “Si tu hermano peca contra ti, ve y dile su falta, entre tú y él solamente. Si te escucha, has ganado a tu hermano” (15). Acércate a esa persona con un espíritu de mansedumbre y humildad, explícale cómo ha pecado y permítele expresar su arrepentimiento. Asegúrate de hacer preguntas aclaratorias en vez de basarte en acusaciones contundentes. Debes estar dispuesto a creer que tal vez no pecó en absoluto y que simplemente malinterpretaste la situación. En la mayoría de los casos, se busca y se extiende el perdón y la cuestión no va más allá.

Permítanme añadir dos consejos aquí. Para los líderes de la iglesia: Algunas de las frases más comunes que los pastores deben pronunciar son: “¿Le has hablado de esto?” o “¿La has confrontado por lo que dijo?” Los líderes pueden ser demasiado rápidos en cortocircuitar este proceso de Cristiano-a-cristiano. Para los miembros de la iglesia: Hay un balance entre confrontar demasiado y confrontar muy poco. La inmadurez o el miedo al hombre puede impedirnos confrontar a los pecadores y buscar la reconciliación.

Muchas relaciones permanecen quebrantadas simplemente porque nadie tuvo el coraje de confrontarlas. Por otro lado, la inmadurez y el orgullo pueden movernos a abordar incluso las cuestiones más pequeñas. Hay un equilibrio que se puede alcanzar buscando el consejo de creyentes más sabios y experimentados. Pero mientras tanto, sepa que es su responsabilidad mantener la discreción y, al menos inicialmente, proteger la reputación de la otra persona. El mejor resultado es cuando el asunto es conocido sólo por ti y la otra persona.

Paso 2. Si la persona no expresa remordimiento o pide perdón después de su enfrentamiento, estás obligado a seguir el segundo paso: “Pero si no escucha, lleva a uno o dos más contigo, para que cada cargo pueda ser establecido por la evidencia de dos o tres testigos” (16). Apele a uno o dos creyentes maduros de la iglesia, explique la situación, y permítales afirmar que has tomado el enfoque correcto en este punto. Debes estar dispuesto a escuchar que la otra persona no pecó o que malinterpretó la situación. Pero si afirman tus acciones, llévalas contigo cuando te acerques a la persona por segunda vez.

Cuando te enfrentes a esa persona, deja claro que estás siguiendo los pasos establecidos en Mateo 18. Una vez más, la esperanza y la expectativa es que la persona busque el perdón y el asunto se cierre. Si la persona sigue sin arrepentirse incluso en este punto, entonces se convierte en un asunto para los miembros y líderes de la iglesia. Puede que estés todavía esté involucrado en la situación, pero la principal responsabilidad pasa de tus manos.

Conclusión

El conflicto entre los creyentes es una triste e inevitable realidad. Si incluso Pablo (el gran Apóstol) y Bernabé (el hijo de consolación) tuvieron un fuerte desacuerdo, entonces ¿cuál es la probabilidad de que vivamos nuestras vidas cristianas ilesas? Sin embargo, el conflicto es una oportunidad para crecer en la gracia, en el carácter, en el amor, en la humildad. Todo comienza con dos simples preguntas: ¿En qué tipo de conflicto estamos? ¿Y qué tenemos que hacer para resolver ese tipo de conflicto?