En la primera parte de esta serie, establecimos una base para entender el liderazgo humano (en general) y el liderazgo masculino (en especifico). Continuamos nuestro estudio ahora mirando cómo los hombres piadosos se involucran en tres áreas de la vida en particular: el trabajo, la Palabra, y su esposa (aquí hay un recurso que despertó algo de este pensamiento para mí en días pasados).

Para entender la conexión única del hombre con el trabajo y la provisión, consideremos juntos Génesis 2:5-7:

Cuando aún no había en la tierra ninguna planta del campo y aún no había brotado ninguna vegetación pequeña del campo, porque el Señor Dios no había hecho llover sobre la tierra, y no había hombre que trabajara la tierra, y una neblina subía de la tierra y regaba toda la faz de la tierra, entonces el Señor Dios formó al hombre del polvo de la tierra y sopló en sus narices el aliento de vida, y el hombre se convirtió en una criatura viviente.

El hombre está hecho de la tierra para trabajarla y hacerla florecer para servir a su bienestar. Se podría decir así: mientras él florece, la creación florece. Y por extensión, al marchitarse, la creación se marchita. A nivel anecdótico, vemos este juego a nuestro alrededor en nuestro mundo. Cuando los hombres viven de forma virtuosa, las mujeres y los niños generalmente prosperan. Cuando los hombres viven en la maldad, las mujeres y los niños generalmente sufren (e incluso se unen a ellos en la maldad).

Ahora nos enfocamos en el hombre y su trabajo. Genesis 2:8-15:

El Señor Dios plantó un jardín en el Edén, en el este, y allí puso al hombre que había formado. Y del suelo hizo brotar todo árbol que fuese agradable a la vista y bueno para comer. El árbol de la vida estaba en medio del jardín, y el árbol del conocimiento del bien y del mal. Un río fluía del Edén para regar el jardín, y allí se dividió y se convirtió en cuatro ríos. El nombre del primero es el Pisón. Es el que recorría toda la tierra de Havilá, donde hay oro. Y el oro de esa tierra es bueno; el bendelio y la piedra de ónice están allí. El nombre del segundo río es el Gihón. Es el que fluía alrededor de toda la tierra de Cus. Y el nombre del tercer río es el Tigris, que fluye al este de Asiria. Y el cuarto río es el Éufrates. El Señor Dios tomó al hombre y lo puso en el jardín del Edén para que lo trabajara y lo guardara.

La naturaleza de trabajo de Dios significa que el trabajo es algo bueno. Y parte de la tarea de tomar el liderazgo de un hombre, de tomar un modelo, es trabajar. Una ética de trabajo saludable es algo varonil, y debe ser fomentada en los hombres jóvenes en una época de postergación.

El jardín está hecho para que el hombre trabaje y lo mantenga. Para trabajar. Es decir, trabajar para crecer y prosperar. Para cultivar, cuidar y construir. No sólo para ser el señor del jardín, sino también para ser el labrador del mismo. Cultivar la tierra, las plantas y el agua y hacerla fructífera. Pero el hombre también debe mantener o proteger lo que logra con su trabajo. Él cuida el jardín manteniéndolo seguro y preservándolo. Así es como se ve su liderazgo de hombre.

Primero, el liderazgo del hombre es trabajo que honra a Dios

En primer lugar, vemos que Dios puso al hombre en el Jardín a trabajar. Dios es un Dios trabajador: “Así que los cielos y la tierra fueron terminados, y todo el ejército de ellos.  Y el séptimo día Dios terminó la obra que había hecho, y descansó el séptimo día de toda la obra que había hecho. 3 Dios bendijo el séptimo día y lo hizo santo, porque en él Dios descansó de toda su obra que había hecho en la creación.” (Gen. 2:1-2)

En segundo lugar, mira la naturaleza de este trabajo. Dios le da al hombre árboles que son “agradables a la vista” con toda esta bella cosecha que lo sustentará mientras trabaja en el Jardín. Pero también le da oro y piedras preciosas que son “buenas” en el sentido de sin defectos y hermosas. No necesita el oro o las piedras preciosas por dinero, pero la idea es que no sólo debe cultivar cosas hermosas, sino que debe construir cosas hermosas para Dios en el Jardín. Así, la comida que cultiva lo sostiene mientras extrae el oro y hace cosas para la gloria de Dios (pensamos en el Templo en este punto).

Hombres, Dios quiere que persigan su hombría en el trabajo de honrar a Dios en cualquier campo que les coloque, así que traigan ese campo bajo su control creciendo y construyendo cosas para Su gloria. Esto podría ser en tu escuela, universidad o lo que sea que te haya dado para hacer. Y Èl se complace con la excelencia y la belleza.  Como la gracia de Dios nos regenera y renueva, debemos preocuparnos por hacer un buen trabajo con los recursos que tenemos.

Entonces, Dios es un Dios trabajador. Dios hizo a los hombres para trabajar. Los hombres están obligados a trabajar. Los hombres están satisfechos cuando trabajan duro y construyen y cultivan cosas para la gloria de Dios. Dios está satisfecho con esa clase de hombre. Dios no se complace con los hombres que son perezosos, que postergan y que pasan el tiempo en actividades tontas. Con las palabras atribuidas a Eric Liddell (¡sin duda en Carrozas de Fuego!), decimos, “Dios me hizo rápido y cuando corro siento su placer”. Ese es el sentimiento. Sentimos el gozo de Dios al cumplir con excelencia el trabajo que nos da con los dones que nos da. Lo hacemos desde una perspectiva de un nuevo pacto por la gracia de Dios que actúa en nosotros, gracia que primero nos salva y gracia que luego transforma nuestra vida cotidiana.

Segundo, el liderazgo del hombre es sujeción a la Palabra de Dios

Y el Señor Dios ordenó al hombre, diciendo: “Puedes comer de todo árbol del jardín, pero del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás, porque el día que comas de él, ciertamente morirás” (Gen. 2:16-17).

El hombre que honra a Dios es un hombre obediente. Un hombre que no puede sentarse bajo la autoridad correcta no es capaz de ejercer la autoridad correcta. El hombre está destinado a vivir en la creación de Dios bajo la ley de Dios. Y miren qué generosa es Su ley. No es mezquina. “Te doy todo menos un árbol. Mira toda esta hermosa cosecha. ¡Y es muy sabrosa! Sólo confía en Mí y muéstrame tu amor por tu obediencia a Mi Palabra.”

Y como un buen padre, Dios le advierte al hombre de las consecuencias. Es una situación de vida o muerte, tanto si sigues Su Palabra como si no. Necesitamos ver que antes de la Caída la Palabra de Dios gobernaba al hombre. Él nos hizo y necesitamos Su Palabra para vivir, para nuestro bien.

El liderazgo de los hombres se ve cuando un hombre se sienta bajo el liderazgo de la Palabra de Dios y ejerce el liderazgo a través de hablar la Palabra de Dios. Esa es la idea implícita en esto porque al hombre se le da inmediatamente la tarea de tomar decisiones: debe nombrar a los animales y luego a su esposa, y transmitirle la ley de Dios. El liderazgo de los hombres significa creer y obedecer la Palabra de Dios y hablar la Palabra de Dios.

Aprendemos mucho sobre el diseño de Dios para un hombre y su esposa al final de Génesis 2:19-25:

Entonces el Señor Dios dijo: “No es bueno que el hombre esté solo; le haré un apoyo adecuado para él”. El Señor Dios había formado de la tierra a todas las bestias del campo y a todas las aves de los cielos y las había traído al hombre para que viera cómo las llamaría. Y todo lo que el hombre llamaba a cada criatura viviente, ese era su nombre. El hombre dio nombres a todo el ganado y a las aves del cielo y a todas las bestias del campo. Pero para Adán no se encontró una ayuda adecuada para él. Entonces el Señor Dios hizo caer un profundo sueño sobre el hombre, y mientras dormía tomó una de sus costillas y cerró su lugar con carne. Y la costilla que el Señor Dios había tomado del hombre la formó en una mujer y la llevó al hombre. Entonces el hombre dijo, “Esto al fin es hueso de mis huesos y la carne de mi carne; se llamará Mujer, porque fue tomada del Hombre”. Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre y se aferrará a su mujer, y se convertirán en una sola carne.Y el hombre y su mujer estaban ambos desnudos y no se avergonzaban.

En primer lugar, vemos que el liderazgo de un hombre implica la toma de decisiones con respecto a su esposa. El hombre ejerce el liderazgo nombrando a los animales y a su esposa. Él es la cabeza de la raza humana. Es la cabeza de su esposa. Ella es una ayudante adecuada para él, no al revés. Decide que la nombrará a ella y no al revés. Así que toma la iniciativa en la toma de decisiones en la relación. Es un hombre decidido, no autoritario, pero un hombre decidido con un plan. Un hombre indeciso sin un plan no es atrayente para una mujer.

En segundo lugar, el liderazgo de un hombre implica la necesidad de buscar una esposa y estar con ella. Deja su familia de donde nacio y comienza una nueva familia con su esposa en una relación de alianza llamada matrimonio. “…un hombre dejará a su padre y a su madre y se mantendrá unido a su esposa.” Los hombres deben ser los encargados de buscar a una mujer. Y la razón por la que dejan el hogar es para encontrar y tomar una esposa y tener hijos.

¿Cuántos jóvenes tienen esto en mente? Si eres un hombre soltero, ¿está esto en tu mente? Parece poco común hablarle a un chico de 15 años sobre lo que quiere ser cuando sea mayor y oírle responder: “Quiero ir en busca de una esposa y criar hijos”. ¡Una frase así suena casi como un cavernícola en nuestros días! Puede que no esté en el enfoque de un hombre joven -probablemente no han tenido a nadie que les anime en este sentido- pero está en el objetivo de Dios para los hombres antes de la Caída desde el principio de los tiempos.

Una nota sobre la soltería. Desde el principio, el matrimonio es la norma bíblica y en el Antiguo Testamento, se consideraba una maldición ser soltero porque no se podía procrear y cumplir la comisión de la creación: así que las viudas, los leprosos, los eunucos y demás habrían tenido una vida muy dura. Pero en el NT el evangelio se difunde, no por la procreación sino por la regeneración. En el NT, por lo tanto, la soltería es buena. Pablo afirma esta verdad en 1 Corintios 7. Un hombre al que se le da el don de la soltería puede servir a Dios con una devoción firme, evitando las dificultades del matrimonio, etc. La iglesia es la familia más grande en la que todos encajan en las relaciones familiares de un género específico. Pablo dice en 1 Timoteo 5 tratar a un hombre anciano como un padre, a una mujer anciana como una madre, a una mujer joven como una hermana.

Pero el matrimonio sigue siendo la norma bíblica y social. La mayoría de la gente todavía se casa. Las sociedades no pueden continuar sin bebés. El matrimonio siempre ha sido la base de la sociedad. Y el teólogo R. Albert Mohler, Jr. ha notado que una proporción sorprendentemente alta de conversiones vienen a través de los hogares cristianos cuando los niños son criados en la instrucción y disciplina del Señor. Así que la familia sigue siendo un enorme medio de evangelización y conversión, si se puede decir así. Para decirlo de manera más fuerte, el matrimonio sigue siendo la columna vertebral de la comunidad del pacto en el período del nuevo pacto. No ha sido reemplazado o pasado de moda por la soltería. El carácter de los ancianos, como un ejemplo, está encarnado en las expectativas normativas por su autoridad y manejo del hogar (1 Tim. 3:1-7).

En tercer lugar, el liderazgo de un hombre implica la dedicación a su esposa. Un hombre debe apegarse a su esposa en el pacto de amor del matrimonio. Debe pasar tiempo con ella y permanecer con ella… no para ser su marido sólo de nombre, sino a través del tiempo que pasa con ella.  Y a través del tiempo que pasa con ella cumpliendo su papel de marido.  Esto significa ejercer el liderazgo en la vida de su esposa. Y se ve de la siguiente manera: Por el poder del Espíritu, debes guardar su corazón, protegerla, nutrirla, guiarla, dirigirla, corregirla si se ha equivocado en cuanto a la Palabra de Dios o si es desobediente a la misma.

Demasiados hombres tienen miedo de tomar este tipo de liderazgo. Es costoso. Requiere valor. Hablaremos de por qué nos alejamos más de esto en el próximo artículo, pero, la pasividad, la mala instrucción y la presión de la cultura como ya se ha mencionado son factores reales. Adán no se dedicó a su esposa de esta manera. No la protegió ni la corrigió cuando la serpiente la estaba tentando, y ella estaba siendo desobediente y se equivocó en cuanto a la Palabra de Dios… y miren lo que pasó. Una mujer quiere un hombre que pueda, por la gracia salvadora y transformadora de Dios, ejercer este tipo de liderazgo en su vida. Se siente segura, amada, provista y florece como la ayuda del hombre.

La palabra “marido” contiene la idea de señorío, esto no es simplemente una posición, sino una función de administración o de manejo de recursos. El hombre es el esposo de su esposa. Está en la posición que debería estar y no necesita disculparse por ello. En cambio, debe asumir con gusto su cargo. Es el esposo del jardín de su corazón por así decirlo (Ef. 5:22-33 y 1 Pd. 3:1-17). El jardín no crece bien si el jardinero anda por ahí siendo amable. Una esposa no florecerá como podría si su marido es perezoso o si convive con ella de forma pasiva y egoísta.

Por lo tanto, hemos visto que la tarea de liderazgo se le da tanto al hombre como a la mujer. Pero hay un liderazgo que el hombre está llamado a ejercer desde la creación, basado en la naturaleza. Y vemos que es el ámbito de la palabra, la Palabra de Dios, y una esposa. Este es un mandato de la creación, hombres.