“pero en caso que me tarde, te escribo para que sepas cómo debe conducirse uno en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios vivo, columna y sostén de la verdad” (1 Tim 3:15).

La iglesia local y universal

¿Qué es la iglesia local? Columna y baluarte de la verdad, donde se enseña la doctrina, la Biblia es la base de enseñanza y fundamento.

Es la iglesia la responsable de impartir discipulado donde se da de todo entrenamiento, equipamiento y de toda consejería.

La iglesia es donde se encuentran los dones necesarios para aconsejar: Hay profesiones externas, como terapistas, coaches pero, es en la iglesia donde se encuentran dones para bendecir al cuerpo de Cristo.

En la iglesia local es una familia, somos conocidas y nos cuidan, tenemos rendición de cuentas. La iglesia es la Familia en la Fe donde hermanos, pastores y líderes son como padres y hermanos que nos cuidan, nos protegen de peligros espirituales y daños físicos. Cada uno con los dones que se les ha dado. Algunos tienen el don de aconsejar, les gusta venir a oír al otro, se conmueven cuando les comparten una historia, lloran, les duele, sienten compasión. Ponen sus dones a servir a sus hermanos y hermanas.

La iglesia es un hospital para los enfermos, los sanos no tienen necesidad de médicos. La iglesia es un hospital con pecadores caídos, en depravación total, creyentes en crisis, llenos de ídolos, hábitos pecaminosos, conductas y carácter donde debe crecer la Santificación progresiva.

Pacientes en Cuidado Intensivo, con problemas difíciles en sus vidas, pero con un Dios de Esperanza que nos enseña que Él es Poderoso para hacer nacer de nuevo, de la nada el creó, Él hizo nacer carne a huesos, Él cambia el corazón de piedra y nos da uno nuevo cuando le recibimos. Él es quien cambia, quien transforma, quien sana nuestras dolencias por la sangre derramada (el bálsamo de Galaad) en el Gólgota.

Es un cuidado y protección para mujeres, un discipulado especifico por un tiempo pactado. Muchas veces esta consejería es un discipulado en un área específica hasta que esa mujer aprenda a superar y vencer o tener victoria sobre algún pecado: sobre la ira, la pereza, la tristeza, la soledad, la amargura, el descontento, la insatisfacción, la queja, la envidia, la murmuración.

Otras veces es un evangelismo porque la mujer que tienes enfrente no conoce al Señor, no ha aceptado a Cristo; pero en el momento que ella tiene esta gran aflicción en su vida, ella no sabe qué hacer, y entonces viene a buscar ayuda. Después de escucharla, puedes llevarla ante el medico divino que sana, ante el juez que quita la culpa, ante el abogado que pagó la fianza y defiende.

Los pastores y ancianos entrenan a los miembros para que ellos hagan la obra del ministerio

¿Cómo se entrenan? Como dice Tito y Timoteo

“Y lo que has oído de mí en la presencia de muchos testigos, eso encarga a hombres fieles que sean capaces de enseñar también a otros” (2 Ti. 2:2).

“Pero en cuanto a ti, enseña lo que está de acuerdo con la sana doctrina: Los ancianos deben ser sobrios, dignos, prudentes, sanos en la fe, en el amor, en la perseverancia. Asimismo, las ancianas deben ser reverentes en su conducta, no calumniadoras ni esclavas de mucho vino. Que enseñen lo bueno, para que puedan instruir a las jóvenes a que amen a sus maridos, a que amen a sus hijos, a que sean prudentes, puras, hacendosas en el hogar, amables, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada. Asimismo, exhorta a los jóvenes a que sean prudentes. Muéstrate en todo como ejemplo de buenas obras, con pureza de doctrina, con dignidad, con palabra sana e irreprochable, a fin de que el adversario se avergüence al no tener nada malo que decir de nosotros” (Tito 2:1-8).

¿Cómo es una mujer madura?

  • Tiene una vida Dios-céntrica.
  • Tiene una vida Biblio-saturada.
  • Tiene una vida Cristo-exaltante.
  • Sumergida en la Palabra.
  • Come y bebe porque tiene hambre y sed de Dios: no inventa respuestas, sino que cita la Escritura. No inventa oraciones, sino que cita la Palabra.
  • Es apasionada por Dios.
  • Es una mujer de oración.
  • Prepara devocionales.
  • Es discreta.
  • Es sabia.

Algunos puntos a recordar

“que tenga testimonio de buenas obras; si ha criado hijos, si ha mostrado hospitalidad a extraños, si ha lavado los pies de los santos, si ha ayudado a los afligidos y si se ha consagrado a toda buena obra” (1 Tim 5:10).

Debemos recordar que estamos tratando con almas que nunca van a morir. Debemos tener cuidado. Debemos entrenarnos, ser guiadas por nuestros líderes o pastores.

Debemos referir cuando desconocemos el tema o preguntar. Debemos reportar a nuestros líderes y ancianos de los casos que nos refieren o de mujeres que nos abordan o preguntan.

No debemos fomentar la centralización de la consejería ni la codependencia en una persona. No debemos dar soluciones, la solución debe obtenerla el aconsejado a través de la Palabra, por sí mismo. Nosotros solo los llevamos a los textos bíblicos.

Nosotras debemos asistir a entrenamientos y capacitaciones. Debemos firmar un compromiso por escrito sobre lo que creo de Dios, de Su Palabra,  teología; debemos expresar un compromiso a no deshacer o destruir los matrimonios, (no saben cuántas mujeres mayores que enseñan: deja a tu esposo, bótalo, no tengas sexo con él, divórciate, etc.).

Debemos cuidar lo que creemos en cuanto al género, o al sexo, al aborto, al matrimonio con no creyentes, solteros, la paternidad. Cuidemos lo que enseñamos en cuanto al divorcio, debemos ser bíblicas y comprometidas a la oración.

Como iglesia, debe haber una posición escrita de lo que creen los líderes, y si estoy de acuerdo con ello.

Orden en la iglesia

No todo es obligación del pastor y de su esposa. Ellos están para discipularnos, debemos crecer y al mismo tiempo; cuando maduramos debemos mentorear, discipular a otra mujer. Ayudemos de acuerdo a nuestros dones (Ef 4:11-12)

¿Aconsejar sin ser estudiante de la Biblia? Imposible

A continuación, enlisto algunas de las actividades que realiza una consejera.

  • Llevar devocional diario.
  • Debe ser estudiante de la Biblia.
  • Asistir a todos los servicios, pues muchas tareas y asignaciones se responderán con la predicación.
  • Hacer lista de oración y orar por sus aconsejados.
  • Escribir un diario los pensamientos que Dios le ilumina cuando lee la Biblia

Necesitamos la Biblia porque sin devocional, sin estudio bíblico, el Espíritu Santo no puede aplicar la Palabra en nosotras ni en aquellos quienes aconsejamos.

La consejería puede ser un lugar para alcanzar a los que no conocen al Señor

El pastor junto a los líderes debe asignar días a la semana para ganar incrédulos, ir y dar estudio bíblico, dar mentoría sobre lo importante que es la Consejería bíblica en la iglesia y aplicarla correctamente.

Es necesario entender lo importante que es estudiar la Biblia para que no sea un consejo superficial.

Debemos concientizar a los aconsejados que deben tener paciencia y esperar la asignación de una consejera y cuidarse de la queja o amargura, de la murmuración al sentir que no la atienden o que no hay consejería.

La consejería bíblica no es superficial, es un caminar con los aconsejados dando seguimiento durante varias sesiones dependiendo del Espíritu Santo y confiando en que el Señor está perfeccionando la obra que inició en ellos.

Artículo anteriorUna perspectiva cristiana sobre al igualdad de los sexos
Artículo siguienteEl impacto de tu vida en 1400 años
Vilma Mata de Méndez
Vilma Mata de Méndez, es consejera Biblica, entrenada por Faith Biblical Counseling y maestra de Estudios Bíblicos. Tiene un certificado Estudio de mujeres de AACC. La salvó el Señor en sus años de universidad cuando estudiaba Arquitectura. Está casada hace 32 años con el pastor Luis Méndez, tienen tres hijos, dos casadas. Sirvieron 11 años en Minneapolis, Minnesota bajo el ministerio del pastor John Piper, donde tomó clases de Fundamentos de Teología. Hoy día sirven en el Ministerio JUNTOS y Unidos, @juntosyunidos donde entrenan a parejas por medio de vídeos, y a consejeros bíblicos. Son miembros de la Iglesia Bautista Internacional. Sirven a los jugadores de béisbol y a sus esposas en MLB en Arizona, lugar donde residen.