Nota editorial: Este artículo pertenece a una serie titulada Proyecto Reforma, 31 publicaciones de personajes que fueron instrumentos de Dios durante la Reforma Protestante. Puedes leer todos los artículos aquí


Lo primero que deberíamos hacer es resolver el asunto de su nombre. No tropecemos en ello. Si viviera entre nosotros hoy en Norteamérica lo llamaríamos John Houselamp. Su primer nombre en alemán era Hussgen, el cual John mismo encontró en griego, lo cual era común en su época.

En este breve resumen sobre la contribución de este talentoso hombre a la gran Reforma, quizás deberíamos llamarlo simplemente John.

“He perdido al monje”

John nació en Alemania en 1482, diez años antes de que Cristobal Colón navegara el océano. Mientras que Calvino es asociado con Ginebra, Brucer con Estrasburgo y Lutero con Wittenberg, John Oecolampadius lo es con Basilea. John perteneció al grupo de humanistas eruditos entrenados en griego, latín y hebreo y para el año 1515, había alcanzado el puesto de predicador en la catedral de Basilea.

Mientras estaba en Basilea, John trabajó como asistente de Erasmo en su proyecto de la primera edición del Nuevo Testamento en griego, en el que John escribió el epílogo. John fue un humanista erudito que se incursionó a la Reforma mientras que Erasmo era un humanista erudito que se mantuvo en la comunión romana. Este fue tiempo de agitación espiritual para John que lo llevó a convertirse en monje. Sin embargo, pronto decidió que no estaba en lo correcto al decir “He perdido al monje y he encontrado al cristiano”

Un coro alemán

John abandonó Basilea por un tiempo pero regresó en 1522 cuando asumió un cargo en la Universidad de Basilea. John fue un participante académico y efectivo en varias disputas, la cual era una forma en la que tomaba decisiones, y como resultado, los líderes de Basilea decidieron unirse a la Reforma. La misa fue abandonada en Basilea para el año 1529.

Este fue tiempo de una genuina aceleración espiritual, como lo demostró el siguiente acontecimiento:

Alrededor de aquel tiempo, Dios honró a Oecolampadius y a su iglesia con algo espectacular. Normalmente, un coro daba respuestas cortas en latín durante varios momentos durante el servicio de alabanza. No obstante, en el domingo santo, la congregación en St. Martin cantó espontáneamente en alemán durante el servicio. Nada como esto había ocurrido en algún otro lugar. El consejo prohibió inmediatamente el coro en alemán pero la congregación continuó cantando en alemán. (Reformer of Basel, 19-20)

Matrimonio y controversia

Un detalle interesante es el de la decisión de John de casarse en 1528. Su esposa era una viuda llamada Wibrandis quien, después de la muerte de John, se casó con otro líder de la Reforma: Wolfang Capito. Nuevamente, al morir Capito se casó con otro reformador: Martin Bucer. Por supuesto que estas cosas suceden, pero no tan seguido.

En el tema de la Cena del Señor, el mundo reformista estaba dividido entre las mentalidades de los luteranos, calvinistas y zwinglianos. Los luteranos se adherían a la presencia física de Cristo en la Cena, mientras que los calvinistas a su presencia espiritual y los zwinglianos a una posición memoralista.

Basilea queda a tan solo a 54 millas de Zurich, donde ministraba Zwinglio. John se acercó a Ulrico Zwinglio para trabajar a su lado y llegó a ocupar el puesto de Zwinglio en la cena del Señor. En 1529, John participó en el Coloquio de Marburgo junto con Zwinglio, Lutero, Bucer, Melanhthon y otros en el intento frustrado por alcanzar la unidad protestante sobre la Cena del Señor.

Cuando Zwinglio fue asesinado en la batalla en 1531, John recibió la noticia difícilmente y murió poco tiempo después.