Estoy segura de que la mayoría de ustedes habrá visto al menos un episodio del éxito de la TV en los 90, “Friends” (amigos). Para aquellos de ustedes que no lo han visto, se trata de un grupo de seis amigos que básicamente hacen todo juntos; cuatro de seis viven juntos, están constantemente entrando y saliendo de los apartamentos de los otros, se cuentan todo, comen juntos, salen juntos, van a eventos deportivos juntos, se apoyan unos a otros en las buenas y en las malas, conocen a los padres de los otros, se van de vacaciones juntos, etc.

La cortina musical se llamaba “I’ll Be There For You” (Estaré ahí para ti). Y lo estaban. Este programa de TV era muy popular y aún es transmitido en algunos canales de cable hoy en día.

Una cultura sin amigos

¿Por qué era tan popular? Bueno, David Schwimmer, uno de los actores, dijo: “Es una fantasía para muchas personas tener un grupo de amigos que se convierten en familia”. Esta idea de que esto sea una fantasía fue respaldada por una encuesta recientemente hecha por Relate. Descubrieron que casi 7 millones de adultos en el Reino Unido, más de 1 en 8 (13 %) de nosotros informamos no tener amigos cercanos. Esto ha aumentado de 1 en 10 cuando la misma pregunta fue hecha en 2014 y 2015. Cuando lo particionaron en regiones, el 14 % de la población en Escocia dijo que no tenía amigos cercanos.

Casi la mitad de los adultos (45 %) dijo que se sentían solos al menos algunas veces y el 18 % dijo que se sentían solos a menudo o todo el tiempo. El jefe ejecutivo de Relate, Chris Sherwood dijo:

A menudo se dice que deberíamos ser capaces de contar a nuestros verdaderos amigos con una mano, pero es preocupante que tanta gente sienta que no tiene ni un solo amigo en el que pueda confiar. Hacer amigos y mantenerlos no siempre es sencillo: puede tomar tiempo y esfuerzo que no siempre tenemos de más. La vida puede continuar a medida que hacemos malabares entre nuestras carreras y la vida familiar, y puede parecer como que el número de amigos en las redes sociales es grande, pero, ¿cómo es realmente la calidad de aquellas amistades? Las relaciones sociales son esenciales para nuestra salud y bienestar. No debemos darlas por sentado. Las personas necesitan apoyo para ser capaces de nutrir amistades personales y sentirse parte de una comunidad.

Loneliness Rising (La soledad en incremento)

Es 2,5 veces más probable que las personas que no tienen amigos cercanos digan que se sienten tristes, deprimidos, o desesperanzados, ya sea a menudo o todo el tiempo, que aquellas personas con cuatro o más amigos cercanos. Quienes informaron que sus amistades son “muy buenas” son dos veces más propensos a sentirse bien acerca de sí mismos a menudo o todo el tiempo que las personas que dijeron que sus relaciones eran “normales”.

En contraste con las percepciones de muchas personas, los más jóvenes fueron más propensos a informar sentirse solos más que las personas mayores. Casi el 65 % de personas entre 16 y 24 años de edad dijo que se sienten solos al menos parte del tiempo y casi el 32 % se sienten solos a menudo o todo el tiempo. Entre las personas de 65 o más años de edad, sin embargo, el 32 % dijo que se sienten solos al menos algunas veces y el 11 % se sienten solos a menudo o todo el tiempo.

Hechos para las relaciones

Entonces, ¿qué nos dicen esas estadísticas? Bueno, lo más obvio es que las amistades son útiles para nosotros en distintos niveles. Como cristianos, esto no debería ser una sorpresa para nosotros porque sabemos que fuimos creados por un Dios relacional. Él se encuentra en constante relación dentro de la Trinidad y ha hecho a los humanos para que reflejen eso.

Si miramos atrás en el relato de la creación, Adán y Eva disfrutaban una relación perfecta con Dios. Tenían una perfecta relación el uno con el otro y con su Creador. Sabemos que el Señor caminaba en el jardín con ellos también. Así es como Dios planeó que fueran nuestras relaciones. Adán fue creado para estar en perfecta relación con el Dios Todopoderoso y con Eva.

Sin embargo, como bien ya sabemos, el pecado arruinó estas relaciones. No solo ha corrompido nuestra relación con nuestro Creador, sino también nuestras relaciones con los demás. Pero si miras rápidamente en el Antiguo Testamento, verás que Dios llama a aquellos que le pertenecen a Él “amigos”. En Éxodo 33:11 leemos que “acostumbraba hablar el Señor con Moisés cara a cara, como habla un hombre con su amigo”. En Isaías 41:8 leemos que Abraham es referido como un amigo. Dios, entonces, aún quiere tener una relación con su creación.

Vaughan Roberts en su libro llamado “True Friendship” (Verdadera amistad) dice: “La amistad no es un agregado opcional, sino que es esencial para nuestra humanidad provista por Dios”. Entonces las amistades son ineludibles en nuestras vidas. Pueden ser buenas o malas, pero serán parte de nuestra vida. Al pensar en este tema, creo que uno de los mejores lugares para ir en la Biblia es Proverbios. Proverbios tiene mucho para decir acerca de la amistad y cómo deberíamos dirigir esta parte de nuestra vida de forma santa y bíblica. El principio básico para el libro entero se encuentra en Proverbios 1:7 “El temor del Señor es el principio de la sabiduría”.

La vida se muestra como un viaje en el libro y manifiesta que siempre hay dos caminos que podemos escoger: la sabiduría o la insensatez. Nos anima a tener buenos amigos que necesitaremos durante el camino, aquellos que nos estimularán y ayudarán a tomar decisiones sabias. Proverbios 27:17 dice: “El hierro con hierro se afila, y un hombre aguza a otro”.