¡Tuve una idea! ¿Qué tal si cambio el contenido de este sitio Pueblo Reformado y lo convierto en el chisme, el tabloide, del mundo reformado? Esta es la verdad: Nunca me quedaría sin gente para discutir y evaluar. La semana pasada recibí correos electrónicos y llamadas telefónicas sobre al menos cinco temas de gente pública y activa, temas de celebridades, sobre los que podría escribir. Y esos son sólo los que puedo recordar una semana después. No voy a cambiar de contenido, por supuesto, pero el punto es que podría haber un sitio dedicado sólo a los chismes y a las noticias de la gente que se refieren a nuestro pequeño rincón del mundo cristiano. Lo peor de todo es que creo que la gente podría leerlo.

Pero espera. Tal vez no sea tan sencillo. La Biblia ofrece estrictas advertencias contra la intromisión y el chisme. Advierte contra meter las narices en asuntos que no nos conciernen. Al mismo tiempo nos asigna a cada uno la responsabilidad de proteger a los demás, de advertirles sobre aquellos que podrían perjudicarlos o llevarlos por mal camino. Hay momentos en los que puedo o debo hablar.

Hay una aparente fricción aquí, una tensión entre los extremos de emitir una opinión sobre cada asunto y una falta de voluntad de hablar sobre cualquier asunto en particular. ¿Cuándo debemos quedarnos fuera y cuándo debemos entrar? ¿Cuándo debo quedarme fuera y cuándo debo entrar, con la plataforma que se me ha dado?

 

5 Deseos

A medida que he considerado cuándo puedo o debo hablar, he acudido en busca de ayuda y he descubierto cinco deseos piadosos que debo poseer cuando se trata de hablar de otras personas (véase Denny Burk para más información).

Desea la paz. Romanos 12:18 nos exhorta a estar en paz con todos los hombres. Siempre que sea posible, debemos evitar la controversia y las disputas en favor de la paz. Necesito examinarme para ver si estoy usando un asunto por motivos nobles o no,y si tengo ese buen deseo de estar en paz.

Deseo de Proteger. Es mi deber con mis  hermanos y hermanas protegerlos del error u otro tipo de peligro, y advertirles cuando no lo vean.

Desear arrepentirse. Mi propósito final al escribir sobre asuntos controversiales no debería ser el exponerla, sino el arrepentimiento de la persona que está en el error. Incluso Pablo le pidió a Timoteo que ordenara a los falsos maestros a no enseñar doctrinas extrañas, le dijo que el objetivo de todo esto era producir en los falsos maestros “el amor que procede de un corazón puro, de una buena conciencia y de una fe sincera” (1 Tim. 1:5). El propósito no es ganar una batalla, sino apelar al cambio.

Deseo usar la controversia con cuidado. La controversia genera visitantes y, en Internet, los visitantes son divisas. Necesito estar seguro de que no estoy usando la desgracia de otra persona con la finalidad de promoverme. Debería ser conocido por quién soy y para lo que estoy, no por quién y contra qué estoy.

Deseo silenciar a los impenitentes. Incluso cuando abordo un tema, deseo callar al impenitente en lugar de elevar su plataforma. Debería intentar escribir de tal manera que su perfil se vea disminuido en lugar de ampliado.

Permítanme hacer una pausa por un momento aquí. Una de las experiencias que dieron forma a mis primeros días como bloguero fue cuando el publicista de un muy conocido autor no cristiano se puso en contacto conmigo para preguntarme si podía hacer una reseña del último libro de este hombre. Cuando presioné y pregunté por qué, me fue claro que las críticas negativas de los cristianos serían útiles para generar ventas. Lección aprendida: Ninguna publicidad es mala publicidad. Una cosa que he observado recientemente es que podemos colocar a las personas en la difícil posición de que se les diga que si no hablan de un tema, es una prueba de que son cómplices de él. Sin embargo, puede ser que ellos estén tan indignados como nosotros lo estamos, pero creen que su voz empeorará el problema en lugar de mejorarlo. Quizás tengan razón.

 

5 Requisitos

Mientras pensaba en estos deseos, me he limitado a cinco requisitos para ayudar a determinar cuándo hablar y si debo hablar. Busco una combinación de habilidad y responsabilidad, de poder y deber. Las dos grandes preguntas que hago son: “¿Puedo hablar de este tema de una manera que sea útil?” y “¿Debo hablar de este tema?” Aquí hay cinco requisitos que considero:

Relación. Si tengo una relación con la persona involucrada, tengo una mayor responsabilidad de hablar sobre el tema porque tengo una mayor capacidad para hablar con eficacia. Hay un mayor deber porque hay un mayor poder. Si la persona es un amigo y tenemos una relación establecida, puedo hablar de una manera mucho más útil y más precisa que si se trata de una simple foto en la parte posterior de un libro. Cuando sea posible, debo hablar con él antes de hablar de él.

Autoridad. Mi capacidad y responsabilidad aumentan cuando tengo algún tipo de autoridad sobre la persona en cuestión. Si es un miembro de mi familia o un miembro de mi iglesia, hay un mayor poder y un mayor deber que si no hay una dimensión de autoridad en nuestra relación.

Cercanía. Mi habilidad y responsabilidad aumentan cuando tengo cercanía con la persona. Esto puede ser una cercanía geográfica, pero en un mundo digital es más probable que venga a través de relaciones tribales u otras agrupaciones relacionadas. Tanto el “puede” como el “debe” aumentan donde nuestros círculos se entrelazan o donde nuestra voz llega al mismo tipo de persona.

Contribución. La capacidad y la responsabilidad aumentan cuando tengo algo que decir que puede ser útil y puede hacer una contribución única. A veces simplemente no tengo nada útil que decir, y sé que sólo respondería por el deseo de chismorrear, o atraer visitantes, o retener a los críticos.

Urgencia. Mi capacidad y responsabilidad aumentan cuando los errores o acciones de la persona requieren una respuesta urgente. Si una persona ha apostado de tal manera que ahora está enseñando herejía de alto rango, hay un mayor deber en el asunto. Si una persona está exponiendo a otros en riesgo en cuerpo o alma, tengo una responsabilidad mucho mayor de hablar en alto y con valentía que si sencillamente está siendo imprudente o haciendo cosas que no son recomendables. Estos son los cinco requisitos que intento aplicar de forma impecable, sin duda basados en cinco deseos que creo que la Biblia recomienda.

Artículo anteriorEl orgullo y humildad en la ética reformada de Herman Bavinck
Artículo siguienteQuiero lo que ella tiene
Avatar
Tim Challies es uno de los blogueros cristianos más leídos en los Estados Unidos y cuyo Blog ( challies.com ) ha publicado contenido de sana doctrina por mas de 6000 días consecutivos. Tim es esposo de Aileen, padre de dos niñas adolescentes y un hijo que espera en el cielo. Adora y sirve como pastor en la Iglesia Grace Fellowship en Toronto, Ontario, donde principalmente trabaja con mentoría y discipulado.