Lo admito: uso una Biblia electrónica. Mejor dicho, utilizo un dispositivo electrónico que tiene instalada una aplicación de la Biblia. Hace varios años guardé mi Biblia impresa y empecé a usar Logos en mi iPad. Hay muchas cosas que me gustan de esto: me encanta la comodidad de poder tener mi Biblia conmigo en cualquier momento; me gusta la facilidad de necesitar un solo toque para pasar de mi plan de lectura bíblica a mi Biblia; me gusta la capacidad de poder sincronizar mis notas y pasajes subrayados entre los diferentes dispositivos. Hay muchos beneficios.

Sin embargo, en este año que me ha tocado viajar por todo el mundo para ese proyecto de historia de la iglesia al que he llamado EPIC (ÉPICO), he sentido el desafío a volver a una Biblia impresa. ¿Cuál es el mejor argumento? En lugar de decírtelo, déjame demostrártelo.

George Müller

Hace un par de semanas visité Müller House (la casa de Müller) en Bristol, Inglaterra. Entre su colección se encuentra una de las Biblias de George Müller. Tiene muchas anotaciones, especialmente en la sección entre el Antiguo y el Nuevo Testamento, donde parece haber bosquejado un sermón. Había algo en la lectura de su Biblia que me conmovió, especialmente cuando leí Santiago 1:27, un versículo que debe haber sido muy valioso para él.

Amy Carmichael

A principios de año estuve en Irlanda del Norte y tuve acceso a la Biblia de Amy Carmichael. Fue un gozo leer algunas de sus notas, descifrar sus constantes anotaciones y ver qué partes de su Biblia valoraba más.

Guillermo Carey

Durante mi viaje a Inglaterra, y en preparación para un viaje a la India, pasé un tiempo en una de las bibliotecas de la Universidad de Oxford que alberga algunas de las pertenencias de Guillermo Carey. Y, por supuesto, tienen una de sus Biblias, guardada en una caja hecha con su mesa de trabajo de zapatero. Esta fue la Biblia que estudió cuando era joven, mientras aprendía a entender y predicar la Palabra. Fue especialmente interesante ver cuáles secciones mostraban evidencia de uso intensivo y cuáles no.

Esta es otra de sus Biblias de un período posterior en su vida.

Entonces, ¿cuál es el argumento para continuar usando una Biblia impresa? Te permite dejar un vínculo tangible con tu fe. Cuando hayas corrido tu carrera y recibido tu recompensa, tu Biblia perdurará como un testimonio de tus intereses, de tu carácter y, en última instancia, de tu profesión cristiana. Me han recordado lo preciosas que son estas viejas Biblias. Ha sido un honor verlas y me han hecho considerar la belleza y el valor de dejarlas atrás. Esto es algo que simplemente no puedo hacer con mi aplicación y mi tableta.

(Lo mismo es cierto, en menor grado, con otros documentos clave. Por ejemplo, estas son las actas de la reunión en la que se fundó la Sociedad Misionera Bautista. Esa organización sería usada para enviar misioneros por todo el mundo y salvar una gran cantidad de almas. Y todo empezó aquí mismo, en la portada de este pequeño diario. ¡Es un tesoro!).

 

Este artículo se publicó originalmente en inglés en

The Best Argument for Using a Printed Bible

Artículo anteriorDios hace la guerra con las palabras del Evangelio
Artículo siguienteUna estrategia única
Tim Challies es uno de los blogueros cristianos más leídos en los Estados Unidos y cuyo Blog ( challies.com ) ha publicado contenido de sana doctrina por mas de 6000 días consecutivos. Tim es esposo de Aileen, padre de dos niñas adolescentes y un hijo que espera en el cielo. Adora y sirve como pastor en la Iglesia Grace Fellowship en Toronto, Ontario, donde principalmente trabaja con mentoría y discipulado.