1. Un pacto se puede definir como una relación elegida en la que dos partes hacen promesas vinculantes entre sí

Un pacto debe distinguirse de un contrato porque este es una relación personal en la que las personas entran voluntariamente. La definición de pacto aquí es bastante amplia, pero eso se debe a que hay muchos tipos diferentes de pactos en las Escrituras. El matrimonio es una buena ilustración de un pacto, ya que un hombre y una mujer eligen entablar una relación entre ellos y hacerse promesas. No todos los pactos eran iguales en el mundo antiguo. En algunos pactos, una persona con más autoridad hace un pacto con aquellos que tienen menos autoridad y poder. Tal fue el caso cuando un rey hace una relación con sus súbditos.

2. Los pactos son la columna vertebral de la historia bíblica

Peter Gentry y Stephen Wellum han argumentado que los pactos desarrollan la historia de la Biblia en su libro Kingdom Through Covenant: A Biblical-Theological Understanding of the Covenants (El Reino a través del Pacto: Un entendimiento Bíblico-Teológico de los Pactos), y están en lo correcto. Si uno comprende cómo funcionan los pactos en la Biblia, tendrá una buena idea de cómo la Biblia encaja. Si vemos el panorama general en las Escrituras, haremos un mejor trabajo al interpretar los detalles, y el pacto juega un papel fundamental al ver el panorama general.

3. Los pactos no deben recibir definiciones limitadas que no se ajustan a cada pacto en las Escrituras

Algunos estudiosos han dicho que los pactos siempre presuponen una relación ya existente. La historia gabaonita muestra que este no es el caso, ya que Israel no tuvo ninguna relación con los gabaonitas antes de hacer un pacto con ellos (Jos. 9:3–27). Además, algunos dicen que todos los pactos se promulgan con sangre, pero esto no es cierto para el pacto matrimonial o el pacto entre Jonatán y David (1 Sam. 18:1–4). Tampoco hay evidencia de un sacrificio en la inauguración del pacto del Señor con David (2 Samuel 7). Necesitamos distinguir, cuando hablamos de pactos, aquello que a menudo es cierto y aquello que siempre es el caso.

La promesa de la bendición universal se cumple plena y finalmente en Jesucristo.

4. Los pactos tienen elementos tanto condicionales como incondicionales

Dado que los socios del pacto se obligan unos a otros con promesas y se amenazan a sí mismos si desobedecen, no nos sorprende saber que prácticamente todos los pactos tienen elementos tanto condicionales como incondicionales. Hay condiciones en el pacto con Israel hecho en el Sinaí. Algunos estudiosos dicen que el pacto con Abraham y David son incondicionales, pero cuando miramos el texto con cuidado, las condiciones están presentes (por ejemplo, Gn. 17; 2 Sam. 7:14). Lo que debe investigarse es cómo los elementos condicionales e incondicionales se relacionan entre sí. Sin embargo, el principio enunciado aquí también tiene excepciones. El pacto con Noé, por ejemplo, parece ser incondicional.

5. El pacto con Adán o de creación, es el primero que existe

Algunos estudiosos dudan de si hubo un pacto con Adán, pero tenemos buenas razones para ver un pacto en la creación. Aunque falta la palabra pacto, los elementos de una relación de pacto están presentes. La palabra pacto no necesita estar presente para que exista un pacto ya que el término pacto no se encuentra en la inauguración del pacto davídico. La afirmación de que todos los pactos son redentores no se confirma por el uso del término en las Escrituras. Los elementos de un pacto estuvieron presentes en la creación, porque se prometió bendición por la obediencia y maldición por la desobediencia.

6. El pacto con Noé no es redentor, pero es necesario que el plan redentor de Dios se lleve a cabo

El pacto con Noé es un pacto de preservación que significa un nuevo comienzo para los seres humanos y la continuación de la vida en la tierra hasta el tiempo del fin. En muchos sentidos, reprende el pacto de creación. A pesar de la profundidad de la maldad humana, los seres humanos todavía están hechos a la imagen de Dios, y Dios continúa bendiciéndolos ya que son fructíferos y se multiplican en la tierra. El diluvio da testimonio de lo que los seres humanos merecen a causa de la iniquidad, y es un tipo de juicio final por venir (Mt. 24:36–41; 2 Pd. 2: 5). El arco en las nubes, el signo del pacto, testifica que Dios ha retirado sus armas de guerra, que preservará el mundo hasta que se realice la redención.

7. El pacto con Abraham juega un papel central en la historia bíblica

Dios le prometió a Abraham descendencia, tierra y bendición universal. La promesa a Abraham encuentra su culminación en Jesucristo como el verdadero hijo de Abraham (Gal. 3:16). Todos los que pertenecen a Jesucristo por fe son hijos de Abraham. La promesa de la tierra se cumplió cuando Israel poseía Canaán bajo el liderazgo de Josué y Salomón, pero Israel perdió la tierra y se exilió por el pecado. La promesa de la tierra se realizó prolepticamente en la resurrección de Jesucristo, porque su resurrección representa la llegada de la nueva creación, y encontrará su cumplimiento final en la nueva creación, el nuevo templo sobre el cual reinarán Dios y el Cordero (Ap. 21:1-22: 5). La promesa de la bendición universal se cumple plena y finalmente en Jesucristo a través de la cual personas de todas las lenguas, tribus, personas son incluidas en la familia de Abraham.

8. El pacto con Israel o pacto en el Monte Sinaí, es un pacto temporal

El pacto con Israel estaba lleno de gracia, porque el Señor liberó a Su pueblo de la esclavitud egipcia. El pacto también se modeló según los tratados soberano-vasallos del antiguo Cercano Oriente. Se prometieron bendiciones por la obediencia y maldiciones por la desobediencia. Israel no cumplió con las estipulaciones del pacto, resumidas en los Diez Mandamientos y como resultado fue enviado al exilio. Los profetas declararon que, por las demandas del pacto, que detallaban la violación de Israel del pacto, el juicio se acercaba. El pacto con Israel tenía una obsolescencia incorporada y se centró en Israel como nación; no transformó el corazón de aquellos que escucharon las demandas del pacto.

9. El pacto con David cumple pactos anteriores

El pacto con David se mantiene en continuidad con los pactos anteriores. El gobierno sobre el mundo originalmente dado a Adán se realizaría a través de un rey davídico. Las promesas de descendencia, tierra y bendiciones dadas a Abraham se asegurarían a través del gobernante davídico. De manera similar, las bendiciones prometidas en el pacto mosaico se harían realidad bajo los fieles reyes davídicos, pero si se alejaban del Señor, vendrían las maldiciones. A pesar de los elementos condicionales, el pacto con David fue en última instancia incondicional. Dios garantizó un rey davídico en el trono, pero la promesa del pacto solo la cumpliría un rey obediente, y el Nuevo Testamento afirma que esta persona es Jesús de Nazaret. Como Hijo de David, ahora reina a la diestra de Dios y vendrá de nuevo para consumar Su reinado.

10. El Nuevo Pacto es el clímax de todos los pactos de Dios

El Nuevo Pacto representa la culminación de la obra salvadora de Dios entre Su pueblo. Dios regenera a Su pueblo por Su Espíritu y renueva sus corazones para que lo obedezcan. La base para tal renovación es la cruz y la resurrección de Jesucristo, porque con Su muerte expiatoria y resurrección se logra el perdón completo de los pecados. Por lo tanto, se obtiene un acceso nuevo y audaz a Dios que no estaba disponible en el antiguo pacto. El pacto con Israel ha pasado, y ahora la promesa se cumple en el Israel restaurado, que consiste en judíos y gentiles. Todas las promesas hechas a Abraham y David se cumplen en el Nuevo Pacto.