Es la conversación con los miembros de la iglesia que todo pastor teme, pero que inevitablemente llega a todo hombre que ha pastoreado un rebaño local: “Pastor, necesitamos reunirnos contigo y discutir nuestro futuro en la iglesia. Hemos estado orando para cambiar nuestra membresía a otra iglesia”. Naturalmente, se hace la inevitable pregunta: “¿Por qué?”. Las respuestas son tan variadas como la variedad que se encuentra en los miembros de la iglesia, que van desde “la iglesia de la esquina tiene más que ofrecer a mis jóvenes/hijos” a “simplemente ya no encontramos las cosas interesantes aquí”, o lo más preocupante, “nos encantas tú y tu predicación, pastor, pero realmente no nos gusta esta iglesia”.

Hay ciertamente razones legítimas para dejar una iglesia y, tristemente, a veces se hace necesario o incluso un deber encontrar un lugar bíblicamente más fiel. A veces, las iglesias se arruinan teológica o moralmente, dejando a un creyente sano sin opción. Pero parece que en nuestra cultura evangélica auto intoxicada e impulsada por el consumo, lo que a menudo se denomina “cambio de iglesia” parece haber alcanzado una virtual epidemia. Hay una serie de razones para esta realidad con el analfabetismo bíblico, la pérdida de una eclesiología robusta, un disgusto por la autoridad, la desaparición de la disciplina de la iglesia y la decadencia de la membresía significativa de la iglesia que ocupan un lugar destacado.

¿Cuándo se debe abandonar una iglesia? Creo que es útil pensar primero en una serie de razones para no dejar una iglesia. He aquí algunas razones ilegítimas para dejar una iglesia, razones que he escuchado a lo largo de los años:

Porque nuestros hijos quieren ir a otra iglesia. Los miembros más inmaduros espiritualmente (presuntamente) de la familia no deberían tomar por sí solos la decisión más importante a la que se enfrenta una familia. Esta es quizás la razón más común que he escuchado para que la gente deje una iglesia, la que encuentro profundamente preocupante.

Porque aquí no hay mucha gente de mi edad. Se supone que el lugar de Cristo debe reflejar la cultura, que está formada por una diversidad de edades y orígenes. La iglesia no es un club social, sino la reunión de pecadores salvados por la gracia. El mundo debería estar en contradicción para comprender la iglesia. Debería preguntarse: “¿Qué es lo que reúne a un conjunto tan diverso de personas en un vínculo de amor tan estrecho?”.

Porque no me gusta la música. La pregunta contemporánea/tradicional suele ser errónea, en mi opinión. Más importante es la pregunta: ¿Cuál es el contenido de las canciones que se cantan? ¿Está la iglesia cantando buena teología? La melodía y el texto deben encajar el uno con el otro, pero me parece que este debate suele caer en el terreno generacional.

Porque los sermones del pastor son demasiado largos. La predicación es el acto central del culto cristiano y debería recibir la mayor parte del tiempo.

Porque hay muchos pecadores en la iglesia. Como dijo Lutero, los seguidores de Cristo son simul iustis et peccator, esto es, simultáneamente santos y pecadores. La iglesia local es un hospital para enfermos. Obviamente, hay una seria enfermedad cuando se tolera el pecado abierto, libertino y no confesado, pero eso no es lo que tengo en mente aquí.

Porque el pastor no hace las cosas como las hacíamos en 19__ o 20__ (añade tu año favorito). La tradición puede ser útil, pero el tradicionalismo es donde las iglesias van a morir miles de veces.

Porque aquí no tienen un buen programa para jóvenes/niños. Los padres son los cuidadores espirituales de los niños. La iglesia debe simplemente reforzar las verdades bíblicas enseñadas en el hogar. Ningún programa de la iglesia pastoreará adecuadamente a nuestros hijos; ese es el llamado de los padres, particularmente de los papás.

Porque la adoración/predicación es aburrida. El objetivo de la adoración es la gloria de Dios, no nuestra diversión.

Porque tienen/no tienen escuela dominical. Me doy cuenta de que muchos miembros de la unidad familiar no estarán de acuerdo conmigo, pero quiero argumentar respetuosamente que el Evangelio y la verdad teológica, no las convicciones secundarias, son el punto de unión apropiado para una iglesia local.

Esas son razones inválidas para dejar una iglesia y hay docenas más. Pero llega un momento en que buscar un nuevo hogar en una iglesia es una consideración legítima. Entonces, ¿cuándo se debe dejar una iglesia? John MacArthur es útil en este punto. Él aconseja (y proporciona una justificación bíblica) que debes considerar dejar una iglesia si:

  1. Se enseña desde el púlpito una herejía sobre alguna verdad fundamental (Gálatas 1:7-9).
  2. Los líderes de la iglesia toleran una doctrina seriamente errada de parte de cualquiera a quien se le haya dado autoridad para enseñar en la comunidad (Rom. 16:17).
  3. La iglesia se caracteriza por un descuido injustificado de las Escrituras, como la negativa a disciplinar a los miembros que pecan descaradamente (1 Cor. 5:1-7).
  4. Se tolera la vida impía en la iglesia (1 Cor. 5:9-11).
  5. La iglesia está seriamente fuera del modelo bíblico para la iglesia (2 Tesalonicenses 3:6, 14).
  6. La iglesia está marcada por una gran hipocresía, dando un servicio de palabra al cristianismo bíblico, pero negándose a reconocer su verdadero poder (2 Tim. 3:5).

Cuando los miembros o amigos han hablado conmigo sobre dejar una iglesia a lo largo de los años, normalmente les he aconsejado que se queden y sean una referencia amable y que eviten agravar los problemas de su lugar. Tanto entrar en una iglesia como dejarla es un asunto serio, del que los implicados tendrán que dar cuenta ante Dios. Incluso si queda claro que dejarla es lo mejor para nosotros o nuestra familia, nuestra actitud debe ser corregida y humilde en el camino.

Este artículo se publicó originalmente en Founders.

Artículo anteriorEl honor de uno es la vergüenza de otro
Artículo siguienteSeñor, protégeme de mi incredulidad
Jeff es editor principal de The Gospel Coalition. Nacido en Blairsville, Georgia, Jeff tiene una licenciatura en periodismo de la Universidad de Georgia, un Master en Divinidades en estudios bíblicos y teológicos y un Ph.D. en la teología histórica con un énfasis en la historia Bautista del Southern Baptist Theological Seminary, Louisville, Kentucky. Él es pastor de la Iglesia de la Nueva Ciudad en Louisville, KY. Jeff y su esposa Lisa han estado casados durante 19 años y tienen cuatro hijos.