Cuando hablo de la naturaleza de la fe salvadora, comparto el celo protestante y reformado por magnificar la majestad, la gloria y la autosuficiencia de Dios en Cristo.

Mi corazón salta de alegría cuando leo cómo Calvino exaltó la gloria de Dios como el tema principal de la Reforma. Escribió a su adversario católico romano, el cardenal Sadoleto: “[Tu] celo por la vida celestial [es] un celo que mantiene a un hombre enteramente dedicado a sí mismo, y no lo despierta, ni siquiera con una expresión, para santificar el nombre de Dios” (Un debate sobre la Reforma, 52).

Este era el principal argumento de Calvino contra la teología de Roma: no honra la majestad de la gloria de Dios en la salvación como debería. Continúa diciendo a Sadoleto que lo que se necesita en toda nuestra doctrina y vida es “poner ante [el hombre], como motivo principal de su existencia, el celo por representar la gloria de Dios” (Ibid).

La cuestión fundamental de la fe salvadora es la gloria de Cristo. ¿Cómo, entonces, la fe salvadora glorifica a Cristo? Una respuesta es que la fe es divinamente adecuada, como una gracia que se recibe (Juan 1:11-13; Colosenses 2:6), para llamar toda la atención a Cristo. La fe que salva glorifica a Cristo al apartar la mirada de uno mismo y dirigirla sólo a Cristo, a Su suficiencia total, incluyendo Su sangre y Su justicia, sin las cuales no podríamos tener una posición correcta ante Dios. A lo que yo digo, con todo mi corazón, ¡Amén! Estemos dispuestos a morir por esto. Como muchos lo han hecho.

Pero se pone aún mejor. Cristo es más glorificado  una vez que  Él es nuestra justificación

La visión de la realidad espiritual

Hay buenas razones para pensar que Pablo y otros escritores del Nuevo Testamento entendían la fe salvadora como una especie de visión espiritual de la realidad espiritual, especialmente de la gloria auto-autentificadora de Cristo. Por ejemplo, Pablo contrasta a los creyentes y a los incrédulos por lo que ven y no ven en el evangelio de la gloria de Cristo:

“Y si todavía nuestro evangelio está velado, para los que se pierden está velado, en los cuales el dios de este mundo ha cegado el entendimiento de los incrédulos, para que no vean el resplandor del evangelio de la gloria de Cristo, que es la imagen de Dios. […] Pues Dios, que dijo: ‘De las tinieblas resplandecerá la luz’, es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en el rostro de Cristo” (2 Corintios 4:3-6).

Los incrédulos son ciegos a “la luz del evangelio de la gloria de Cristo”. Pero para los creyentes, “Dios… ha brillado en nuestros corazones” para dar esa misma luz. Ambos grupos escuchan la historia del Evangelio. Ambos captan los hechos históricos del evangelio. Pero los incrédulos no pueden ver lo que los creyentes ven en el evangelio. Los incrédulos siguen caminando por la vista (natural), no por la fe (2 Corintios 5:7). Y la vista natural mira el evangelio sin conciencia espiritual de la gloria de Cristo en él. La mente natural (1 Corintios 2:14), con sus ojos naturales, no ve lo que la fe ve en el evangelio.

Pero el caso es muy diferente con los creyentes, que se describen en el versículo 6. Ellos experimentan el milagro de la nueva creación de Dios que da luz. Ven lo que los incrédulos no ven. Dios dijo, como en el primer día de la creación: “¡Hágase la luz!”. Y mediante esa palabra creadora de fe, Dios da “iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en el rostro de Cristo” (2 Corintios 4:6). Cuando esto sucede, aquellos que no creen, ahora creen. Esta es la gran y fundamental diferencia entre los creyentes y los incrédulos. Al escuchar el evangelio, los creyentes ven la gloria de Dios en el rostro de Cristo.

Despertados del aburrimiento

Antes de que el milagro de 2 Corintios 4:6 ocurriera a cualquiera de nosotros, escuchábamos la historia del Evangelio de Cristo y la veíamos como algo aburrido,  tonto, mítico o tambien como algo incomprensible. No veíamos ninguna belleza o valor convincente en Cristo. Entonces Dios “brilló en nuestros corazones” y vimos Su gloria.

Esto no fue una decisión. Fue una visión. Pasamos de la ceguera a la visión. Cuando se pasa de la ceguera a la visión, no hay un momento para decidir si se está viendo. No es una elección. No puedes decidir no ver en el acto de ver. Y no puedes decidir no ver como glorioso lo que ves como glorioso. Ese es el milagro que Dios hace en el versículo 6. Una vez estábamos viendo los hechos del evangelio sin ver la belleza de Cristo. Entonces Dios habló, y vimos a través de los hechos del evangelio la belleza de la realidad divina.

Esta visión en 2 Corintios 4:6 es la conversión. Es el nacimiento de un creyente. El verso 4 describe a los “incrédulos”, y el verso 6 describe la creación de los creyentes. Un grupo está ciego a la gloria irresistible de Cristo. El otro ve la gloria de Cristo como realmente es: convincente. O para decirlo de otra manera, a los creyentes se les concede ver y recibir a Cristo como supremamente glorioso. Este es el significado de convertirse en un creyente, o de tener una fe salvadora.

“Tenemos este tesoro”

Ahora, ¿cómo describe Pablo esta experiencia en el siguiente versículo (2 Corintios 4:7)? Dice: “Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la extraordinaria grandeza del poder sea de Dios y no de nosotros”. El significado más natural de este “tesoro” en una vasija de barro es lo que Dios acaba de crear en nosotros en el versículo 6 “la luz del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo”. La palabra “este” en el verso 7 hace la conexión específica. “Tenemos este tesoro”. No está hablando en términos amplios y generales. Se refiere a un tesoro específico, “este tesoro”, el que acaba de describir.

No es extraño que Pablo utilice la palabra tesoro para describir la gloria de Cristo en el corazón humano. Nada sería más natural para Pablo. Le gusta pensar en Cristo como la riqueza del creyente, su riqueza, su tesoro. Habla de las “inescrutables riquezas de Cristo” (Efesios 3:8), de las “riquezas en gloria en Cristo Jesús” (Filipenses 4:19), de “las sobreabundantes riquezas de Su gracia por Su bondad para con nosotros en Cristo Jesús” (Efesios 2:7) y de “las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles, que es Cristo en ustedes, la esperanza de la gloria” (Colosenses 1:27). Este fue el latido de su ministerio, el sentido de su vida. Se veía a sí mismo “como pobre, pero enriqueciendo a muchos” (2 Corintios 6:10). ¡Rico con Cristo!

Lo que esto significa para nuestra pregunta, es que 2 Corintios 4:6 describe la forma en que un creyente llega a existir, es decir, la forma en que la fe salvadora llega a existir. Ocurre cuando Dios elimina la ceguera espiritual y la sustituye por la visión de la gloria de Dios en Cristo: la belleza de Cristo, el valor de Cristo, la realidad divina de Cristo. Este milagro de la visión espiritual es creer. Es decir, es la recepción de Cristo como verdadero y glorioso. En este milagro, el creyente se une simultáneamente a Cristo. Tenemos a Cristo. Él es nuestro y nosotros somos suyos. Luego, para dejar las cosas claras, Pablo llama a esto un “tesoro” (2 Corintios 4:7).

Cristo es todosuficiente, Cristo es todosatisfactorio

¿Cómo, entonces, la fe salvadora glorifica a Cristo?

Lo hace, sin duda, al apartarnos del yo y dirigirnos a Su sangre y Su justicia, sin las cuales no podríamos tener una posición correcta ante Dios. Sí, la gloria de Cristo está en juego al proteger Su justicia de cualquier intrusión de nuestra propia justicia, comprometiendo la suficiencia de la Suya. Así que dejemos que la gloria de Cristo resplandezca en la suficiencia total de Su perfecta obediencia hasta la muerte, como única base de nuestra aceptación con Dios.

Pero hay más gloria que se manifiesta por el designio de Dios de que sólo la fe nos una a Cristo. 2 Corintios 4:4-7 es uno de los muchos pasajes que muestran que lo que está en juego no es sólo la suficiencia de la obra de Cristo, sino también Su valor, Su belleza, Su gloria que todo lo satisface. O, para ser más exactos, lo que está en juego en el modo en que somos justificados es el resplandor del valor de Cristo mismo, la belleza de Cristo, la gloria de Cristo reflejada en la fe justificadora de Su pueblo.

En otras palabras, Dios ordenó que la fe fuera el instrumento de la justificación no sólo para magnificar la suficiencia de la obediencia viva y moribunda de Cristo, sino también para magnificar Su belleza y valor infinitos. La fe no es una aceptación expeditiva de un logro que lo basta todo y que utilizó para escapar del infierno y ganar un cielo feliz y saludable, sin Cristo. Dios no diseñó la fe como el instrumento de la justificación para convertir la justicia de Cristo en un billete para pasar de la miseria en el infierno al placer en el cielo.

No. Dios diseñó la fe como el instrumento de la justificación precisamente para evitar tales usos utilitarios de la obra de Cristo. Por eso la fe salvadora no es sólo la aceptación de Cristo como todo suficiente, sino también el abrazo de Cristo como nuestro tesoro. La fe percibe y recibe a Cristo, el único fundamento de nuestra justificación, no sólo como eficaz, sino como glorioso. No sólo como suficiente, sino como satisfactorio.

Atesorando la Verdad

Dios es glorificado cuando se confía en Él como verdadero y fiable. Él es más glorificado cuando esta confianza es una confianza que atesora un estar satisfecho con todo lo que Dios es para nosotros en Jesús. Dios diseñó la fe salvadora como una fe que atesora porque un Dios que es atesorado por lo que es, es más glorificado que un Dios en el que sólo se confía por lo que hace, o por lo que da.

Por lo tanto, no es de extrañar que Dios diseñara la fe salvadora para incluir las dimensiones afectivas, que he resumido en la frase atesorar a Cristo. Porque de esta manera, Él construyó el placer que glorifica a Dios en la vida cristiana de principio a fin. Está ahí desde el primer milisegundo de la nueva vida en Cristo, porque está ahí en la fe salvadora. Nuestra fe no es perfecta, no está exenta de variaciones, no está intacta, pero es real. Y estará ahí para siempre, porque en la presencia de Dios hay plenitud de gozo, en Su diestra hay deleites para siempre.  (Salmo 16:11).

Este artículo se publicó originalmente en Desiring God.