La rendición de cuentas tiene mala reputación. Supongo que es fácil ver por qué. Cuando se trata de luchar contra el pecado, y especialmente contra esos pecados obstinados y adictivos, las relaciones de rendición de cuentas a veces se presentan como una cura, una garantía casi de éxito. Sin embargo, a menudo terminan siendo un medio de conmiseración más que un desafío, un momento en que los cristianos se sientan a sentir lástima unos por otros en lugar de luchar contra el pecado.

Sin embargo, creo que la Biblia promueve e incluso exige relaciones de rendición de cuentas para los cristianos que quieren luchar duro contra un pecado contumaz. Pablo escribe: “Hermanos , aun si alguno es sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradlo en un espíritu de mansedumbre, mirándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. Llevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo” (Gálatas 6:1-2). La rendición de cuentas es una forma específica —y si se hace bien, útil— de llevar las cargas los unos de los otros.

Sin embargo, para que la rendición de cuentas tenga éxito, debe hacerse bien. En su libro Por fin libre, Heath Lambert incluye algunos principios útiles sobre la rendición de cuentas efectiva. Él escribe en el contexto de la lucha contra la pornografía, pero los puntos que señala son igualmente aplicables a cualquier pecado.

A continuación se presentan siete principios para una rendición de cuentas efectiva; cada uno se explica más detalladamente mostrando lo que es y lo que no es una rendición de cuentas efectiva.

 

1. La rendición de cuentas efectiva no depende exclusivamente de la rendición de cuentas.

La rendición de cuentas es un arma entre muchas.

La rendición de cuentas no es la única arma en la lucha contra el pecado.

2. La rendición de cuentas efectiva se lleva a cabo de manera temprana y no tardía.

La rendición de cuentas significa pedir ayuda en el momento de la tentación y antes de pecar.

La rendición de cuentas es una confesión tardía: reporte regular de pecados ya cometidos.1

3. La rendición de cuentas efectiva involucra a alguien maduro.

La rendición de cuentas funciona mejor cuando ocurre bajo el liderazgo de alguien que tiene un historial de victoria sobre el pecado en cuestión.

La rendición de cuentas funcionará bien si estás buscando rendir cuentas a alguien que está luchando y pecando en la misma área que tú.2

4. La rendición de cuentas efectiva involucra a alguien con autoridad (Heb 13:17).

La rendición de cuentas involucra a los que pueden hablar con autoridad. También puede involucrar a aquellos que “velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta”.

La rendición de cuentas significa luchar por tu cuenta; por definición, la rendición de cuentas no es un esfuerzo solitario.

5. La rendición de cuentas efectiva debe evitar detalles explícitos (Ef 5:11-12).

La rendición de cuentas describe el pecado y la tentación en términos generales con el objetivo de permitir que tu compañero de rendición de cuentas te ayude mejor.

La rendición de cuentas es un lugar donde se comparten detalles explícitos; debemos evitar alimentar más tentaciones.

6. La rendición de cuentas efectiva coloca la responsabilidad de la confesión en la persona con el problema.

La rendición de cuentas es una confesión plena y libre sin que sea incitada, presionada o donde se exija honestidad.

La rendición de cuentas significa revisar repetidamente una lista de preguntas sin hacer una confesión honesta y directa de un pecado en particular.3

7. La rendición de cuentas efectiva debe hacer que las personas realmente rindan cuentas.

La rendición de cuentas significa estar activamente involucrado en la vida de otro cristiano con comunicación regular y afectuosa.4

La rendición de cuentas es simplemente el compromiso de reunirse regularmente y revisar una lista de preguntas.

 

1 “No experimentarás un cambio drástico en tu lucha mientras uses la rendición de cuentas para describir tus pecados en lugar de declarar tu necesidad de ayuda en medio de la tentación”.

2 “Buscar la rendición de cuentas de aquellos que están en el mismo lugar en su lucha que tú puede hacer que te sientas cómodo, pero es poco probable que conduzca a un cambio real”.

3 “Una persona que espera pasivamente para proporcionar respuestas a preguntas específicas está en un lugar muy diferente espiritualmente que una persona que está dispuesta a tomar la iniciativa de exponer sus luchas a la plena luz del día”.

4 “El Llamado a ser una persona espiritual que restaura a otro atrapado en un pecado es un llamado santo y de mucha responsabilidad que requiere tiempo”.

*Gracias a mi amiga Heather, quien sugirió que este material podría ser presentado.

 

Artículo anteriorLos deseos de mi corazón
Artículo siguiente[Reseña] del libro Siervo Fiel
Avatar
Tim Challies es uno de los blogueros cristianos más leídos en los Estados Unidos y cuyo Blog ( challies.com ) ha publicado contenido de sana doctrina por mas de 6000 días consecutivos. Tim es esposo de Aileen, padre de tres niños. Adora y sirve como pastor en la Iglesia Grace Fellowship en Toronto, Ontario, donde principalmente trabaja con mentoría y discipulado.