Parece que todas las semanas recibimos un correo con esta pregunta: ¿Cómo encuentro una buena iglesia local? Y finalmente hablamos hoy sobre esta pregunta en la forma de un correo de una mujer anónima. “Estimado Pastor John, esta es mi situación: Me mudé a una nueva ciudad y (¡maravillosamente!) hay un número de iglesias doctrinalmente fieles en mi zona. Es un gran problema que tener, lo sé. Si usted estuviera en mi situación, ¿cómo escogería entre tantas buenas opciones? No quiero tomar una decisión solo basada en mis preferencias. Pero, ¿qué papel juegan las preferencias en una decisión como la mía?”.

Comencemos con esa última pregunta. En general, yo diría que las preferencias (asumo que ella se refiere a gustos que no llevan un mandamiento bíblico directo detrás) pueden ser una parte legítima de tu decisión a medida que son formadas y moldeadas por la Palabra de Dios, aun si no son mandatos, y mientras no tomen prioridad por encima de cosas más importantes. Y, por preferencias, me refiero a cosas como si la iglesia es grande o pequeña, meditativa o exuberante, formal o casual, tradicional o contemporánea, órgano o guitarra, bancas o sillas, servicio a las diez o a las once, servicio por la tarde o solo por la mañana y así sucesivamente.

Todos tenemos preferencias en este tipo de cosas y, si son moldeadas por la Palabra de Dios y se encuentran subordinadas a cosas más importantes bíblicamente hablando, estaría bien, pienso yo, que te guíen en parte del proceso de toma de decisión.

Así que, permíteme entrar en temas más importantes y mencionar nueve pasos que podrías tomar al buscar una nueva iglesia. Esto no aplica solo para tu situación; estoy pensando más en general; pero creo que también aplica a tu situación.

1. Ve a Dios

Señor, muéstrame Tus caminos,
Enséñame Tus sendas.
Guíame en Tu verdad y enséñame,
Porque Tú eres el Dios de mi salvación;
En Ti espero todo el día […].
Bueno y recto es el Señor;
Por tanto, Él muestra a los pecadores el camino.
Dirige a los humildes en la justicia,
Y enseña a los humildes su camino (Salmo 25:4-5,8-9).

Así que el Señor te ama y se deleitaría en que estés en una iglesia sana con todos tus dones a Su servicio. Tienes una buena razón para creer que contestará esta oración del Salmo 25.

2. Aclara tus convicciones

Tal vez, toma esta temporada de búsqueda y actualiza tu propio entendimiento bíblico de lo que es una buena iglesia, solo para asegurarte de que tu visión es completamente bíblica. Y recomendaría el libro de Mark Dever ¿Qué es una iglesia sana? para aclarar de nuevo lo que estás buscando.

3. Has preguntas

Habla con gente que conozcas en tu ciudad o que conozcan tu ciudad. Las recomendaciones personales son probablemente la fuente más confiable de información, siempre y cuando las personas sean confiables. Esto es más confiable, creo yo, que una rápida impresión por una visita de un domingo a la iglesia.

4. Busca en internet

Hoy tenemos grandes ventajas comparados con las generaciones anteriores gracias al Internet. Explora el Internet en busca de iglesias y estudia sus sitios web. No te bases en lo llamativo que pueda ser el sitio web. Las mejores iglesias pueden tener un sitio web bastante feo, pero buscas información, no impresiones. Justo ayer, escribí en Google: “iglesias en Minneapolis y St. Paul que creen en las doctrinas de la gracia”. Escribí eso directamente en Google. El número dos en la lista era Cities Church, una iglesia plantada por Bethlehem, donde yo ministraba, y la número cuatro era Bethlehem. Yo recomendaría ambas iglesias a cualquiera en estas ciudades gemelas.

Por supuesto, este tipo de búsqueda no es suficiente. No bases tu decisión en una búsqueda como esa. Puedes llegar a resultados bastante sospechosos en Google. Ese solo es el comienzo, aunque está sujeta a graves errores. Mucho mejor sería ir al sitio web de The Gospel Coalition [Coalición por el evangelio] y buscar iglesias conectadas. Ese sería un buen lugar para comenzar, probablemente mejor que simplemente buscar en Google, aunque eso puede ser útil también.

5. Evalúa el liderazgo

Busca una iglesia con un cierto tipo de liderazgo; un buen lugar para comenzar es 1 Pedro 5:2‑4:

“Pastoreen el rebaño de Dios entre ustedes, velando por él, no por obligación, sino voluntariamente, como quiere Dios […]”.

Busca pastores gozosos que amen servir a otros.

“No por la avaricia del dinero, sino con sincero deseo […]”.

Busca pastores que no amen el dinero, cuyas vidas sean simples y que estén manifiestamente deseosos de trabajar sin ánimo de recibir nada a cambio.

“Tampoco como teniendo señorío sobre los que les han sido confiados, sino demostrando ser ejemplos del rebaño”.

Busca pastores humildes, que no se alimenten del poder. Que sigan las palabras de Jesús ya que el que quiere ser realmente un gran líder debe ser el siervo de todos (Marcos 9:35) y que motiven con su ejemplo y no con reglas o demandas.

6. Busca amor

Busca una iglesia con un cierto tipo de gente. 1 Juan 3:14 dice: “Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida porque amamos a los hermanos. El que no ama permanece en muerte”.

Así que, la membresía debe ser creyente. ¿Cómo puedes reconocer a gente creyente? Juan dice que aman a otros creyentes. ¿Puedes percibir algún tipo de exclusividad que rechaza a otros creyentes de diferentes razas, de diferentes niveles económicos, de diferente educación? ¿Percibes algún tipo de actitud ajena al amor del creyente?

Tras describir a los líderes que la iglesia debe tener en 1 Pedro 5, Pedro continúa describiendo a la gente: “Y todos, revístanse de humildad en su trato mutuo […]. Humíllense […] bajo la poderosa mano de Dios, […] echando toda su ansiedad sobre Él, porque Él tiene cuidado de ustedes” (1 Pedro 5:5-7).

Así que, busca a una iglesia que ama y que sea humilde y que eche su ansiedad sobre Dios.

7. Prueba la enseñanza

Luego, vuelve tu mirada hacia la enseñanza. Busca una iglesia que no se avergüence de ninguna enseñanza en la Biblia. No asistas a una iglesia que tiene miedo de desagradar a gente que está más moldeada por la cultura que por la Escritura. Una de las maneras de probar esto usualmente es en temas de masculinidad y feminidad, temas de sexualidad, porque estos son asuntos candentes y controversiales en nuestros días.

¿Qué enseñan? ¿Cómo enseñan temas como los roles del hombre y la mujer y la sexualidad? ¿Enseñan todo el consejo de Dios, toda la Escritura, como la infalible Palabra de Dios sin avergonzarse?

8. Busca servir

Entonces, preguntante: ¿Podría servir en esta iglesia? ¿Piensan ellos en términos de gente como ministros y pastores que equipan a los santos para el trabajo del ministerio (Efesios 4:12)? No quieres simplemente calentar una banca.

9. Busca un gozo maduro

Entonces, preguntaría: ¿Es el tono o la vida espiritual de esta iglesia el gozo maduro? ¿Son personas que han aprendido a sufrir por la gracia de Dios sin amargarse ni abstraerse ni volverse ingenuos? ¿Saben cómo estar “entristecidos, pero siempre gozosos” (2 Corintios 6:10)? ¿Son realistas con sus problemas y su sufrimiento?

Estos son los pasos que yo tomaría. Por supuesto, no tienen por qué ser en ese orden. Yo terminaría por el primero. No solo comiences con oración; satura cada paso con oración y Dios te guiará.

“[Él] dirige a los humildes en la justicia, y enseña a los humildes su camino” (Salmo 25:9).