En algún momento, todos hemos sido testigos de las consecuencias devastadoras  de una aventura extramarital. Por un lado, es impactante lo mucho que puede ser destruido por el hecho de que una persona comparta la intimidad sexual con otra. Pero por otro lado, no es para nada sorprendente si consideramos el significado que Dios le ha dado al matrimonio y a la relación sexual dentro del matrimonio.

Una de las grandes ideas erróneas sobre las aventuras extramaritales es que se inician con el sexo. Las aventuras no comienzan con el sexo. Acostarse con un hombre que no es tu marido o con una mujer que no es tu esposa nunca es un evento repentino e imprevisto. En cambio, es una decisión culminante en una larga lista de decisiones terribles y egocéntricas

Hace algún tiempo Denny Burk y yo hablamos en una conferencia, y Denny nos habló de  6 “pasos” que Tommy Nelson usa para describir la “facilidad” con la que la gente cae en asuntos extramatrimoniales. Las he compartido antes pero pensé que sería útil compartirlas otra vez. Creo que todo hombre o mujer casado puede beneficiarse al considerar  estos pasos ocasionalmente. Considéralo un medio más para cumplir con 1 Timoteo 4:16: “Ten cuidado de ti mismo y de la enseñanza”. (Escribiré desde una perspectiva masculina, pero funciona igual de bien si se invierten los pronombres.)

1) Eliminar

Las aventuras extramaritales no se inician cuando se experimenta una intimidad sexual con alguien que no es tu cónyuge. Una aventura se inicia desde mucho antes, cuando empiezas a eliminar la intimidad en tu matrimonio. No es sólo la intimidad del sexo, sino la que se produce en las citas, en las largas conversaciones cara a cara y en el afecto físico. En lugar de dedicarse a su esposa, se endurece y se vuelve complaciente. La alegría se desvanece, el descontento aumenta.

2) Encuentro

Al eliminar la intimidad en tu propio matrimonio, inevitablemente encontrarás a alguien más que te atraiga. Ella puede ser físicamente atractiva, puede ser atractiva en su carácter, puede ser atractiva en aparentar proporcionar lo que le falta a su esposa. Independientemente de los detalles, habrá algo en ella que te atraiga y prometa ofrecerte lo que está faltando en tu propio matrimonio.

3) Disfruta

Después de ese encuentro, descubrirás que pronto empezarás a disfrutar de tu relación con esa otra mujer. El disfrutar de la nueva relación con esta mujer le permite a ella involucrarse en un área emocional de tu vida que  está reservado solo para tu esposa. Es aquí donde el sabio identificará inmediatamente el peligro y se alejará. Sin embargo, el placer es agradable, por supuesto, y demasiados hombres se niegan a poner en práctica el sabio y piadoso plan de acción.

4) Buscar

Si no tomas medidas en contra de tal disfrute, pronto comenzarás a buscar y propiciar las oportunidades de estar con ella. Darás vueltas por donde sabes que es probable que ella esté. Te apresurarás a llegar al lugar donde sus caminos pueden cruzarse. Programarás tu hora del almuerzo para que coincida con la de ella. Generarás oportunidades para hablar por teléfono con ella o a través de Facebook o a través de mensajes de texto o cara a cara.

5) Urgente

Inevitablemente, esta creciente relación llevará a una clase de intimidad tan fuerte y estimulante que tendrás que averiguar si ella siente lo mismo. Expresarás tus sentimientos. No podrás expresar tus sentimientos en su totalidad, eres demasiado inteligente y sutil para eso. En cambio, probarás las aguas un poco. “Realmente disfruto pasar tiempo contigo.” Y ella responderá: “Yo también disfruto pasar tiempo contigo”. “Desearía hablar con mi esposa de la misma manera que hablo contigo.” Y ella dirá: “Ojalá pudiera hablarle a mi esposo como hablo contigo”. Y luego pasarás a: “Ojalá mi esposa fuera más como tú” y ella responderá: “Ojalá mi esposo fuera más como tú”. Y en este punto estás atrapado. Estás adentro. Tommy Nelson dice: “Has construido un puente a la Isla de la Fantasía”, y ahora es casi seguro que lo cruzarás a pie. El vínculo emocional ya está ahí y ahora es natural dar a ese vínculo emocional una expresión física. Eso lleva al “paso” final.

6) Experiencia

Todo lo que queda es experimentar la consumación física de ese placer, esa expresión y ese vínculo emocional. Y cuando te das cuenta están en la cama juntos como adúlteros, entrelazados en una aventura extramarital.

A través de todo esto, la percepción de John Owen sigue siendo tan crucial: El pecado siempre apunta a lo más profundo; el pecado más pequeño no es más que un paso hacia el pecado más grande y más traicionero. Esa decisión de descuidar la búsqueda de tu esposa, esa renuncia a la intimidad marital, fueron sólo los primeros pequeños y pecaminosos pasos hacia la destrucción de tu matrimonio.

Daré la última palabra a John Owen que reflexiona sobre Hebreos 3:12-13: “Atended, dice él, usad todos los medios, considera tus tentaciones, vigila diligentemente; hay una traición, un engaño en el pecado, que tiende al endurecimiento de nuestros corazones por el temor de Dios. El endurecimiento aquí mencionado es a la absoluta obstinación; el pecado tiende a ello, y cada desprecio y lujuria hará al menos algún progreso hacia tal obstinación.”