Basado en correos, notas y llamadas telefónicas que recibo de continuo, créeme… tu pastor necesita aliento. Necesita saber que lo que hace semana tras semana importa para Dios, así como para aquellos por quienes trabaja. Aquí te presento 5 sugerencias para que puedas animarlo:

Muéstrale aprecio por su arduo trabajo

Quizá las palabras más duras que puede oír un pastor y su esposa no son: “Que mal sermón” o “esa fue una tonta decisión” o “no me gusta cómo estás haciendo esto”. Mas bien, las palabras más dolorosas pueden ser: “Eres un perezoso”. Por esto, algunas de las palabras que más pueden alentar a un pastor y su esposa son palabras de gratitud, palabras que aprecian cuán arduamente está predicando fielmente la Palabra de Dios y pastoreando sus almas.

Responde a algo específico del sermón

No estoy hablando de una palmada en la espalda, comentando: “Lindo sermón”. Me refiero a ser especifico: “Esa perspectiva del texto realmente me ayudó” o “esa aplicación me hizo pensar en un área específica de mi vida”. No desestimes cuán impactante puede ser para tu pastor un pensamiento especifico acerca del sermón.

Reconoce el sacrificio que hace su familia

Esto va a animar a su esposa e hijos, pero también será muy significativo para el pastor. Que el pastor sepa que estás pensando en su familia a menudo puede ser más importante de lo que crees. Algunas de las cosas más significativas que recibí fueron cartas o regalos para mi esposa e hijos agradeciéndoles por su sacrificio en dejarme hacer lo que hago. Mis hijos en especial siempre recuerdan esas cosas.

Revélale cuánto has crecido en lo espiritual bajo su ministerio

Un pastor trabaja para escuchar esto y espera que sea así en toda su congregación. Deja de tenerlo en suspenso y dicelo. Además, el Señor puede usar esas palabras para ayudar a un pastor a ver que necesita cambiar o ajustar en su predicación o el cuidado de las personas.

Coméntale que oras de manera especifica por él

Tanto tu pastor, como todas las personas, deberían saber el significado de la oración. Las cosas más significativas que he oído no fueron: “Estoy orando por ti” sino, “he orado para que tu sermón sea predicado con poder y sea bien recibido” o “he orado que Dios te proteja a ti y a tu familia del enemigo esta semana”. Escribe un mensaje o correo a tu pastor hoy y dile que oraste por él o cómo vas a estar ornado por él esta semana.

Si usas alguna de estas recomendaciones, encuentra una forma de animar a tu pastor esta semana. Nunca desestimes cuán importante y oportuno puede ser que Dios te dirija a hacerlo. No asumas que otros lo están haciendo.

Artículo anterior[Reseña] Coronavirus y Cristo
Artículo siguiente[Reseña] Nuevo Comentario Americano
Brian Croft
Brian es Pastor Principal de la Iglesia Bautista Auburndale en Louisville, Kentucky y es el Fundador de Practical Shepherding, Inc. También es Miembro Principal del Centro Mathena para la Revitalización de la Iglesia y Profesor Adjunto en el Seminario Teológico Bautista del Sur.