Cada uno de nosotros se ha familiarizado con este patrón. Cada uno de nosotros ha visto a los miembros de la iglesia volverse insatisfechos y luego descontentos, faltando a la iglesia ocasionalmente y luego consistentemente. Cada uno de nosotros ha visto este patrón y ha comenzado a temer la conclusión casi inevitable. Esto es especialmente desalentador cuando la razón de la salida no es un área de desacuerdo teológico esencial, sino algo mucho más común y mucho menos importante: sentimientos heridos, pequeñas disputas, cuestiones de preferencia.

Este patrón es tan común que todos deberíamos admitir que nosotros mismos podemos caer en él en algún momento. Siendo este el caso, ¿qué deberías hacer cuando empieces a sentirte descontento en tu iglesia? ¿Qué deberías hacer cuando sientas ese anhelo de alzar el vuelo y seguir adelante? ¿Qué deberías hacer cuando te encuentres ansioso por salir de una iglesia y entrar en otra? Me gustaría ofrecer algunas sugerencias que espero que consideres y pongas en práctica.

Ora por cada persona del directorio. Busca una copia del directorio de la iglesia y comprométete a orar por todos al menos una vez. Ora por cada persona o cada familia por su nombre. Ora lo que la Biblia modela y ora lo que el Espíritu te guíe. La oración es una de nuestras principales responsabilidades mutuas y tiene la capacidad de despertar nuestros afectos. Que, al orar por esas personas, recuerdes que no te estás alejando de un club o institución, sino de una comunidad, incluso de una familia.

Comprométete a servir. La tentación, cuando se está descontento, es siempre dejar de servir y retirarse de los ministerios en los que se ha participado. Antes de marcharte, vuelve a comprometerte a servir a los demás durante un tiempo, al menos varios meses. El amor tiende a enfriarse cuando dejamos de amar a los demás y tiende a reavivarse cuando empezamos a amar de nuevo. Además, es cuando servimos que el Señor nos recuerda que nos ha dado dones específicamente para que podamos usarlos para bendecir a nuestros hermanos cristianos. (Entre paréntesis, es casi universalmente cierto que,cuando las personas dejan las iglesias por razones pobres o inadecuadas, es porque han dejado de orar por sus hermanos de iglesia y han dejado de servirles. Rara vez las personas se van cuando son constantes en la oración y diligentes en el servicio).

Recuerda lo bueno, no solo lo malo. Cuando estamos heridos o desanimados, solemos fijarnos en lo que otros han hecho mal, no en lo que han hecho bien. Así que, cuando pienses en marcharte, oblígate a recordar no solo los fallos de la iglesia, sino también sus bendiciones. Recuerda no solo los malos tiempos, sino también los buenos, no solo las veces que se quedó corta, sino también las veces que se unió a la causa. Recuerda todas las veces que te ha bendecido, que te ha expresado bondad y que te ha apoyado. Puede que descubras que este lado de la balanza supera con creces al otro.

Piénsalo bien. Puede haber muchas buenas razones para dejar una iglesia por otra, pero ciertamente hay muchas malas. La peor razón de todas es permitir que el pecado no identificado o no arrepentido sea el factor determinante. Por lo tanto, antes de dejar cualquier iglesia, piensa cuidadosamente si el pecado o la santificación es el factor determinante, si sientes la necesidad de irte porque has crecido en santidad o porque has disminuido en santidad. Demasiadas personas permiten que sea el pecado, y no el Espíritu, quien los guíe hacia la puerta.

Ora detenidamente. La única manera de pensar en esto adecuadamente es orando detenidamente. Tienes que esforzarte en la oración para convencerte de que tu partida es coherente con la voluntad de Dios. Ora para que Dios exponga tu corazón, guíe tus sentimientos y aclare tus motivaciones. Ora para que tu deseo más profundo sea honrarlo y glorificarlo, ya sea que eso signifique irte o quedarte.

Háblalo en detalle. Es posible que la iglesia esté en un error, pero también es posible que tú estés en un error. Es posible que haya un problema grave con el liderazgo de la iglesia, pero también es posible que haya un problema grave con tu santificación. Ten el carácter y la honestidad de preguntarle a alguien: «¿Estoy tomando una decisión sabia?». Y asegúrate de que esa persona sea del tipo que te desafiará si lo necesitaras. No te vayas si hombres y mujeres de confianza te dicen que te quedes.

El hecho es que en una cultura consumista como esta, una cultura en la que el cliente siempre tiene la razón, demasiada gente abandona las iglesias con demasiada facilidad. Es poco probable que ninguno de nosotros esté por encima de la tentación de marcharse por malas razones y dejar tras de sí un rastro de dolor y confusión. Así que, antes de tomar esa decisión, ora por la gente de la iglesia y sirve con diligencia. Pide a Dios sabiduría y pide a los demás qué te guíen. Y entonces, solo entonces, márchate con la confianza de que tu partida es la voluntad de Dios. Al hacerlo habrás honrado a Dios, servido a los demás y modelado cómo salir bien de una iglesia.

Artículo anteriorLo que el cañón respondió con un eco
Artículo siguienteLas palabras pequeñas
Tim Challies es uno de los blogueros cristianos más leídos en los Estados Unidos y cuyo Blog ( challies.com ) ha publicado contenido de sana doctrina por mas de 6000 días consecutivos. Tim es esposo de Aileen, padre de dos niñas adolescentes y un hijo que espera en el cielo. Adora y sirve como pastor en la Iglesia Grace Fellowship en Toronto, Ontario, donde principalmente trabaja con mentoría y discipulado.