La corrección de los niños puede ser un problema como de justos y pecadores.  ¿Cómo preservamos el fenomenal potencial que Dios les ha dado a estos niños, sin aprobar la desobediencia que se desborda del caldero de sus pequeños y pecaminosos corazones? ¿Cómo podemos amar bien al justo y odiar al pecador?

Mientras que los padres cristianos saben que es necesario corregir a los niños pequeños (Proverbios 22:15), los padres prudentes y buenos también desean fervientemente protegerse contra el daño a sus almas (Proverbios 15:13). No queremos destruir la moral y la entereza de estos héroes potenciales que actualmente se ven envueltos en la presencia de horribles maldades.

Nuestro objetivo es dirigirlos, no destruirlos. Pero cuando el pequeño Johnny lo ha vuelto a hacer -desobedeciendo tus instrucciones, burlándose, histérico-, ¿qué puede hacer una madre? ¿Cómo puede responder a esta malicia sin abandonar el amor tierno? ¿Cómo puede odiar el pecado (es pecado) y amar al pequeño pecador? ¿Y cómo puede evitar reaccionar de forma desmesurada? ¿Cómo puede educar a un niño que desobedece?

Afirmar y luego corregir

Antes de abordar cómo hacerlo, reconozca la indispensabilidad de comprender por qué debemos establecer primero una base de apoyo. ¿Por qué decir eso a un niño que acaba de insultar, que ha desafiado abiertamente sus instrucciones, que le ha desobedecido voluntariamente o que ha contaminado obstinadamente la casa con una actitud que hiede a egoísmo?

En primer lugar, porque si no haces de la “alabanza lo elogiable” una forma de vida, pierdes a tu hijo. Es decir, te deja fuera del juego. No querrás alejarlo, pero lo harás. Porque siempre estas sobre su ejemplo. Tiene la impresión de que no puede complacerte,  Así que, deja claro que él te complace cuando obedece rápidamente. O cuando demuestra el menor eco del carácter de Cristo, como la bondad, la generosidad, la vigilancia, o la sensibilidad hacia los demás (Filipenses 4:29).

No pases por alto esta ventaja táctica: su amabilidad imparcial y la voluntad de reconocer objetivamente en el comportamiento y actitud de tu hijo todo lo que es bueno, verdadero, honorable, justo, puro, encantador, encomiable y digno de alabanza (Filipenses 4:8) te dará una gran ventaja. Los niños (de todas las edades) están más dispuestos a escuchar a aquellos que los elogian. Así que, si es digno de alabanza, entonces, bueno, ¡no omitas la alabanza! Tú ganas una atención especial.

La relación entre la corrección y el reconocimiento es como una cuenta de cheques. Asegúrese de hacer amplios depósitos (reconocimientos) antes de retirar dinero de la cuenta (correcciones). Las correcciones son rechazadas cuando la cuenta está sin fondos.

Dios está haciendo algo

La segunda razón para corregir en una atmósfera de reconocimiento es que Dios siempre está haciendo cosas buenas en todas partes. Algunos lo llaman “gracia común”. De todo el bien que está haciendo, parte del bien está en su hijo, incluso en el momento preciso en que su hijo lo desafía. Dios obtiene más gloria cuando le mostramos lo que está haciendo, y siempre está trabajando, incluso durante la tempestad devastadora de las rabietas de un niño.

¿Qué está haciendo exactamente Dios? Para empezar, Dios está frenando a su hijo. Aun cuando el corazón de un niño es pecaminoso, el niño no lleva a cabo todos los planes malvados que son concebibles. De hecho, el niño ni siquiera concibe toda la maldad que es concebible. Dios no se lo ha permitido. Dios no ha permitido que tu hijo se suicide, o que lance un ataque nuclear, o que cometa el pecado imperdonable. Alabado sea Dios. En serio, dale a Dios honor explícito por el bien específico que está haciendo en el momento. Nómbralo. Dile a Dios que lo entiendes y dale las gracias.

Tenga en cuenta que cada pecado de tu hijo no destruye el resto del progreso de desarrollo que él o ella pudo haber hecho hasta ese momento. Así como una palabra mal escrita no implica que el niño tenga que aprender el alfabeto de nuevo, una muestra de rebeldía no significa que todo está perdido.

Seis pasos para una corrección saludable

Entonces, ¿qué se puede hacer cuando un niño desobedece? Cuando tu hijo desobedezca, primero ora. Pídale a Dios que mueva el corazón de su hijo (Romanos 10:1).

Segundo, concéntrate en el corazón. Una buena y sabia corrección paterna no es cuestión de encontrar la fórmula correcta, como si fuera una mera operación mecánica. El tipo correcto de pensar y practicar requiere el tipo correcto de corazón. Asegúrate de amar a tu hijo con el amor de Dios. Esto es diferente del sentimentalismo o la posesividad humana. Nuestros hijos no nos pertenecen a nosotros, sino a Dios. Debemos tratarlos como Dios quiere que los tratemos. Para tratar a los niños sabiamente, para amar bien a los niños (o a cualquiera), necesitamos continuamente ser llenos del Espíritu Santo que produce el fruto del amor. El no ser lleno del Espíritu pone en peligro toda la obra.

Tercero, preceder la corrección con una conducta de reconocimiento. Ya debería ser obvio que recomiendo elogiar a la persona que lo merece. Entonces, correcto. La corrección es mejor cuando ha tenido lugar en un contexto amplio de reconocimiento “reconocemos cosas buenas por aquí” es una buena pancarta para colgar sobre una casa. Y hace que la corrección sea más agradable (Colosenses 3:21). Pero no espere demasiado tiempo para corregir, cuando la presión aumenta a proporciones inmanejables y usted explota, o cuando ha transcurrido tanto tiempo que el niño no hace una conexión estrecha entre su mal comportamiento y su corrección.

Cuarto, hacer una pausa entre el reconocimiento y la corrección. Separa los dos. “Me dijiste la verdad sobre romper la lámpara lanzando la pelota, y esa honestidad es tan meritoria. Doy gracias a Dios por su integridad. Ahora (pausa) tenemos que hacer algo en cuanto a la limpieza, tal vez la devolución, y las consecuencias apropiadas para este mal comportamiento cuando se te dijo claramente que no tiraras una pelota en la sala de estar”

Quinto, pregúntate cómo nos afina Dios mientras nos corrige. Respuesta: nos recibe como a sus propios hijos. Hebreos dice: “El Señor disciplina al que ama, y castiga a cada hijo que recibe” (Hebreos 12:6). Explícale al niño cómo Dios lo corrige. Explica que lo hace porque lo recibe como parte de su familia. Y corriges a tus hijos porque los recibes en tu familia: establece la pertenencia, que es tan importante para un desarrollo saludable.

Por último, y en sexto lugar persevera humildemente (Colosenses 4:2). Practica la perseverancia en la fuerza que Dios provee, y prepárate para corregirlo amorosamente a largo plazo.